Archivo de la etiqueta: psiquiatría

Si Freud hubiese nacido en los tiempos de Cristo…

 

Gracias a Freud la humanidad comenzó a dilucidar que muchos de los problemas raros-raros que tenía o teníamos como Humanidad misma, obedecían a una serie de mecanismos.

Estos mecanismos obedecen a otros mecanismos que a su vez ponen en marcha toda una maquinaria compleja, muy compleja, que es cómo se comporta nuestro primer ordenador de a bordo: nuestro cerebro.

Gracias a Freud, muchas histerias femeninas quedaron en mecanismos físico-corporales de alteraciones hormonales que obedecen a los ciclos de la luna o menstruales, ya que como se ha demostrado, las Mujeres estamos totalmente Ligadas a la Luna. No hay nada más simbólico y evocador que es la Luna con su Influencia sobre todos los Flujos Terrestres y Corpóreos, hasta los cambios de Humores (humor en todo su aspecto, ya que humor corresponde a fluido líquido).

Gracias a Freud muchos “poseídos” diabólicos eran simples enfermos “tarados”. Si bien gracias Freud estos “tarados” consiguieron algo más de dignidad dentro de sus “enfermedades”; aunque bajo nuestra pobre prisma-visión-de-gusano-humano-actual, es decir, bajo el prisma psicológico-social-mundana, estos “tarados” siguen siendo eso: unos TARADOS. Si bien tengo que reconocer que ahora empieza a Resurgir otra Humanidad que los trata, y que los tratamos como a nuestros Hermanos, sin Taras, sin prejuicios, totalmente humanos, simplemente que son un poco “distintos” de nosotros. Pero en la Variedad está toda la Biodiversidad de toda la Existencia, y el contemplar esto bajo este último prisma nos Dignifica a nosotros también, no sólo a nuestros Hermanos un poco “distintos”. ¡Viva la DIVERSIDAD!

Freud creó una muy importante Escuela. Entre sus seguidores hubieron y existen diversas ramas (quizás muy múltiples). Unas Ramas son muy de admirar, otras están en plena expansión de Revisión, otras se diversificaron desde el principio de esta escuela y siguieron sus propios Ritmos, porque observaron que hay otros “Ritmos” no observables físicamente, pero sí patentes y latentes, algo que no podemos alcanzar, algo que se nos pierde todavía, pero que hoy en día estamos ya en pleno desarrollo Evolutivo al observar, ver y aseverar que la Ciencia Cuántica toca más de lo que nos pensamos: SOMOS PURA CUÁNTICA. Incluso nuestros Cuerpos físicos pertenecen al Universo-Creador de lo Invisible transformado-transmutado por algo que no llegamos a alcanzar a Definir (para muchos Dios, para otros el Gran Arquitecto Creador). Hubo divergencias y divergentes en la escuela de Freud, entre ellos mi querido Gustav Jung, quien tuvo la valentía y el coraje de admitir mediante la comprobación en esta pobre “realidad” que existe algo más, mucho más, que se nos escapa; algo más que ni siquiera obedece a ciertos mecanismos de la realidad que envuelve a cada Ser Humano.

Traspasando todo este paradigma mecanicista donde muchos se han anidado como esas rocas enquistadas donde siguen empeñados en clasificar, tipificar y sellar con sellos válidos” socialmente a cada “Ser” humano, tendremos que admitir que este gran padre que fue Freud de la ciencia de los mecanismos psicológicos a los que estamos todos expuestos por ser eso: Ser-es Vivos sujetos a un “ambiente” o hábitat exterior que modifica, por fuerza, nuestro comportamiento, actitud, y nuestra pobre, limitada, o en otros casos expansiva visión de cada Ser Humano de fuera hacia dentro, y de igual forma, de dentro hacia fuera, ya que cada variación nos modifica y proporciona una respuesta.

