Archivo de la etiqueta: costumbres sociales

Tiempos decisivos para saber escoger cómo deseamos “vernos en un futuro”

Hace un par de días, leyendo un breve libro sobre “biografías” de mujeres, mujeres excepcionales, sin duda alguna, porque son mujeres de la sociedad, sin ninguna relevancia, lo cual implica que lleva toda la relevancia de Una Vida en sí misma… La Relevancia y el Reconocimiento de TODA UNA VIDA.

Ser mujeres con un pasado, unas con los recuerdos, como muchas mujeres todavía vivientes en este país (España), que pasaron la dura y cruel guerra, llamada “civil”… Mujeres que pasaron hambre, mujeres que no aprendieron a leer y a escribir… Hombres lo mismo… Muchos de nuestros ciudadanos, de nuestros contemporáneos con más edad (esos que han tenido y que tienen la milagrosa suerte de seguir vivos, ya que han fallecido muchos de ellos en los llamados “centros”)… Hombres y mujeres que ya trabajaban a sus tiernos seis, siete años, ocho años…, muchos ellos, apartados, incluso de poblaciones escasas porque tenían que ayudar en las tareas del campo: un campo muy duro en aquellas épocas, no había tecnología alguna, ni medios mecánicos, por supuesto. Se limitaban las tareas del campo a los arados rústicos arrastrados por mulas en casi todos los casos, sobre todo en este país.

Mujeres y hombres que pasaron una infancia dura, luego sufrieron el choque y el sufrimiento de una cruel guerra, odio (muchas veces entre las mismas familias, desgarradas), odio que intentó más o menos ser olvidado, igual que las diferencias regionales (aunque incluso hoy en día se mantienen ese tipo de diferencias, basadas en el interés, claro)… Vidas que fueron truncadas antes, durante la guerra y después de la guerra.

Vino la emigración… La emigración hacia las grandes capitales y muchos españoles, incluso, emigraron a América del Sur y, sobre todo, a Alemania (en pleno periodo de reconstrucción tras la criminal guerra nazi)… Hechos que aunque yo no he vivido, parece que ahora mismo los reviva en mi memoria… Y es que esta memoria jamás debe de olvidarse, no como un mecanismo constante, sino como una lección de lo fácil que olvidamos el mal (si es que eso es posible, que lo dudo), y somos capaces de sobreponernos a través de una resiliencia que en el fondo tal vez no lo sea, sino el simple INSTINTO DE VIVIR y de seguir hacia delante.

Estamos, amigos y amigas, en un momento crucial para saber distinguir, para saber elegir NUESTRA VIDA, sin egoísmos y, ante todo, sin miedos… No se trata de ir a polea fija como son los negacionistas, sino saber ir hacia adelante, sabiendo ESCOGER BIEN…

Estamos en tiempos de grandes cambios, lo siento, siento que esto es así, se quiera o no se quiera… Por mucho que se diga que tras esta pandemia “todo va a volver a ser igual”, lo mismo que algunos aseguran que ya funciona en China, o en algunas partes de China…

Marchar hacia adelante, sin perder de vista aquello que nos puede desviar la vista y colocarnos en los caminos equivocados.

Los caminos equivocados son:
1) El capitalismo
2) El consumismo
3) La destrucción del medio ambiente
4) La muerte fácil de todo lo demás por medio de la tecnología y su aplicación*…
5) El desmembramiento social
6) El predominio de un “yo” basado en el ego y en la ignorancia de lo externo
7) El uso exceso de lo más fácil: tratar de creer que la tecnología, cierta tecnología, va a ser y es nuestro camino verídico, en este sentido me refiero al uso de internet y sus redes o marañas sociales.**
8) El empleo y aplicación, como hasta ahora, de malas enseñanzas en las escuelas, solo dirigidas al adiestramiento para ser una pieza más de consumo en una sociedad sin Horizonte.
9) La gravedad de creer que son las políticas, con sus “ideologías”, que son solo catecismos con formas y segmentos pero que no corresponden a una Humanidad, a una sociedad, ahora, más que nunca, resquebrajada.
10) Seguir a ciertos personajes inútiles porque carecen (aunque hagan uso de una cierta fuerza como si de una maquinaria se trataran), de humildad, muchas veces de sentido común y de empatía, sobre todo sobrados de soberbia y siempre dispuestos a montar el gallinero, peligrosos, quizás como lo fueron los de hace no muchos años atrás: Hitler, Stalin, Franco (no vamos a quitarle mérito a este, ni mucho menos)
11) Peligro de caer en las idolatrías y en las falsas Fe’s, igual que caer en grupúsculos cerrados, aunque hoy están más que dispersos en creencias, pero, todos, como si fuesen un cuerpo “mental” se aferran como a un cerebro ciego que creen que les va a “salvar” de los demás, de los sistemas e incluso de las religiones, tal vez.
12) Peligro de seguir las sendas erróneas de las “religiones”, aunque ellas tengan una base común pero que devienen todas en la gravedad de la IDOLATRÍA y el contagio mental de creencias, que a veces, y como fuerzas invisibles han llegado a conseguir cosas… pero es eso solo: cosas que se consiguen a través de fuertes creencias y aplicación de mucha energía llamada “mental” o psíquica que, por supuesto, puede llegar a conseguir cosas que de otra forma no se podrían lograr.

