Archivo de la etiqueta: avispas

UNA DE AVISPAS

Llevaba rato intentando escapar de la trampa.

Los insectos no guardan mapa del lugar por donde entran, solo se dirigen hacia la Luz.

Curiosamente, esa luz muchas veces es una trampa; en ocasiones mortal.

“La pequeña avispa llevaba rato intentando encontrar su libertad.
Daba una y mil vueltas en el cristal, viajaba de abajo hacia arriba… A veces, se dejaba caer volvía a sintonizar sus antenas para tratar de conectar y limpiar su brújula liberadora.

¿Cómo debe ser la visión de una Avispa? No lo sé… Solo sé que ellos no detectan los cristales con su visión (esto también sucede con los pájaros, por eso hay que tener  mucho cuidado, aunque generalmente son muy prudentes).

Intenté liberarla, primero colocando mi mano para que subiese a ella y así llevarla hacia la puerta abierta para que volase de nuevo. No había manera, se giraba, detectaba mi mano. Luego intenté con un cartoncillo, y aunque casi… casi, tampoco hubo manera quizás sabía que eso era una especie de “trampa”. Luego intenté con un objeto a ver si subía si no detectaba mi calor: tampoco hubo manera.

Volví a intentarlo con la mano, a ver si con mis pensamientos, conseguía conectar para que subiese.

Inútil.

Por fin, volví a colocar la mano, y me decidí:

–¡¡Venga, sube, que te llevo fuera, boba!!!

Le dije en voz bastante alta.

Como un milagro, o algo parecido, o quizás supo que esa “mano” era esa “voz”, subió instantáneamente a mis dedos, no se movió de la mano, hasta que unos pasos más allá la puse fuera, y entonces: VOLÓ!!! sin más… “

Este hecho, muy curioso, lo relato, porque, seguramente o quizás puede que sea, estos admirables insectos (aunque más de una vez me han cosido la espalda, la mano y la pierna) tienen una percepción extra, primero porque detectan a quienes les ayudan; segundo, porque detectan quiénes son sus enemigos…

La única prudencia es no acercarse demasiado a sus nidos porque ahí, como buenas guerreras que son, siempre hay vigilantes fuera que controlan los movimientos de los entes extraños… Si por casualidad te pican, pues a aguantarse… Aunque hay métodos para quitar el dolor de inmediato, como es la tierra, hacer un poco de barro con saliba y colocar en la picadura.

De todas formas la picadura más terrible, supongo que aparte de otras, para mí fue la de una araña: la viuda negra, un dolor extraño que sabes que es veneno y que tarda en marchar. En fin, que no asustarse, eso sí…, los bichos no suelen picar por que sí, a veces se dan casualidades, otras porque les asustamos, otras porque defienden sus casas… Siempre, siempre ellos corren antes que tú, nunca van a atacar, lo mismo sucede con las serpientes, con quienes he tenido más de un encuentro, el último: una serpiente verde que estaba limpiándose al sol, recostada sobre unas rocallas, tranquila, ni me percibió… pero tampoco se asustó demasiado, se recogió lentamente y desapareció. Era un bicho precioso, calculo que casi debía de hacer unos dos metros… Tampoco vienen a picarte eso de las “víboras”, tampoco, porque ellas corren más que tú, lo sé, porque hace años me pasó una entre los pies, tan siquiera me dio tiempo a darme cuenta que era una viborilla… En fin, cosas de la Tierra y saber de su inteligencia, su respeto por nosotros y también, cómo no, su falta de confianza: siempre se alejarán ellos los primeros de nosotros… por si acaso.

Nota Final: las avispas son buenas comedoras de la comida que nosotros comemos, también de frutas, pero además son unas implacables cazadoras: cazan moscas e insectos o sea que son indispensables para el control de los sistemas ecológicos que nosotros, tan despreciablemente solemos destruir con venenos y trampas. Nunca molesto a las avispas, además, me gusta que me revoloteen cerca. La única pena es que, según dicen, solo tienen dos semanas de vida… o sea que ¿para qué matarlas? XDiosss, son unas criaturas Preciosas!!!!

A falta de pájaros, pues Avispas, todas ellas.

Buenos días, amigos y amigas y ¡Venga que ya queda menos para vencer o para acoplarnos al enemigo invisible!!! En fin, que de esta, espero que, por lo menos, lleguemos a aprender algo con nosotros mismos, los demás y con todos los seres vivos y vivientes, todos ellos. Gracias!!!!