Archivo de la etiqueta: Buda

¿Qué significa el apego a las cosas, a lo material, a tu cuerpo?

Aunque Buda puso un ejemplo muy claro sobre lo que es la posesión y por qué no debemos de atenernos ni agarrarnos a ella, tan siquiera a nuestro Cuerpo Físico –ante todo en la mala forma, entendimiento y error en que lo tomamos en esta línea de Tiempo–, puso un ejemplo a sus discípulos, mediante la parábola de la Balsa:
Buda dijo a sus seguidores: Supongan que un hombre que ha partido en un largo viaje se detiene ante una gran extensión de agua. La orilla más cercana se muestra asediada con peligros y riesgos, en cambio la más lejana, se muestra segura y libre de peligros. No hay ningún bote o barca con qué cruzar hacia esas orillas, tampoco ningún atajo o puente que le pueda llevar hacia la orilla más lejana. Este hombre, entonces, reflexionando, ya que la orilla cercana era realmente amenazante pero fácil de cruzar, se dijo a sí mismo que aunque se trataba de una gran extensión de agua, él podía tomarse el tiempo necesario para construir una balsa, entonces se dedicó a coger ramas grandes y pequeños ramajes y construyó su balsa. Naturalmente tuvo que ayudarse de sus manos y pies para llegar a esa lejana orilla, pero lo consiguió. Una vez allí, casi admirado de haber logrado su propósito, se preguntó a sí mismo si debía de cargar con esa balsa para seguir su largo camino, ya que le había ayudado a lograr su propósito, o si bien debía de dejarla en la orilla y seguir solo sin su construcción a cuestas.

Buda preguntó a sus seguidores: ¿Creéis que debe de coger esta balsa y llevarla con él, ya que le había salvado la vida y podía seguirle siendo útil, o bien creéis que debe de dejarla en la orilla y seguir él solo?

El hombre se dijo a sí mismo, entonces: ‘Verdaderamente, esta balsa me ha servido ya que me apoyó al cruzar hasta la otra orilla. Pero supongo que debo dejarla en el banco de arena y seguir mi viaje.’

Así, este hombre dejó la balsa y siguió su camino.

Este hombre actuó de la forma correcta con respecto a las posesiones. Yo les pongo mi Enseñanza ante ustedes en analogía con la balsa, diseñada como un medio de escape, no como una permanente posesión. Entiendan claramente esta analogía con la balsa: El Dharma es para dejarlo atrás cuando ustedes crucen hacia la orilla del Nirvana.”

 

Así fue como Buda enseñó a sus seguidores la “importancia” de los objetos materiales. Las cosas sólo nos sirven en determinados momentos para nuestro Camino Interior hacia el Nirvana o hacia la Paz de la Eternidad de la Construcción Cósmica. Jamás debemos de aferrarnos a los objetos. Los objetos son necesarios en determinados momentos, pero jamás como el escalafón que nos va a hacer más con respecto a nosotros mismos ni nuestro Crecimiento Interior ni en nuestro Viaje.

Nuestro Viaje, éste en concreto –me refiero a “este Viaje” en relación a los tiempos en que concurrimos TOD@S a la vez, lo cual ya es un auténtico Milagro desaprovechado por casi todos, desgraciadamente–, lo califico en mi interior, en mi conciencia y en mi psique como un Paseo, porque es tan inmensamente perqueño en el Espacio-Tiempo que sólo debiésemos de calificarlo como de Paseo.

Puedes Viajar, puedes Pasear, pero ten presente Amig@ que esto es tan volátil como lo son la temporalidad de las flores que una vez cumplida su misión transmutan a Fruto o Semilla. Nosotros somos eso mismo: las Flores de un Ignoto Árbol que sólo pretenden dar fruto o semillas. También, desagraciadamente, muchas de estas flores no Conocen su Esencia y suelen ser totalmente estériles, es posible que entonce su Esencia se volatilice y vuelva a intentarlo de nuevo en otra forma hasta comprender su propia Esencia, su Lugar en la Creación.