Es, vamos a llamarle, la “teoría” de la piedra que se arroja al agua: de inmediato se crean unas ondas u olas, dependiendo del tamaño de la piedra,… y quien se piense que una vez quietas las aguas es como si no hubiese pasado nada, entonces se equivoca, porque es negar que el fondo de las Aguas han tenido que modificar su estado para dejar reposar en el lecho a la piedra arrojada. Por lo tanto ya nada es lo mismo. Y por lo mismo podemos afirmar que cada aleteo de cada Mariposa, modifica, por insignificante que parezca, modifica todo el Entorno donde aletea. Incluso, es más, puede llegar mucho más lejos; incluso, es más, puede modificar al Universo Entero, por insignificante que nos pueda parecer. Y si así no lo creemos, entonces pertenecemos al limitado mundo-visión del gusano que se arrastra por el suelo sin ver que sobre él no sólo existe todo un inmenso bosque, sino que más allá de ese bosque hay un cielo, y que más allá de ese cielo hay todo un Cosmos, y que más allá de ese Cosmos es probable que existan millones más de Cosmos… Algún día, quizás no muy lejano, se nos conceda el gran lujo de saber que todo esto es Así, y que “Ser” Humano es algo más que eso “ser”, porque “ser” significa “Yo Soy” y cuando nos observamos desde ese otro infinito ángulo entonces nos sentimos partes Atómicas de toda esa inmensa Creación.

¿Vamos pues a ver y a sentir con la limitada visión del Gusano, pensando que somos pura “casualidad”? La Casualidad en sí misma (muchos estais/estamos de acuerdo en que quizás no exista), la Casualidad no puede dar en sí misma a FORMAS DE VIDA TAN COMPLEJAS. Por tanto, también limitar los mecanismos cerebrales a puros niveles de química, me parece que es también limitarnos a la visión del gusano.

Por supuesto que somos pura Química y Física y Cuántica Atómica, por supuesto… Por supuesto que gracias a estos descubrimientos” han elaborado en los laboratorios sustancias que contienen elementos que intentan nivelar, rebajar o anular lo que se desborda, con lo cual (por pura química) también quedan limitados nuestros pensamientos y actos. Por supuesto.

** *** **

Volviendo al titular del post, deseo incidir en algo muy importante para todos nosotros, y que quizás debamos de tener en cuenta, y es que si Freud hubiese nacido o hubiese elaborado todos esos teoremas sintomatológicos en la época de Cristo, éste, el bueno de Freud hubiese clasificado a Cristo mismo, como a un Ente totalmente Colgado y que no toca con los pies en el suelo de la “realidad”. Bueno, creo que Cristo ya estaba siendo más que clasificado por todos los de la troika judía y sus adeptos, que eran los seguidores fieles de los escritos con los que se dan de papirotazos sobre la cabeza… ¡en fin…! Esto sin ánimo de ofensa alguna, Dios me libre de ello. Respeto profundamente todas las Creencias y Religiones, porque todas ellas son hijas de una misma madre, aunque a lo largo de toda la existencia han ido tomando matices que han ido convenido a unos y otros, y que han ido modificando su estructura para una serie de “menesteres” sociales.

Sí: Cristo hubiese sido tachado como un Anarquista, como un Comunista, como un Loco,… Pero Cristo tenía muchos seguidores. Estos seguidores bajo la opresión del opresor deseaban un Mesías Libertador. Hoy lo hubiésemos llamado Líder, eso es cosa de la técnica y la adaptación de los “tiempos”.

Para muchos, Cristo era un peligro real, ya que llevaba tras de sí toda una caterva que hoy en día denominaríamos como “populistas” (antes, no hace muchos años atrás los hubiesen llamado simplemente: populacho). Pues bien el peligro no era Cristo, y pobre de quien lo hubiese tocado antes de tiempo, primero porque muchos no sabían bien, bien, cómo o de qué iba la cosa, por lo tanto es posible que al principio le dejasen por ahí predicar como a muchos otros “maestros iluminados” que surgían por aquellos tiempos (porque correspondía que así fuese). Cuando vieron que de verdad era un peligro, entonces se las ingeniaron políticamente para llevar a la crucifixión a ese tal “Cristo”.

Sí, tal vez los romanos y los judíos no tuvieron a mano (a tiempo) algo que les hubiese venido de perlas o de cajones: es decir un orientador psicológico, un psiquiatra de toma y daca, un observador “analista” sobre los “comportamientos sociales”. Ese gran no-aparecido por época hubiese sido MR. SIGMUND FREUD.

¡Ah, si Freud hubiese sido de aquella época! Entonces, creo, que… que… no hubiese hecho FALTA LA CRUZ ni la lapidación. Hubiese bastado con un cuestionario, con un análisis clínico-forense, con unos análisis de las químicas en Sangre, para descubrir que CRISTO era un alterado, que realmente, su “realidad” no se correspondía con la REALIDAD DE TODAS LAS ÉPOCAS… ¡Ay… Ay… Ay! Entonces, no hubiese hecho falta matarlo. Hubiese bastado sólo con encerrarlo en chirona alguna noche y luego, siendo llevado a alguna clínica de psiquiatras, éstos le hubiesen puesto en la FICHA: “TOTALMENTE COLGADO, NO SABE DILUCIDAR ENTRE REALIDAD Y FANTASÍA. NO LE CHUTA EL CEREBRO DE ACUERDO CON LA REALIDAD DE LOS TIEMPOS”. Vaya, un total y ABSOLUTO COLGADO de no se sabe dónde….

