Archivo de la etiqueta: tiranía de los estados

¿Volver atrás o enmendar? ¿Qué creéis?

No, no podemos viajar atrás en el tiempo, solo podemos aceptar el presente e ir rectificando o enmendando a medida que encontremos los problemas, obstáculos o circunstancias adversas.

Lo único cierto es que hemos estado viviendo unos tiempos recientes (décadas) donde se ha olvidado por completo que los TIEMPOS SIEMPRE SON INCIERTOS y que TODO ESTÁ EN CONSTANTE MOVIMIENTO, CAMBIO y MUTACIÓN. Negarlo es el primer síntoma de inmadurez.

Creo que a la hora de tratar de volver a la llamada “normalidad”, tras esta pandemia,  va a haber de todo, desde gente que sienta miedo, gente que sienta repulsión (sí, repulsión, no nos engañemos) hacia los demás; gente que se olvide de que tenemos que mantener las distancias para no “contagiarnos”; gente que se crea que una mascarilla o cubrebocas y/o guantes, nos va a librar de todo.

También habrá gente que sienta que no debe salir hasta que todo esté casi diluido en el olvido (esto pasó a algunas personas tras las guerras, en España, por ejemplo también); gente que tendrá que olvidar esta situación porque sino, no acudiría tan siquiera al trabajo; gente que habrá olvidado que su vida de antes no era “pasear” y se dedique a pasear ahora que han abierto las jaulas, que de todo hay…

Bueno, en realidad volver a la “normalidad” es volver a lo que hacíamos antes: acudir al trabajo, a la escuela, ir a comprar, movernos de un sitio a otro cuando lo precisemos, viajar en autobús, tren o metro; cruzarnos con los demás sin que tengamos ningún sentimiento repulsivo, inseguridad, miedo o de rechazo grabado a fuego de que “el otro es quien puede ser portador de la enfermedad”, o quizás nosotros, y por eso no debemos acercarnos a los demás.

Ir a sitios públicos cuando nos apetezca, como parques, teatros, cines, espectáculos, conferencias… En fin, esto es la NORMALIDAD… Y espero y deseo, de corazón que esto vuelva, y volverá, sin lugar a dudas; aunque tengo la impresión de que vamos a estar en “estado de alerta” durante bastante tiempo, por qué no decirlo, más de un año…, porque,  vamos a ser sinceros: una vacuna, una prometéica vacuna no va a ser puesta en circulación, ya que como todos sabemos es un virus “extraño” que, seguramente, abre con llaves cambiantes para introducirse en nuestras células y en nuestro cuerpo. Vaya, lo más similar a un virus informático que busca todos los caminos y cambia los códigos según se encuentre… y, que seguramente, te pueda o no asombrar, igual ellos también (los virus, me refiero) tienen su “memoria colectiva de virus”, ya que es un “mundo distinto al nuestro”, y como nosotros también se tienen que enviar los códigos de supervivencia, aunque no precisen ni de macho ni de hembra para multiplicarse.

Volviendo a lo de la puesta en marcha de la llamada “normalidad” que no disfrutaremos como realmente efectiva hasta dentro de bastante tiempo.

Tendremos que hacer gestos de auténtica voluntad para evitar el sentimiento ese de mirar a los demás como auténticos apestados, teniendo siempre presente que deberemos de respetar las distancias y llevar los elementos de seguridad básicos, que en la práctica son pocos: la mascarilla y los guantes de usar y tirar en cada centro comercial para evitar dejar nuestras improntas en todos los productos. Será inevitable, sin embargo, que podamos llevar elementos extraños  en la ropa porque la hayamos atrapado en el mismo aire o ambiente externo, y eso no pueda dejarse por alguna parte. Por este motivo tendremos que evitar acercarnos a las cosas, a los estantes, lo máximo que podamos, porque hemos de ser conscientes de ello y de que el virus no es cuento y que, de momento no hay tan siquiera inmunidad confirmada. Cosa muy extraña ya que, incluso, en las grandes pandemias siempre quien pasaba la enfermedad quedaba inmune. Remarcar que hay enfermedades, de las que ha habido grandes pandemias mundiales de las cuales todavía no se ha encontrado una VACUNA.

Seamos pues conscientes de que esto que está pasando ahora no va a ser excepcional. Y que nos sirva para reflexionar sobre nuestras costumbres, muchas veces malas, como el uso excesivo de plásticos y productos no naturales y químicos, así como venenos, etcéteras (ESTO SOLO VA A AYUDAR A LAS PANDEMIAS, YA LO HICIERON SIGLOS, MILENIOS ATRÁS).

Erradiquemos las malas costumbres de ir dejando nuestras basuras por ahí: desde latas tiradas por cualquier parte, plásticos, otras basuras, desechos y escombros;  así como lanzar por el retrete cosas que van a terminar en los ríos o en los mares… Porque de esto no hablamos, no… No olvidemos de que NO TENEMOS BUENAS DEPURADORAS, y ante todo: NO TENEMOS BUENAS COSTUMBRES Y NOS CONSIDERAMOS INVULNERABLES A TODO Y MUY PROGRES, QUE NO EVOLUCIONADOS.

