Archivo de la etiqueta: crímenes contra la Humanidad

Apañados vamos… ¿Dónde está la ONU?

Apañados vamos… ¿Dónde está la ONU? Como escuché llorar, por radio, a una víctima de los bombardeos de quien sea… al fin y al cabo quien mata es un asesino… como escuché llorar a una pobre víctima diciendo: “¿Dónde está la ONU? Bien, a vosotr@s Herman@s siri@s o de cualquier otro lugar donde se infringe la más elemental ley de respeto y de consideración hacia cualquier Ser Humano, la respuesta es fácil: LA ONU ES UNA PANTOMIMA. La Onu no puede o no quiere hacer nada… La Onu no sirve para nada… porque lo ha demostrado millones de veces. ¿De qué sirve que a un asesino se le condene tras haber cometido sus crímenes, si cuando los estaba cometiendo no fue detenido? Tan culpable es el asesino como quien permite el asesinato… Por tanto, confiar en esas legales, estatutarias y bonitas instituciones que sólo sirven para hacer “bonito” con unos “bonitos” Derechos Humanos que se infringen cada milésima de segundo en todo el Planeta, sin entrar a entablar sobre la gravedad según sean esas injerencias asesinas. LA ONU prácticamente NO SIRVE PARA NADA. ¿O sí? ¿Acaso para resolver la guerra con más guerra? ¿O sí? ¿Acaso para perder el tiempo con reuniones y más reuniones que se aplazan, porque las reuniones están hechas para ser aplazadas las cuestiones fundamentales y así dejar que el crimen (sea el que sea) llegue siempre hasta su término y final o continuación. Esperando que todo se resuelva por sí mismo, es decir, cuando ya todos estén muertos ya nada habrá que hacer en la práctica. Realmente, este mundo, este espantoso mundo es peor que un infierno, y no creado ni por dioses ni por demonios, sino por la “humanidad” misma… Claro, para lavarse las manos o las posaderas todo se desliza de modo sutil, de modo que la brutalidad en la que nos manejamos quede como velada y así,… así… si siempre echamos la culpa a algo o a alguien, mejor que mejor… Así… así,… ya no somos NOSOTR@S, ahora son los fantasmales aliens que nos tienen pillados por los cojones y nos hacen que SEAMOS MALOS… En fin… entonces, me pregunto, ¿para qué cojones necesitamos de un cerebro “pensante”? ¡Ah, sólo para pensar en lo mío-mío-mío que no es tuyo ni vuestro!!!! Vale. Hace tiempo que no recalo en los mensajes Crísticos, pero que todo esto nos viene más que al pelo. Naturalmente que quienes no tenemos ni dónde caernos muertos porque cualquier sitio nos va a ser lo mismo para ese efecto y circunstancia, no podemos hacer en la práctica nada, salvo denunciar, rezar y elevar nuestra conciencia intentando que toda esa y cualquier otro tipo de masacre humana FINALICE YA!!! Pero venga al caso recordar aquello que nos dejó en el Testamento (o legado)para nuestro “buen comporamiento”. Recordemos aquella parábola del campo de labranza que fue legado para ver qué es lo que hacían ciertos individuos. Esta parábola se refiere a NUESTRA VIDA. El Campo es nuestra Vida Individual. Si no Sembramos nada en ella nos iremos de esta vida sin nada en las manos, vacíos, hueros. No sirve de nada que digamos que “no podemos hacer nada”, claro… es muy bonito pensar o decir que “cada uno tiene sus problemas” o “que no podemos hacer nada al respecto”. Ello no es cierto, EN ABSOLUTO. Cada vez que giramos la cara frente a los problemas ajenos… Cada vez que negamos nuestra Ayuda a quien la precise. Cada vez que negamos nuestra mísera limosna a quien los la solicita… Cada vez que nos enceramos en nuestra “casa” en nuestras miserias, en nuestras no-implicaciones, estamos DEJANDO DE SEMBRAR EL CAMPO QUE NOS FUE LEGADO. Es un campo baldío. Claro que podemos HACER. Y DEBEMOS HACER todo lo permita nuestra circunstancia personal, por poco que sea VA A SER MUCHO… Pero si giramos la cabeza, si ignoramos todo lo que acontece en nuestro planeta-mundo, entonces estamos, igual que hace la ONU: estamos permitiendo TODOS LOS CRÍMENES, habidos y por haber. Y me gustaría decir que ¡BASTA YA DE CRÍMENES Y DE GUERRAS!!! Cada vez que una bomba o un arma desgarra algo, desgarra no sólo a las víctimas sino que desgarra AL RESTO DE LA HUMANIDAD… Recordemos: Lo que a ELL@S les ocurre también nos sucede a nosotros, y más tarde o temprano todos esos crímenes se dispersan como el humo por toda la red cósmica atrapándonos como a cucarachas en una cloaca, en un pozo sin luz y sin salida. HERMAN@S REFUGIADOS, sé que no me vais a leer,… pero quiero que sepáis y sé que lo sabréis porque todo llega a la Memoria Planetaria, que REZO, que pido con insistencia que TODA ESTA PORQUERÍA FINALICE YA!!! ANEXO: Hoy quien PEDÍA PARA “COMER” era/es un muchacho de unos veinte años: allí, sentado en el suelo, con su cartón “SÓLO PIDO PARA COMER”, y su cazuelita de plástico. ¡Dios mío, un crío de VEINTE años! Sé que podía robar, sé que podría estar traficando con drogas… pero ESTABA AHÍ PIDIENDO, sentado en el suelo con su CARTÓN: “SÓLO PIDO PARA COMER”. No tenía que pasar por ahí de nuevo pero he vuelto y he hablado con él. Le he dado lo poco que podía darle. Lo de más impresión ha sido que cuando le he preguntado “¿Qué cómo va eso?” LE HAN SALTADO LAS LÁGRIMAS DE LOS OJOS. Eso NO ENGAÑA ¡COMPAÑER@S! Esos OJOS los llevaré siempre conmigo… PORQUE ES UNA INJUSTICIA QUE UN CHAVAL DE VEINTE AÑOS TENGA QUE PEDIR “PARA COMER” porque no encuentra un PUTO TRABAJO.