Para añadir algo más a la importancia de la parábola de Buda quisiera añadir que la importancia de la Balsa también tiene más significados.

Y es algo importante que no debemos dejar de lado y que va relacionado con la Valentía, que va relacionado con el Reconocimiento de nuestra Plena Existencia y Esencia:

Cuando renuncias a la Balsa que has construido con tus manos, no sólo reconoces que no debes de llevarla contigo, sino que ese Acto te ofrece-bendice el aspecto Valiente del Altruismo de la Gran Generosidad. Al dejar la BALSA EN LA ORILLA la estás dejando allí para que OTR@ pueda usarla y agradecerte, aunque no te conozca, el que hayas pensado en ÉL o en ELLA. Esta es una doble GENEROSIDAD y AMOR altruista hacia el resto de la Humanidad y hacia ti mism@. Existe también la Gran Enseñanza de que tú en tu Inmensidad Creativa, estás facultado para construir cuantas Balsas cosidre Necesarias y jamás llevarlascontigo. No te son necesarias allí donde Vamos Tod@s.

Herman@s Musulmanes

Herman@s Musulmanes: con tanta “noticia” que anda suelta y en busca de “justicia”, no se me ocurre nada más que aceptar que todo esto no es más que algo muy feo que anda desbocado y que se oculta tras cortinas religionarias. Cortinas tupidas, oscuras, tanto de un lado como de otro. Cuando dicen una noticia, olvidan, porque olvidan muy pronto todos los medios, que de donde nos vienen, han sido focos de agresión y de guerras feroces. Olvidan que las invasiones y las destrucciones las han llevado a cabo ellos (los poderes) sistemática y cruelmente.

No se me ocurre, entonces, más que aseverar que sí: que tanto vosotros como yo misma, tenemos todos al mismo Dios, llámale como quieras llamarle. No se puede en nombre de Dios ni en nombre de ninguna religión enarbolar ninguna bandera de destrucción y de muerte. Y esto va no sólo para unos, sino para todos.

Las carencias, las dificultades, las diferencias no se arreglan con guerras ni con bombas ni con invasiones. Creo que hay algo terriblemente EQUÍVOCO en todo esto. ¿O no? Si es que no, entonces es que la bandera sólo es una: el INTERÉS, sea el que sea. Y en medio de él o como alfombra no importa que lo que se pisoteen sean cuerpos humanos y se desgarren países enteros… no importa… no importa. Luego, claro, hay que buscar precauciones, hay que protegerse… hay que asegurar las seguridades de los países “avanzados”.

Me parece a mí que eso que, hasta incluso, enarbolan como la invasión de Oriente hacia Occidente se produjo ya hace miles de años. Recordemos si no de dónde provienen la mayor parte de las creencias: Buda, Cristo, Muhammad ¿Acaso todos ellos no procedían de Oriente?

Buscando lo poco que tengo a mi mano sobre el Corán, no veo mayor diferencia, y no la veo porque toda religión trata de que el Ser Humano encuentre su Esencia. Su Raíz es para todas lo mismo, porque TOD@S (hombres y mujeres) procedemos de la misma Creación que es la Esposa del Creador. La materializadora de la visibilidad. El Verbo es sólo Vibración o Energía: se transforma, se Transmuta en Seres. Somos Seres muy complejos, tanto como Perfectos. Entonces, ¿cómo puede haber dioses distintos? La Inteligencia Cósmica se desplega en infinitos matices, incontables para nosotros. Inalcanzable, de momento, para nosotros, no importa qué “creencia” o religión tengamos como base álmica.