No tenemos buenos sistemas de depuración de las aguas de consumo, y lo que hacen en malas temporadas es echar más cloro del debido en las aguas de las viviendas… No se tratan las aguas residuales; las fábricas no tienen filtros, ni de humos ni de aguas ni de elementos peligrosos ni los evitan, incluso, a sus trabajadores evitan el que puedan tener enfermedades (no contagiosas) por contaminación salvo lo más mínimo y por “normas legales” que no son suficientes, hay bastantes industrias de estas, bastantes, por desgracia. Estos trabajos peligrosos que tratan con sustancias químicas o elementos peligrosos, en el futuro deberán ser realizados por ROBOTS.

Conseguir nuevas formas para una ECONOMÍA MEJOR y no para el PIB de los “Estados”, porque un “estado” no es un NEGOCIO: un “estado” es una zona que rige un área continental, o debería regentar esa zona. Y esto se ha confundido demasiado últimamente, dentro del sentimiento de seguridad de las llamadas “democracias”. Ni la política, ni los políticos son ya útiles como tales. En el mismo sentido o peor son esos países demarcados y fronterizados por TIRANOS y sus sistemas; hay demasiada tiranía en nuestro Planeta. Siria, zonas de Oriente, y creo que ante todo, quien se lleva el récord es el continente Africano. Tiranos que se vampirizan en los poderes, poderes que cuando son totalmente opacos y autoritarios procuran no salir mucho al escenario público mundial.

Las nuevas formas, pues para una ECONOMÍA NO AGRESIVA y en comunión con nuestro planeta, deben de seguir, unas pautas para poder ponerse en activo.

  1. Reciclar todos los residuos, de forma que no exista nada que no pueda ser “digerido” por la Naturaleza.
  2. Para poder reciclar, es evidente que habrá que fabricar, crear o construir con materiales totalmente naturales. La Naturaleza no ha “inventado” nada que no pueda ser Regenerado de nuevo o de-construido o asimilado por su entorno.
  3. Los lugares de “fabricación” deberán de ser sustituidos por nuevas formas donde las tareas automáticas puedan y deban ser llevadas a cabo en su totalidad, o casi, por robots. Todos sabemos que existen fábricas, laboratorios, zonas donde se manejan sustancias realmente peligrosas no solo para la salud humana (los trabajadores), incluso para los consumidores de esos productos, porque algo que es realizado a partir de materias peligrosas, aunque sea a bajos niveles, a la larga termina por transformar a los seres vivos de todo tipo y especie.
  4. Volver a los envases de vidrio o elaborados a base de sustancias y materias vegetales sin que esto implique la minoración del alimento tanto animal como humano y del entorno sin uso de residuos de pesticidas y abonos químicos y artificiales, todo es absorbido por las plantas, por mucho que afirmen que esos venenos ya pasaron en su vigencia para envenenar.
  5. Retornar a la alimentación natural, teniendo presente que, en realidad, no necesitamos tanto para sobrevivir. Es cuestión de mentalidad, de salud mental y armonía física por ser todo un circuito permanente. Satisfacer el hambre o las necesidades biológicas de crecimiento y mantenimiento no precisan de elaboraciones y recursos auténticamente sofisticados y artificiales ni en tanta cantidad. EN ABSOLUTO. Para ello, incluso, podríamos tomar el ejemplo de atletas que yo sepa de algunos de África, cuya alimentación es muy humilde y no basada en carnes o platos muy elaborados. Me gustaría que investigáseis al respecto, ya que algunas investigaciones me han llegado a asombrar.
  6. La arquitectura debiese de ir modificándose, y no construir por construir, y, sobre todo: no construir para almacenar dinero y ESCLAVIZAR a la gente; esto es algo que contempla nuestra Constitución y supongo que muchas otras también de otros países, pero que a la hora de la verdad se ha convertido en la ECONOMÍA BUITRE y en la ESCLAVIZACIÓN de las personas.
  7. Si algo nos ha enseñado esta pandemia es que VIVIR CONGLOMERADOS en zonas tóxicas tanto por el modo almacenaje-vivienda como por la falta de espacios donde poder andar, respirar oxígeno limpio, ver el cielo y lugares donde poder caminar con serenidad. ES PELIGROSO y si esto no se modifica iremos pagando muy cara nuestra “extraña comodidad” que nos ha demostrado que, realmente, es una auténtica fantasía e irrealidad, todo se puede romper en un instante y quedarnos con los pies en el aire.
  8. Construir nuevos habitáculos relacionados con la Naturaleza y que vayan rompiendo con la monotonía ANGULAR tan agresiva y restrictiva.
  9. Nuevos modelos de “consumo”, basados en los productos reciclables y reparables.
  10. Nuevos modelos de automoción sin contaminación y que no requieran de velocidades agresivas para no llegar a ninguna parte, salvo a la falsa concepción de creer que tenemos lo mejor y más potente. Un vehículo, según nuestra actual producción, tiene unos años señalados de “vida” o de uso, y eso pasa, CON TODOS LOS PRODUCTOS. Esto no es un modelo de “crecimiento” sino un modelo de vivir siempre con la guillotina pegada al cuello y con poderes que van a decidir en qué momento van a dar una patada que nos corte la cabeza.
  11. La CIENCIA tiene que tener un espacio auténtico, y, sobre todo COALIGADA con los NATURALISTAS, biólogos, técnicos, ingenieros, ingeniería informática y también, por supuesto con la base de la ÉTICA porque sin eso llegaremos, de nuevo a donde estamos nuevamente. Leí ayer que las fábricas que ya están funcionando en este país, España, son las de ARMAMENTOS…. ¿ARMAMENTOS? SÍ, aquí lo dejo… En este punto y para que investiguéis más solo indicar que la AUTÉNTICA CIENCIA SIEMPRE FUE MENOSPRECIADA, ANIQUILADA, DESOÍDA E IGNORADA… LA AUTÉNTICA CIENCIA. Salvo aquella de la que han podido sacar un beneficio directo y rápido, sobre todo para MATAR y exportar armentos que, según algunos “gobernantes”, forman parte del PIB de un estado o país. Entonces, somos ciudadanos o somos simplemente ESCLAVOS DE ESOS PODERES, en manos, casi siempre de IGNORANTES.