Phan Thi Kim Phuc – ¡No más napalm! – ¡No más crímenes contra la Humanidad!

La niñita que corre desnuda es Phan Thi Kim Phuc.

A tod@s l@s niñ@s y mujeres de nuestro Planeta.

Como un “objeto” más, el pasado día 8 de marzo celebraron el día de la “mujer”. Esperemos que no se les ocurra celebrar el día del “alimento” porque significará que ya habrá pasado a la historia de lo “imposible”.

Extraigo breve biografía de Phan Thi desde la Wiki para quien no la conozca.

****

El 8 de junio de 1972, durante la guerra de Vietnam, un avión vietnamita del Sur lanzó una bomba de napalm en la zona de la población de Trang Bang. Allí se encontraba Kim Phuc con su familia. La niña de apenas nueve años, fue gravemente quemada, y corrió fuera de la población quitándose los restos de su ropa en llamas. En ese momento, el fotógrafo Nick Ut tomó la fotografía y enseguida, llevó a la niña al hospital y ella permaneció allí durante 14 meses, y sería sometida posteriormente a 17 operaciones de injertos de piel.

Kim ha descrito su experiencia de la siguiente forma: “el napalm es el dolor más terrible que se pueda imaginar”“el agua hierve a 100 grados Celsius, el napalm genera temperaturas de 800 a 1.200 grados centígrados.”

Cuando regresó a casa, Kim esperaba ser “una niña normal” y estudiar la carrera de medicina, pero el gobierno vietnamita la obligó a dejar la escuela por considerarla “un símbolo nacional de la guerra”.

La influencia de la fotografía tomada por Kim fue tal, que algunos historiadores han considerado que la imagen ayudo a frenar la guerra en Vietnam; pese a que, cuando fue tomada, la retirada de tropas estadounidenses estaba ya muy avanzada. La mujer ha sido entrevistada en numerosas ocasiones, por periodistas, presidentes, primeros ministros, personas de la realeza, actores, etc. Ella comenta que lo que “tan solo quería escapar de esa foto… quería olvidar que eso había pasado, pero ellos querían que todos lo recordaran”

En 1986, Phuc obtuvo la licencia para viajar a estudiar a la Universidad de la Habana donde comenzó sus estudios en las lenguas del inglés y el español. Allí conoció a un compañero vietnamita, Bui Huy Toan, con quien más tarde se casó y tuvo a dos hijos. Al planear su luna de miel a Moscú, en 1992, cuando el avión hizo escala en Ontario, Canadá, la pareja decidió quedarse allí inesperadamente, tan sólo “confiando en Dios” y solicitó asilo político el cuál le fue concedido. Phuc obtuvo la ciudadanía canadiense y se hizo miembro de la iglesia Faith Way Baptist Church.

Después de haber evitado hablar públicamente sobre el incidente en Vietnam, en 1996 fue invitada a participar en una ceremonia del Día de los Veteranos en Estados Unidos, y ella asistió expresando su perdón a los soldados que habían participado en la guerra. Entonces tuvo un encuentro con uno de los implicados, a quien abiertamente perdonó y junto con quien lloró.

En 1997, Phuc fundó la Fundación Kim Phuc, que tiene como misión ayudar a los niños víctimas de la guerra; y ese mismo año fue nombrada embajadora de la Buena Voluntad de la UNESCO. Kim aun tiene contacto frecuente con el fotógrafo Nick Ut, con quien comparte una amistad.

“Had it not been for the war, I would not value peace.
“Had it not been for pain, I would not know the healing power of love.
“Had it not been for hatred, I would never have learned to forgive.*
“Had it not been for imprisonment, I would not value freedom.
“Had it not been for living in want, I would not value everything I have.
“Had it not been for fear, I would not value peace.”

* “Si no hubiera sido por el odio, nunca habría aprendido a perdonar.” —  Me gustaría añadir que: “Mejor que jamás el odio anide en nuestros Corazones. Mejor que jamás vuelvan a haber injusticias ni crímenes ni Olvidos”. Porque de algo estoy segura: hemos olvidado muy rápido que todos somos Herman@s y que todos somos Iguales, querámoslo o no, y vamos, querámoslo o no, caminando en un mismo Camino hacia nuestra Evolución de un Ser de Paz Armónico.

Entrevista a Kim Phuc – La fuerza del perdón: http://portal.unesco.org/es/ev.php-URL_ID=4782&URL_DO=DO_TOPIC&URL_SECTION=201.html

http://www.thecubanhistory.com/2012/06/from-vietnam-to-cuba-kim-phucs-story/