Archivo de la etiqueta: sol interno

El Cosmos Infinito

Que este vídeo te Emocione como me emocionó a mí cuando me lo ofrecieron, como una especie de regalo, para contemplar lo Infinito del Cosmos…

Tan, grandes, tan pequeños, tan inmensos, tan acertados y tan desacertados como para entender una de las dos vías:

No menospreciemos el Gran Regalo que nos ha sido dado de la Vida misma… justo por Estar y Ser Aquí y Ahora y encontrarnos con quienes nos encontramos o desencontrarnos con quienes nos desencontramos… Todo tiene una explicación, quizás, quizás la única sea el Milagro de las Sincronicidades…

Lo malo, quizàs lo peor sea quienes ciegos, sordos y mudos y enganchados a su extraño mundo egoico solo sepan “ver” y atender a la buena o a la mala suerte de Ser, Estar y Vivir en mundos donde las paralelas se juntan para unirnos (o quizás separarnos)… Los más ciegos y sordos y mudos son aquellos que ni saben ni quieren entender el Milagro de los Encuentros en esta dimensión… Creando los rechazos y descreando las grandes Oportunidades de los Grandes encuentros… sorbidos, re-absorbidos por su ego y viviendo tras las caretas de las poses y los razonamientos, al fin y al cabo no solo miedo sino terrores que, además, con alevosía tratan de crear grandes Males en los ajenos, con tal de no Re-Conocer ni querer Conocer ni dar a Conocer tanto el Alma Propia como las Almas ajenas y los Espíritus que nos albergan y que albergan en los demás y que solo esperan, como pájaros cantores, que abras tu puerta para que pueda entrar, para aprender, para amar, para Engrandecer… para Ser y Ser y Ser más hasta el Infinito, tal vez… Tal Vez…

A veces, tengo que reconocer, Amigos, que las lágrimas se me escapan, cosa no frecuente, ya que soy, quizás no un guerrero, sino un Alma Resilente… porque, entender que atender a la Razón nos hace no solo daño sino que crea los feos karmas de lo que no se ha superado… todo eso por rechazar, por no hablar, por no dar la nota –quizás–, quizás porque nadie pueda ver más allá de nuestra careta, es decir, nuestro rostro interior: nuestra Alma… Entonces es cuando atendemos a las Razones y a los razonamientos ajenos sobre lo que debemos y no debemos hacer al respecto de cada encrucijada… Si algo he aprendido es: que no debes de seguir dichos dictados porque luego siempre pesarán en tu Corazón como una losa de plomo… Que, aunque sientas que puedas hacer el ridículo y quedar al descubierto… hay que seguir porque no hay nada más Hermoso en este Mundo-Planeta que es hacer y Pescar Almas y Amigos con sus Almas…

Sí, hay que ser Valientes y no temer a nada… a nada hemos de temer… porque solo hay un Juzgador: nuestro Corazón donde pesamos el Oro que hemos depositado en la Balanza de cada Acción.