 


(*) Las tecnologías aplicadas a todo, no son lo mejor, pero tenemos que adoptarlas y adaptarlas porque forman parte de nuestra Evolución. Sin despreciar ninguna, eso sí, atentos en la forma y lo que puedan entrañar.
Las tecnologías actuales son un medio fabuloso para llegar y para conocer, hace años, yo por ejemplo jamás hubiese podido estar escribiendo aquí, aunque ya hace bastantes años de esos… pero hubiese tenido que escribir un libro, y eso si hubiese tenido tiempo de hacerlo y sus dificultades. La tecnología ha suavizado los caminos a muchos y a muchas, por lo tanto demos gracias a estos grandes avances, sabiendo qué es lo que hacemos.
Sabemos también que existe la deep web y todo lo oscuro que nos podamos imaginar, sobre todo también a veces y en forma descarada en las redes sociales.

(**) Redes o marañas sociales, como yo lo llamo, porque aparte de crear realidades paralelas sin que nos demos cuenta, son el “control” de empresas y gobiernos en todas sus vertientes. No hay que menospreciarlas, pero sí saber dónde y cómo nos movemos, lo que damos…, y no dejarnos tampoco machacar ni con frases hechas, ni con pensamientos facilongos, ni por los llamados “modelos o influencers”, sé que no es fácil, pero para eso tenemos el derecho a saber utilizar bien nuestra inteligencia.

 


Estar atentos y atentas, pero sobre todo tener muy claro QUÉ ES LO QUE QUEREMOS… Sé que es difícil, muy difícil, en un mundo como este donde los desequilibrios son los que priman todavía, que mientras hay gente a quien no le importa el resto, otros saben que vivir de este modo es un modo que termina no solo con el propio ser humano sino con todo su entorno. En el fondo somos reflejo de lo que construimos y al contrario construimos según lo que somos, y de acuerdo, por lo general, que solo lleva y conlleva unos tipos de intereses.

Aquí vamos a incluir las NORMAS SOCIALES, que más o menos son todas parecidas en todo este mundo Planetario, como sociedad humana que ha creado o construido núcleos vivenciales… Ahora, estos núcleos se encuentran desbordados y a punto de entrar en otros caminos. Cierto que debemos de ir vaciando esos núcleos que parece que no nos hacen sentir solos, y que, sin embargo, son lo más proclive a la soledad y a la enfermedad del ser humano: las ciudades, por muchos entretenimientos, por mucho que nos creamos “que no estamos solos”, en el fondo vivimos en una soledad todavía peor, más terrible.

Al principio de este escrito he dicho que he recordado a esas mujeres, POR SU FORMA DE HABER VIVIDO, POR SU FORMA DE VIVIR…, que aunque hayan vivido muchísimas cosas duras, hambre, malos tratos, carencias…, han entrado en el mismo embudo social que todo el mundo: LAS REGLAS SOCIALES, muchas de ellas determinadas por los llamados “poderes gubernamentales” y sus leyes y el resto por las “leyes religiosas o de condicionamiento humano”… Las escalas: ser niño, luego adolescente, adulto, mayor y… anciano si has logrado sobrevivir con suerte. En este mundo, donde se han apartado a las personas mayores en “residencias”, es donde hemos visto el GRAN FALLO, esos lugares, que para muchos, incluso, habrá sido un tipo de cárcel, donde apartados y sometidos a su más terrible soledad: LA MEMORIA, su MEMORIA, aquellos que por fortuna han conseguido mantenerla y no entrar en demencias o en el “alzheimer” donde todo se borra, porque quizás no interesa recordar nada, sino marchar sin ella.

No, no me gustaría, si existiese otra vida, vivir como la vida de esas mujeres u hombres, aunque espléndidas y llenas de rasgos y de luchas, decididamente: NO.