BUENO, mi Amado Cristo, menos mal que Freud nació mucho más tarde para el bien de muchos y muchas Endiablad@s y Poses@s…

Gracias a esos des-Tiempos, te Glorificaron, tuviste millones de adeptos. Muchos Creyeron en ti. Y creyeron porque no existía Freud en aquellos tiempos. No.

Ese padre Freudiano que tanto bien ha hecho a la sociedad del “bien” común de: “pórtate bien y no des la guerra, descerebrado, sino vas a parar a la ergástula, o a la antesala donde se practican los encerramientos (y tratamientos) de los que piensan, creen, y… sobre todo SIENTEN DIFERENTE respecto al común de los mortales –nunca mejor apelativo fue puesto: mortal.”

** *** **

Coletilla-Apeadero del post del crucificado por sus IDEALES: 

Me preguntaba yo estos últimos días-tiempos, que tal como anda de revuelto pero soufflé este arcano-mundo y viejo hasta el retruécano de lo espantajo, que, esto de la CRUCIFIXIÓN Y MUERTE DEL TAL HERMANO CRISTO, si no sería, en realidad, problema común de que algo falla en el chip cerebral de los Humanos. Me eXplico:

¿Es necesaria tanta sangre?
¿Es necesaria tanta cruz?
¿Son necesarias tantas víctimas?
¿Es necesaria tanta y guerra y destrucción en algunas partes del planeta-mundo, mientras la “cosa” en el resto de ello mismo parece como una balsa de aceite, es decir, como si nada pasase en el “otro resto”?
¿No será cuestión de una cobardía inmensa de este género humano el que haya tanta guerra, violencia, sacrificado, niños con enfermedades, gente enferma, pobres tirados en la calle, animales sacrificados, animales tratados como a meras mierdas (no son humanos, claro), el que haya tanto y tanto muerto, el que haya tanta violencia aparente o puesta de manifiesto?

 

PREGUNTA FINAL:

Si la gente de “aquellos tiempos” hubiesen tenido, de verdad, de verdad, los c@jones bien puestos… ¿hubiesen permitido la crucifixión de un Hermano-Mesías, al que “adoraban” por lo visto, pero al que dejaron que lo escarnecieran hasta el vómito del absurdo?

Claro, dicho así, suena como muy bruto, pero esa es la triste realidad (pienso) de que este mundo no anda, para nada, para nada, como muy bien puesto. Algo falla, algo está fallando, algo falló…

Claro, esto necesita un CAMBIO RADICAL,… porque si no, ¿de qué nos sirve ser eso de “humanos”? Cuando las mismas Bestias o Animales del Campo poseen “comportamientos” de gregarismo y unidad que para nada tienen que ver con los nuestros.

Algo pasó por aquellos tiempos de tiempos lejanos donde unos cuantos, como miserables arañas venenosas, no sólo tejieron redes y agruparon a sus acólitos, sino que lo peor fue quienes entronaron esas redes y a esas arañas, y… no sólo eso: sino que, al igual que en algunas especies de aves donde se Mata al que se muestra diferente, nosotros, como género-especie, no sólo somos sus iguales en maldad y letalidad, sino que encima, nos proclamamos como “inteligentes”, pero a la hora de la verdad… A la hora de la verdad, y en verdad, buscad Valientes que Defiendan, Apoyen, Dignifiquen, Salven y Amen al resto de sus Semejantes como, así debiese de haber sido: SUS SEMEJANTES, SUS HERMANOS, SUS IGUALES.

¿Qué falló, qué está fallando, qué falla si cuando alguien pide ayuda, no sólo se le deniegue sino que, además, se le sepulte bajo la tierra o se le dé una patada, o, simplemente, se le deje morir allí, en el vacío en la indiferencia más absoluta del “aquí no pasa nada”?

