Archivo diario: 23 de marzo de 2022

La Vida está ahí: afuera

La MAGIA de la VIDA está ahí afuera: en la CREACIÓN ENTERA…

Somos Creación…, y, sin embargo, nos hemos empeñado en no re-conocernos… porque nosotros, también formamos parte de ese «afuera»… Como entidades biológicas formamos parte del GRAN TODO… y ese todo, seguramente, es INFINITO…

La VIDA también es INFINITA… pero cumple unas reglas de RESPETO, por eso, los entes «independientes» o realidades biológicas con capacidad de reconocimiento, no solo exterior, sino interior, no somos muy abundantes, quizás muy escasos… ESE ES NUESTRO GRAN RETO: EL RECONOCIMIENTO DE QUE FORMAMOS PARTE DE ESA CREACIÓN QUE NOS HA REGALADO EL MILAGRO DE LA VIDA.

Y, como seres humanos, lo estamos haciendo realmente ¿mal? O peor, incluso… Hasta no hace muchos años, vivíamos en una especie de burbuja que nos hacía «creer» que, no solo éramos únicos, sino que nuestro planeta, con toda seguridad, era «único» en la existencia y que estábamos sometidos a un personaje al que revistieron de personalidad, semejante a la nuestra: un dios con forma masculina, unos hábitos, una corona y un «ojo que lo veía todo»… Esa era nuestra «creencia»… y que, debido a sus leyes divinas, éramos castigados o premiados… Nuestra limitación, no solo sensorial sino de percepción, nos limitaba a esa estrecha Visión de la EXISTENCIA.

Nuestro «tiempo», por tanto, es único, especial… Estamos desplazándonos en lo alto de un estrecho muro, como equilibristas en el vacío más total y absoluto, sabiendo, teniendo conciencia –cada día más–, de que cualquier paso en falso nos dirige hacia un vacío…, un vacío hacia el cual podemos caer en un simple microsegundo, teniendo la conciencia clara de que la vida, nuestra vida: o ha carecido de sentido o bien no hemos encontrado ese sentido; o que el sentido que «hemos creído encontrar», no solo nos ha decepcionado, sino que en ocasiones, nos ha llegado, incluso, a aterrorizar.

Es hora, pues de DESPLEGAR LAS ALAS DE LA INMENSIDAD DE NUESTRA CONCIENCIA. Tenemos el inmenso privilegio y regalo de ser CONSCIENTES, no solo de nuestra vida-existencia, sino de percibir esa otra realidad existencial que nos rodea… y que es Inmensa.

¿En qué estamos fallando? Nuestra estrechez de miras, o visión del gusano que repta por una hoja, nos lleva a contemplar solo la hoja por la que nos desplazamos… Si giramos la vista, observamos que fuera de esa hoja, solo existe el vacío y el peligro de caer. Este comportamiento y adiestramiento de supervivencia, nos ha hecho desarrollar física, cerebralmente y álmicamente, unas «capacidades» equivocadas, a las que se ha catalogado de EGO: el YO enfrentado a lo que nos rodea…. y a partir de ahí hemos procesado las informaciones, siempre en beneficio –por temor– de nuestra supervivencia, que no de VIVENCIA… El MIEDO, nos ha hecho desarrollar y poner en marcha evolutiva, capacidades, que más pronto que lejano, puede hacer que todo lo que hemos «conseguido», quede hecho trizas, y, al igual que otras muchas especies: DESAPAREZCAMOS DEL PLANETA… Hemos sido de las últimas especies en aparecer… Hemos tardado millones, miles de años, en llegar o en conseguir un grado evolutivo que nos permitiese ser capaces de re-conocer y desarrollar no solo mecanismos físicos, psíquicos y manuales (aplicados por nuestra «inteligencia») para poder llegar más allá… Y, quizás, ese «más allá», sea el que ahora mismo nos esté confundiendo y noqueando…

Es cierto, no tenemos muy claro, o nada claro: nuestro FUTURO.

¿Hemos dejado ya la cuerda del acróbata?

Estamos, ahora, justo en un nudo de esa cuerda, o confluencia de caminos, donde debemos descartar todo lo dañino y adaptar todo lo que sea manejable y aplicable para el Bien Común.

Para el Bien Común, o solo el nuestro: sino el de toda la Existencia*, el de toda la Creación, todos los Seres Creados…. porque, supongo que somos conscientes de que la Vida, en su Evolución, ha tardado miles de años, millones de años en conseguir esa perfecta ARMONÍA, donde nada sobra, porque nada está por estar, porque nada fue creado porque «sí».