Quizás lo haya logrado en parte, porque como bien decía Jeshua: “Bienaventurado aquel que pudiendo tener el MUNDO, RENUNCIA A ÉL”.
Creo que está claro y que no se refiere solo al mecanicismo, a la instrumentalización de la sociedad y de los seres humanos, tan siquiera al poder y a las cosas que vamos acumulando, para al final… no tener absolutamente nada.

Renunciar al mundo, quizás, signifique mucho más: poder construir un nuevo “modelo social” donde todo esté más equilibrado. Naturalmente, esto no va a poder ser de la noche a la mañana…, pero estoy segura que tras este varapalo hay mucha gente que está despertando y dándose cuenta de que hay otros VALORES, y que aunque no debemos renunciar ni a la tecnología ni a los grandes avances, sí debemos saber DÓNDE ESTÁ EL EQUILIBRIO.

El ABRAZO de un amig@ jamás sustituirá, ni por asomo, a la frialdad de una pantalla donde se dice que tenemos, o podemos tener, cientos o miles de “amigos” imaginarios. Jamás esos amigos podrán sustituir al AMIGO, al COMPAÑERO, al CONOCIDO, al VECINO, al PANADERO, al ABUELO que toma el sol en un parque o a la niña que corre tras un balón, o al PÁJARO que canta en un árbol, por muchos árboles que podamos ver tras una pantalla. EN ABSOLUTO.

El AMOR INENCONTRADO, tampoco lo vamos a satisfacer a través de esas tecnologías. Cuando hace unos años atrás, y por arrastre social muchos o todos o casi todos nos/se han visto arrastrados a “tener pareja”, hijos, hacerlo, legal (encima y para más inri) a través de una institución religiosa…

Somos libres para crear los caminos, las circunstancias para encontrar o no a esos Compañeros de existencia… Somos libres, igual jamás los encontraremos… pero es mejor tener como Compañera a la Libertad que no a las malas elecciones que todas derivan, sí o sí, y luego con deformaciones, a tejer ese hilo social donde todo se repite: naces, te bautizan, creces, vas a la escuela, trabajas, encuentras pareja, te haces viej@ y luego mueres… ESTA ES UNA FILOSOFÍA ABSURDA DE VIDA… TOTAL-MENTE.

Hay muchos caminos, diferentes formas…, sobre todo ESTAR, AHORA MÁS QUE NUNCA ATENTOS, primero para que no se haga o nos hagan realidad ni eso del “gran hermano” ni eso de “un mundo feliz”…

ESTA ES MI REFLEXIÓN DE HOY: ESTAR ATENTOS Y VIGILAR, Y SABER QUE NO TODO SIRVE, POR SUPUESTO ESTAS FORMAS “POLÍTICAS” DE AHORA, BASADA EN LOS “PARTIDOS” QUE REFLEJAN EL MUNDO SOCIAL Y QUE ANDAN LEJOS DE UNA, QUIZÁS, REALIDAD HUMANA PLANETARIA, CÓSMICA Y UNIVERSAL..

Hay más puntos, claro, muchos más…. tantos que podemos escribir enciclopedias enteras al respecto… pero de momento: ser conscientes, estar atentos, como alguien, creo que fue Jeshua quien dijo que el “ladrón puede venir por la noche” y no nos demos cuenta. Hemos de estar vigilantes, atentos, sin nervios, y sobre todo, sabiendo, todos y cada uno de nosotros… LO QUE QUEREMOS Y LO QUE DESEAMOS HACER CON NUESTRA PROPIA EXISTENCIA… ÚNICA, COMO LO SON TODAS… SIMPLEMENTE ÚNICAS.

Gracias !!!

 

Contextos-envoltorios

Filosofando sobre (o acerca de) los entornos sociales (actuales) y sus excremento-ideas llevadas como resultados a la práctica:

A veces es sano, incluso higiénico, para la mente el plantearnos las cuestiones relativas a este “mundo” y a su singular tránsito en el tiempo. Hasta incluso a mí, por lo menos en este instante, me ha parecido de lo más “necesario” de-codificar o des-codificar lo que algún concepto lleva en sí mismo, que no es sino el amasijo de un contemplativo lío de pensamientos que tratan de abocar en ideas, cuando no en razonamientos llevados a la práctica bajo el más veraz de los raciocinios.

Llegado este punto y en alarma, al darme cuenta de que, aunque yo no esté inmersa en este trajín, hay quien sí lo está, y muchos más de la cuenta, es decir una gran mayoría.