Haríamos bien que en todas las escuelas de este “mundo”, por una vez y para siempre, se enseñase a todos los niñ@s y estudiantes que las diferencias que nos inculcan no son tales. Haríamos bien en enseñar los puntos comunes que son muchos, más de los que suponemos. Porque enseñar las “diferencias” es erradicar, es alterar, es meter vallas en medio, es crear fronteras y separaciones. Separaciones que luego se transforman en cosas aborrecibles, de verdad aborrecibles. Separaciones que les van bien a los que mandan, no importa en qué parte del Planeta, para sentar las llamadas “leyes” de las personas. Leyes personales basadas en áreas y en fronteras. Leyes personales que intentan imponer criterios. Leyes que intentan siempre imponer algo fundamental hasta ahora para los detentores del poder: el que manda y el esclavo, no importa si mujer, hombre, niño o anciano o de cualquier etnia que no guste a ellos.

Sólo he podido conseguir algunas líneas del Corán de algunos libros. Seguramente que no están transcritas literalmente, tal como viene en el Corán, como así sucede con los Evangelios o la Biblia, pero que se entiende su trasfondo, y por ello me parece digno transcribirlas, porque observar y admitir que TOD@S estamos bajo un mismo Cielo, que Tod@s estamos en un mismo punto ahí en el Cosmos, es más importante que cualquier diferencia… porque de hecho, NO LAS HAY. Ni siquiera de piel. Quien clasifica o desclasifica a los demás por su etnia, su cultura, su religión o su estatus social o económico, me parece que desclasifica y aborrece a la Creación misma. Aborrece al Dios que le dio la Vida.

«La tierra era negra y seca.
Luego hicimos que la lluvia se extendiera sobre ella
y al punto se volvió verde y lozana,
y brotaron ferazmente plantas de toda suerte de semillas».
Corán 22:5

«Un grano arrojará siete gavillas
y cada gavilla cien granos».
Corán 2:261

«No verás diferencias en las criaturas de Dios».
Corán 67:3

«En verdad Dios es el Auxiliador de los creyentes.
Él los trasladará de la oscuridad a la luz».
Corán 2:257

«Llegará un día en que las luces de la unidad iluminarán todo el mundo.
La tierra resplandecerá con la luz de su Señor».
Corán 39:69

«Asíos del Cordón de Dios, todos vosotros, y no os desunáis».
Corán 3:103

«Dios es la luz del cielo y de la tierra.
Su luz es comparable a la hornacina en la que se coloca una lámpara.
La lámpara se encierra en un recipiente de cristal,
que semeja ser una estrella resplandeciente.
Está iluminada con el aceite del Árbol Bendito,
un olivo que no es del Oriente ni de Occidente;
y es tal que casi despide luz aun sin haberla rozado el fuego.
Esta es la luz sobre la luz.
Dios encaminará hacia Su luz a quienquiera que Le plazca».
Corán 24:35

«Y Nos deseamos favorecer a quienes son humillados en la tierra,
y convertirlos en guías espirituales entre los hombres,
y hacer de ellos Nuestros herederos».
Corán 28:5

«Y cuando los mares hiervan…
Y cuando las Escrituras sean desplegadas».
Corán 81:6 y 10

«¡Y guíanos por el recto sendero!».
Corán 1:6

«No digáis a todo aquel que os salude al encontraros:
“Tú no eres un creyente”».
Corán 4:96

«¿Matarías a un hombre porque dijera “Mi Señor es Dios”,
cuando Él ya ha venido a ti con signos provenientes de tu Señor?
Si fuese mentiroso, su mentira caerá sobre él,
pero si fuese veraz, parte de su amenaza caerá sobre ti.
En verdad, Dios no guía a quien es un transgresor, un mentiroso».
Corán 40:29

«Ay de todo difamador y calumniador,
y de aquel que amasa y cuenta riquezas».
Corán 104:1-2

«Saca a tu pueblo de la oscuridad a la luz
y anúnciales los días de Dios».
Corán 14:5

«Veis las montañas y pensáis que son sólidas,
pero pasarán, como pasan las nubes».
Corán 78:20