Las flores: crearon, re-crearon a las Abejas y a los insectos para ser colaboradores de toda su vida… Los árboles (nuestros Pulmones): crearon a sus congéneres = todos los miembros de la vegetación… siempre han estado unidos… Y todo este complejo «mundo» vegetal trajo consigo al complejo «mundo» que ha servido (y le ha servido), no solo para sobrevivir, sino para desarrollarse y evolucionar, sea en el ambiente o hábitat que sea… Y… así… hasta donde queráis pensar… Simplemente, señalar que cuando una especie desaparece: desaparecen todas las especies que están ligadas a ella… Y, nosotros, que nos hemos creído la «corona» de todas las especies, incluso ha habido quien (o el momento) que haya pensado o creído que no necesitamos NI DE NOSOTROS (como congéneres), NI DEL RESTO DE SERES VIVOS, incluido el resto de creaciones: oxígeno, agua, tierra, minerales… EL TODO ES TAN COMPLEJO COMO INFINITO: nuestro propio cuerpo físico es independiente de nosotros: es un universo aparte, del cual vivimos ajenos y sobre el cual pensamos-creemos que somos «YO».


ESTAMOS EN EL CRUCE DE CAMINOS… El resto ya lo sabemos: quizás no existan ya más muros en el vacío o cuerdas sobre el/los vacío/s… quizás… Y, es cierto, en estos momentos tan duros, porque AHORA PODEMOS SER CONSCIENTES DE LO QUE UN INDIVIDUO O UN GRUPO DE INDIVIDUOS PUEDE HACER SOBRE EL RESTO, que puede llevarnos, en breve tiempo a ser el mecanismo-arma de nuestra propia destrucción. Y esto no es una broma, sino que debemos ELEGIR qué hacer, cómo hacerlo, y individuo, ser a ser, persona a persona, no relegar todo lo que PODEMOS HACER…

Ser conscientes de que o bien trazamos Caminos Nuevos a partir de este cruce, o bien, puede que nos encontremos sumergidos en ese pozo. Y, no se trata de «ley de supervivencia», o «ley del más fuerte», que algunos «cortos de miras» tratan y tratarán (o tratarán) de hacernos creer de nuevo, para seguir con esa rueda de destrucción e ignorancia… SE TRATA, esta vez, DE SABER CONSTRUIR…

La «historia», es muy pobre, en sí, porque solo nos habla de destrucciones, imposiciones: vencedores y vencidos… Esa no es la HISTORIA real de nuestra especie, solo es la historia «sintomática».

La verdadera Historia es aquella que, desgraciadamente, no conocemos: cómo hemos llegado a saber construir, crear, superar, trasladarnos, relacionarnos, comunicarnos, cómo unos seres han ayudado a otros; cómo unas personas han creído en las demás; cómo las comunidades han logrado crear conjuntos de supervivencia… DE ESTA HISTORIA NO CONOCEMOS NADA… Solo la antropología, la arqueología nos ha dado algunas muestras… Solo la Ciencia (en todas sus ramas, incluidas las matemáticas) han sido el libro cerrado (o mal aprovechado) que nos ha mostrado nuestra propia evolución y Avance…

La solución: no es Huir hacia Marte… No sobreviviríamos, lo tengo muy claro. La solución no es almacenar o re-crear vida, desde la biología misma (no hablemos o pensemos ya, en eso de la «inteligencia artificial»)… Esto viene a ser como la sabiduría raquítica y enferma que solo es muestra una especie que no ha sabido, en realidad: EVOLUCIONAR.


Estamos, en el Cruce de Caminos… No un cruce cualquiera, porque ese «avance», puede, de un día para otro, volar, por inconsciencia, egoísmo e ignorancia, parte de nuestra corteza terrestre…

La tarea es muy dura, difícil… Pero, si entre tantas personas con capacidad para, no solo detener toda esta miseria de masacres e irracional destrucción, no somos capaces, no solo de deternerla sino de observar con objetividad QUE ESTE NO-ES-EL-CAMINO… Nos va a resultar mucho más duro, difícil y quizás, muchos seres humanos deseen NO HABER EXISTIDO…

Los puntos clave, son los contrarios, y en eso se implicó millones de años atrás la Creación misma: CUIDAR LOS UN@S DE L@S OTR@S y de TODO LO QUE NOS RODEA, que no es creación nuestra sino de la MAGIA DE LA EXISTENCIA… Saber re-conocer todo esto, ya es la Sandalia de la Sabiduría que nos ayudará a caminar por todos los Caminos, por duros que nos puedan parecer o creamos que son.


HAY QUE TENDER PUENTES,
NO DESTRUIR CAMINOS.
VOLAR, NO ES CUESTIÓN DE ALAS.
MÁS ALLÁ DE NUESTRAS POBRES PERCEPCIONES:
HEMOS DE SABER QUE SOMOS ÚNICOS,
NO SOLO COMO ESPECIE,
SINO COMO VIDA,
Y QUE NUESTRO PLANETA
ES ÚNICO EN EVOLUCIÓN DE MILLONES DE ESPECIES-VIDA.

LA PAZ NO ES UN CAMINO,


LA PAZ ES EL CAMINO


** * **