La cima de este contemplamiento, estriba en observar lo muy necesarios que son los CONTEXTOS en el actual paradigma social y mundano. Y sí, sí lo son, ya lo creo, ya que alguien me ha hecho entrar en la razón, de lleno, de lo muy importantes que son estos contextos, y basten unos simples ejemplos:

Por ejemplo, no es lo mismo que venga Einstein y diga que el cuatro menos sí mismo es algo inexistente o cero; que no que venga otro y diga que 4 – 4 es igual a nada, ¿cierto? Ya que si esta hipótesis estuviese presentada por el brillante Einstein, ya presupondría poner atención y la automática reflexión que conlleva el razonar que 4 menos 4 es igual a nada. En cambio si el ponente fuese cualquier persona que encontrásemos por la calle, hasta pensaríamos que es idiota con tal razonamiento de cajón.

Tampoco tiene el mismo valor la palabra pronunciada o el escrito-idea procedente de alguien que pueda tener una firma y renombre, que si esa misma idea (idéntica) procediese de cualquier persona anónima que no conociésemos o que conociésemos habitualmente. En el primer caso esa idea ejercería la propiedad de dogma o de idea-innovación, mientras que en el segundo caso esa misma idea tendría el valor de: “¡Ah, sí, vale…!” Con el automático y consiguiente olvido, relegándola al piso mental de falta-de-atención o hasta de menosprecio de la misma.

No es lo mismo, asimismo2, el concepto-choque que nos cause un pastor en el campo, con su perro, pastoreando un rebaño de ovejas o cabras, que el choque o impresión que nos pueda causar una “señora” con un abrigo de cabritillo paseando a su perro en la jungla de las ovejas; este es otro tipo de contexto, que no es broma, sino que va muy en serio.

Tampoco es la misma-impresión-contextual la que nos pueda producir un “buda” bañado o pintado en oro, recostado en un suelo humilde y encalado con humildes ofrendas hechas a mano, que la impresión-contexto que pueda producir un buda gordo sentado, bañado en oro, que esté colocado en un altar tallado en mármol o de cualquier otro material de más valor-material2, y en el interior de un gran templo, de famoso renombre.

Os he puesto, pues, como ejemplo, estos insignificantes ejemplos2, para con ello recalcar lo importante de los CONTEXTOS (el valor que damos a los contextos, a los envoltorios, a la presentación externa, al renombre, a la fama-social que envuelve a los personajes o a las cosas): para significar la importancia y el “valor” que ejercen, actualmente los CONTEXTOS.

Y/o pero ¿por qué son importantes los CONTEXTOS? Pues lo son, para empezar, porque para empezar2 a barrer los actuales paradigmas de separación Humana, es de lo más valorable (en y) para la libre circulación vuestros libres2-pensamientos, que comencéis a pensar (a mover la máquina de pensar) de manera distinta a evaluar y a valorar a cada ser por lo que es: un SÍ MISMO* abundante y con su propia sabiduría (aunque no lo creamos), la cual muchas veces se la intenta coartar, cuando no, atacar o atajar por lo sano. Valorar Todo ser Vivo cual es en Sí Mismo es empezar a cambiar el paradigma de pensamiento-contexto-lineal, es relegar los contextos allí donde deben estar: en ninguna parte, ya que una vez re-situado el valor auténtico en los nuevos pensamientos (nuevas aperturas y posibilidades) importará, en sí, el ENTORNO y no el contexto; el entorno como valor o causa moldeable, tanto hacia dentro como hacia fuera, es decir, el entorno que moldea al sujeto y el sujeto que moldea al entorno, como la doble espiral en equilibrio: llegar a la armonía, equilibrar el yin y el yang.

Ahora y como sano ejercicio, sería bueno pensar ¿dónde y cómo estoy-estamos contextualizando nosotros nuestro entorno y a los demás?: no es lo mismo visitar una choza que visitar un palacio… esto es contextualizar…

— Pensamiento del viejo paradigma “¿”Qué hace un harapiento en un templo? – evidentemente está fuera de contexto”.

— Pensamiento fluyente y elaborado en un nuevo paradigma sin fronteras: “Todos somos libres de estar donde nos apetezca, somos libres de ejercer y manifestar nuestra ‘pobreza’ externa y libres para intercomunicar-nos (con y) en todos los entornos que nos guste visitar”. No es lo mismo contextualizar-juzgar, que situar y/o envolver en/de un entorno, no, sin duda no es lo mismo.

(*) SÍ MISMO no es lo mismo2 que un “yo” en su contexto-ego o su ego-contexto-envoltorio. El Sí Mismo conlleva su auténtica naturaleza interior, su energía-luz primaria expresada en esta dimensión.