Sí: si Freud hubiese nacido en “aquellos tiempos” todo hubiese sido más “digno” para los ojos de la sociedad bienestante, que, al fin y al cabo, cree en sus más hondos fondos, que eso de la SANGRE es denigrante para nuestro género. Si en “aquellos tiempos” hubiese rondado por allí como consejero de judíos y romanos ese padre psiquiatra llamado Freud, hubiese bastado con darle una patada en el culo al JESÚS-CRISTO y encerrarle en una habitación acolchada para los que son distintos, para los que son diferentes, para los que andan colgados y NO SE ENTERAN DE QUE ESTA REALIDAD es ÉSTA y NO OTRA, o sea la del egoísmo y la del AQUÍ, ALGO FALLA… … …

¿Tenéis alguna respuesta al Respecto? O, es, quizás sólo cuestión de que estas cuestiones nos las cuestionamos algunos, que, al igual que Cristo, andamos más pállá que unos colgaos y que andamos más bien pensando que eso de un Mundo Digno y una Humanidad Digna y unos Seres Dignos y con profundo Respeto por todo lo Vivo y Creado, todavía es POSIBLE… ¿ES POSIBLE?

Vaya: voy a votar en Honor a mis Hermanos Griegos: Pienso que SÍ es posible el CAMBIO, ahora, en la papeleta que pongan lo que quieran para que eXcojan su propia cárcel: la de los carceleros más brutos y mercenarios del dinero euro-peo, o la otra cárcel… ¿Vamos a callar como esos indignos que dejaron crucificar al Cristo, o vamos, por fin a ComPortar-Nos como Humanos y como Hermanos de nuestros Hermanos? Esa papeleta de las urnas quita la careta de lo que ocurre por estos lares, de los cuales y en los cuales muchos no se enteran… porque claro… vivir bajo el apego de los sistemas no sólo es cómodo, sino que invita a no querer pensar… Sí… invita a No Pensar, porque para eso, ya Están Ellos: los Otros, los del Collar… (seguirá otro momento la historia).

¿Qué es la mente? ¿Somos mente?

 

Desde mi propia experiencia voy a aseverar algo, y recalco: desde mi propia experiencia.

¿Somos mente? No, no somos simplemente mente… pero la mente, a veces, parece jugarnos malas pasadas.

Creo que somos un conglomerado de dimensiones, interdimensiones y frecuencias vibratorias. Nuestro cerebro (el recipiente de nuestra “mente”) está diseñado para que podamos percibir a todos los niveles. De hecho cualquier ser vivo que se encuentre privado de alguno/s de sus sensores reactiva otros, o bien multiplica sus “facultades” perceptivas a través de otros “sensores”.

Esta entrada va directamente a reflexionar sobre todo lo que vemos o no vemos, sobre todo lo que oímos o no oímos, sobre lo que percibimos externamente o físicamente o a nivel de piel o a nivel vibratorio con nuestro entorno.

Y va dedicada a reflexionar, ya que tras escuchar un podcast donde se asevera, por parte de facultativos que gente que pierde gran parte de su visión ocular, aseguran que ven sombras, que ven objetos moverse, que ven materializarse cuerpos, seres… Esto antes era directamente calificado en psiquiatría, pero ahora, parece ser, que lo están valorando desde otra perspectiva y no lo califican como enfermedad psicopatológica, sino que se trata de una manifestación parece ser que bastante común entre la gente que se va viendo privada, precisamente, de ese sentido, el ocular.

Mi reflexión es: Puede que estas personas que se encuentran en tal situación, no es que vean cosas fuera de lo normal, sino que al disminuir su capacidad de visión, amplíen los campos “visuales” hacia otros sectores, hacia los sectores vibratorios y transformen “mentalmente” esas percepciones vibratorias en imágenes… Sabemos todos o muchos que hay “cosas” que sólo pueden ser captadas por el “rabillo del ojo”, eso me ha ocurrido a mí a la hora de “ver” o percibir bolas energéticas deslizarse a ras de suelo, bolas que pueden ser “espíritus” o manifestaciones de alguien que haya existido.

Pero mi aseveración más contumaz viene desde mí misma: ¿Hasta qué punto nuestra energía mental enfoca aquello que desea que vivamos o sintamos o percibamos?