 

Estos puntos no solo son para REFLEXIONAR sino para ASIMILAR e ir poniéndolos en la práctica como ciudadanos… Si no… no quiero ni pensar en las gentes jóvenes, niños y gentes a las que todavía faltan unos años para consumir de su vida… en lo que pueden malvivir como una pesadilla. Sí, amigos, como esta pesadilla de la que estamos saliendo lentamente y que HA SUPERADO LA FICCIÓN…. Porque… Porque no  hay FICCIÓN QUE EL SER HUMANO NO HAYA INVENTADO YA.

Por último, y respecto a esto último, y tal vez como premonición de cuando era realmente muy pequeña. Debía tener unos 7 u 8 años, no más, cuando pedí a mi madre que nos llevase al cine a ver dos películas de miedo: en aquellos años había sesión doble. Como ser humano nací sin miedos, tanto era así que yo, siendo menor que mi hermano dos años, era yo quien llevaba a mi hermano de la mano en los pasillos de la casa, porque él sí tenía miedo. Quise saber ese día qué era el “miedo”… Y bien, sí, lo conocí. Esa tarde fuimos los tres al cine: yo, mi hermano y mi madre. Eran dos películas, una “Frankenstein” y la otra “Drácula”… Mientras que Frankenstein no me causó tanto impacto, no pasó lo mismo con Drácula, recuerdo que  hubo momento en que me escondía debajo de la silla y mi madre me hizo levantarme ya que era yo que le había pedido ir a ver, precisamente, esas películas.

Durante años tuve pesadillas con Drácula, tanto fue así que incluso al entrar en el bloque de viviendas había momentos en que iba por el pasillo medio oscuro con la espalda pegada a la pared y girándome porque tenía la sensación de que ese vampiro me seguía.

Estos días recordé aquellos sueños-pesadilla, y que era muy recurrente, sobre todo en una forma: “yo mataba al vampiro, pero cuando estaba en el suelo descuartizado, cada trozo se dividía, era imparable, era infinito”. No había, pues forma de aniquilar aquella forma oscura. Estos días, amigos, recordé ese sueño recurrente porque su significado era evidente y PREMONITORIO: “EL MAL, ERA EL VAMPIRO CREADO POR LOS HUMANOS. SU DIVISIÓN IGUAL QUE LA DEL VIRUS (IMPARABLE), QUE AHORA O QUE QUIZÁS EN UN FUTURO, SI NO MODIFICAMOS NUESTRA ACTITUD, VUELVA A CEBARSE CON NOSOTROS.”

 

Gracias por vuestra lectura, AMIGOS, gracias y compartid, y sobre todo reflexionad en lo que intento transmitiros porque es muy importante. Y, ya sabéis: SIN MIEDOS, PERO CON PRECAUCIÓN… Todo volverá y sobre todo procuremos que lo que  no tenga que volver sean ni estas PANDEMIAS ni otras llamadas: GUERRAS, HAMBRE, MISERIA, ASESINATOS, ABUSOS DE TODO TIPO… PORQUE ESA ES LA PESADILLA DEL VAMPIRO.

 

Os dejo este enlace de una página que aunque no actualizada y publicó poco, trata con claridad y esquematizadas las enfermedades, epidemias, pandemias y sus principales claves:

http://pandemiasyenfermedades.weebly.com/causas.html