Voy a responder: de pequeña era sonámbula… me lo dijeron y yo misma fui consciente de tales cosas, sobre todo cuando  ya un poco más mayor, no sé si tendría 15 o 16 años tuve la “oportunidad” de vivir en plena butaca cero lo que la mente puede llegar a hacer. Una noche me desperté y vi que la pared de la habitación no estaba en su sitio correspondiente, estaba completamente “despierta” y eso me llamó la atención: tenía la cama pegada a dos ángulos: por la cabecera una pared, y a la izquierda la otra pared a cuyo fondo, donde terminaba la cama (a los pies) estaba la puerta que daba al resto del piso y por cuya puerta era por dónde entraba siempre la luz de la calle. Despierta vi cómo esa luz, en vez de por la izquierda, entraba por la derecha, lo cual me chocó, y me chocó tanto que me incorporé con mi raciocinio al cien por cien, para comprobar por qué todo estaba cambiado de “sitio”, entonces arrodillada quise apoyarme sobre la pared que supuestamente era por donde entraba la luz, es decir, si la luz estaba a la derecha (no a la izquierda), la pared estaría ahí: en la derecha, por donde entraba la luz… En esas que me apoyé, mejor dicho, al apoyarme me caí de morros, claro, como tenía que ser ya que la pared continuaba a la izquierda y no a la derecha… La matemática de la veracidad se cumplió, y yo cogí tal temor a que mi “mente” volviese a jugarme una mala pasada que durante, creo que meses, cambié de habitación y no quise volver a mi lugar habitual. Era tan real como lo que os cuento, estaba con los ojos abiertos y viendo todo cambiado de sitio….

Mi segundo vuelo “facultativo” vino ya por expreso deseo de mi “persona”, y fue cuando en mis intentos por “salir” de mi “cuerpo físico”, una vez lo conseguí,… tanto fue así que me vi ahí: flotando en el techo de la habitación, y aun cuando estaba a oscuras, sentía mi energía ahí: pegada en el techo, no distinguía ni norte, ni sur, todo estaba fuera de magnetismo terrestre, simplemente flotaba y no importaba que hubiese techo o suelo o paredes… También fui tan consciente de ello que me “asusté” y volví, de golpe, a mi cuerpo físico. A esto le llaman viaje astral o salida del cuerpo físico.

Para reflexionar: nuestro cuerpo etéreo tiene su propia “mente”, porque somos como eso: un pensamiento hilado constante que percibe, reflexiona y siente… o quizás seamos una energía capaz de adaptarse o tomar forma de pensamiento hilado.. No necesitamos ojos ya que vemos de todas formas, ni necesitamos cuerpo porque sentimos de todas formas aunque no sea de la misma manera como cuando lo hacemos a través de nuestro cuerpo-habitáculo (nuestro templo perfecto de la Creación).

Cuando nuestro cuerpo físico se altera o sufre degeneraciones, entonces es capaz, también, en la misma forma de percibir otras cosas o sentir otras frecuencias.

La psiquiatría está entrando en otros derroteros, se da cuenta de que todo esto es algo más que un puzzle de neuronas inter-comunicadas. Sí, somos algo más que pura biología. Sí, somos algo más que una “personalidad” o un habitáculo.

Somos energía-pensamiento o fuerza-espíritu convertidos en Almas, transformados energéticamente para poder apreciar el “mundo” de la Materia.

Ahora esta Materia la hemos denigrado y degenerado tanto y tanto… Hemos degenerado y denigrado tanto y tanto a quienes no son como nosotros, o sea a los clasificados como “normales”… pero quién es “normal”, y, sobre todo qué es “normal”… Hay tantas Aguas por bucear como profundo es el Océano, el cual también nos es un inmenso desconocido… Poco a poco las piezas se van encajando de otra forma… pero ¿llegaremos a tiempo? ¿Llegaremos a tiempo para ser Conscientes de todo esto que trato de haceros llegar?… Y es que hemos encarcelado a la Materia en una prisión y hemos hecho prisioneros al resto de seres Vivos, cuando no, los hemos convertido en víctimas, en meros trozos biológicos para la depredación, y a otros en meros cuerpos biológicos no-correspondientes a una o a las  normas “normales” de una sociedad hipócrita, enferma, que sólo pretende tener dominadores y dominados, verdugos y víctimas, dictaduras y dictados, normas y normales cumplidores de una Vida, de la cual, y cuyo sentido no conocemos porque no interesa que se conozca el mayor sentido de todos: la Vida es un Regalo y es verdad y mentira; la Vida Manifestada no es tal pero lo es todo y no existen los límites porque los límites nos lo imponen o nos los imponemos a caer en densidades vibratorias manifestadas…. pero cuando las ondas saltan de lugar… dan lugar a esos hechos desconocidos, enigmáticos e inexplicables, eso que todavía muchos persiguen como misterios.