Adelante y sin miedos

Saludos y abrazos a todos vosotr@s que estáis y algunos me leéis desde diversas partes de este Planeta, hermoso Planeta.

Sé que muchos de vosotros, igual que yo, lo único que teme de esta pandemia es que nos “toque”, pero no por miedo o porque vayamos a morir, sino porque las responsabillidades, las gentes o animales que dejaríamos desprotegidas nos hacen pensar que debemos, ante todo protegernos, porque los Virus no perdonan y son difíciles de erradicar.

Por ello que es necesaria la protección, la prevención y la conciencia clara y la consciencia despierta de que naturalmente tenemos y tendremos que evitar estar en contacto con el virus, del cual, parece ser que los portadores principales son las personas. Creo que esta parte en algunas partes de este país, España, es algo que parece que forme parte como de una “leyenda” o cuento a la que ellos y ellas no pertenecen. En el proceso de “desconfinamiento” en este país, se han visto escenas inéditas, y no hace falta contarnos cosas porque eso ha sucedido mientras ha habido confinamiento radical, y lo puedo constatar en persona, igual que puedo constatar algo curioso y que no me ha hecho falta ir muchos días a la tienda o al supermercado, ya que he limitado y limito mis necesidades a una vez por semana, y en esas breves visitas lo que he constatado es que quienes estaban en el supermercado eran sobre todo hombres, y no es cuestión de machismo, sino de asombro. Cierto que éramos pocas personas, pero si habíamos siete, seis eran hombres comprando (quiero aclarar que esto, naturalmente no se habrá dado en todas las provincias o zonas de España, claro, ni tengo datos pero es lo que he observado en mi zona, de no muy elevada población). Realmente asombroso, algo que jamás había visto y me chocó hasta el punto de retroceder a la era paleolítica donde el hombre iba a la caza y la mujer se quedaba en la cueva… Es para reflexionar profundamente porque es o sería un indicativo de que nuestros instintos más primitivos siguen ahí y que surgen en los momentos más indicados, es decir, ponemos en práctica aquello que anulamos de nuestra memoria social para salir nada más pulsar el botón adecuado.

También es una llamada a una reflexión profunda sobre lo poco que, en realidad, estamos avanzados a nivel psicosocial, colectivo o como especie adiestrada dentro de una sociedad… pese a los avances y elementos tecnológicos de los que disponemos.

Y tanto es así que también al dar el “botón de comienzo de desconfinamiento”, parece que hayan abierto las puertas al fin de una situación que muchos ni se han creído, otros a medias y otros a pies juntillas con bastante miedo y preocupación. Otros con la ironía de “a mí no me va a tocar” o “yo no entro en la estadística de la edad”, por tanto han tomado este disparo de salida de maratón con bastante elasticidad, jocosidad y eso de “todo me lo voy a pasar por ahí…” y “que me pillen si pueden”…

Creo que no se trata de esta actitud totalmente irresponsable, tampoco de recorte de libertades, sino de PENSAR EN EL OTRO. Claro, supongo que a muchos y a muchas les dará mucho por ahí o por allá ya que no están dentro de los más débiles y gente propensa a coger el famosillo virus, ese extraño virus, medio informático y que da mucho que pensar, sobre todo que no viene de la mamá Naturaleza, sino de esos laboratorios oscuros y pesados donde los animales son maltratados y se han hecho y hacen EXPERIMENTOS de todo tipo, y lo más curioso es que esos experimentos nunca, casi nunca son para BIEN sino para MAL: guerras biológica, exterminios controlados, elementos a los cuales va a ser imposible casi encontrar una vacuna… porque han puesto en marcha, desde hace uffff la de años, una maquinaria imposible de controlar, tanto a nivel biológico como de geoingeniería como en químicas y demás colaterales que han sido y son las ÚNICAS SUBVENCIONADAS: no las otras, esas NO.

Hay que estar pues con los pies en la tierra y ser conscientes de que, ese virus tan inteligente (incluso reconocida inteligencia por parte de los niños por su habilidad para infectar), está en todas partes y que hay que ser conscientes porque quizás no seamos nosotros, aunque podamos serlo en el momento más impensable (independientemente de la edad o situación de riesgo) las víctimas, y aunque hay que actuar SIN MIEDOS, sí que hay que ACTUAR CON RESPONSABILIDAD, no solo por nosotros sino por quienes nos rodean, cuyas situaciones personales desconocemos, y sobre todo para PROTEGER A AQUELLOS QUE HABIENDO DADO LA VIDA POR NOSOTROS, muchos han marchado en una pesadilla que jamás hubiesen creído que iban a volver a vivir, aunque de forma distinta, claro. La gran mayoría hijos de la guerra y de la posguerra española, una pesadilla de muerte, de odios, de recelos de revanchas, de muertes, de hambre… que, estoy segura, jamás olvidaron ni han olvidado todos aquellos que todavía siguen aquí con nosotros.

Tampoco muchos SANITARIOS creyeron jamás vivir una situación semejante. Muchos de ellos CONTAGIADOS a fuerza de asistir sí o sí cada día a esta deplorable pandemia, porque aunque España, en principio creíamos y creemos que está o estaba mejor a nivel sanitario (por lo menos de asistencia a todo el mundo), ha demostrado que esa parte SANITARIA ha estado desprotegida, sin recursos, agotada, extenuada y muchos de nuestros SANITARIOS no solo se han contagiado sino que muchos, desgraciadamente, han fallecido.

Por eso y por otras muchas cosas, SEAMOS RESPONSABLES porque SER RESPONSABLES es SIGNO DE MADUREZ, de RESPETO A LOS DEMÁS y de que, por fin, es posible –digo es posible– que hayamos erradicado de verdad toda esa radicalidad paleolítica y salvaje que llevamos dentro y a la que solo le falta cualquier “click” para ponerse en movimiento, y esto para todos los aspectos: tanto si es pandemia como cualquier otra situación trágica que hemos vivido y que tendremos que vivir o re-vivir SÍ o SÍ, hasta que realmente no hayamos modificado de modo EQUILIBRADO nuestra insensata forma de mal-vivir.

Gracias a todos y a todas, un abrazo grande y por favor, elevad PENSAMIENTOS POSITIVOS CADA DÍA… aunque sea un segundo porque esto elevará la llamada INTELIGENCIA COLECTIVA, incrementará nuestra empatía y al final, entre todos y todas ENTENDEREMOS NUESTRO SENTIDO, INDIVIDUAL y COLECTIVO como ESPECIE. Sigo teniendo grandes esperanzas a pesar de todo y de haber visto cosas irracionales como las de ver y oír disparar a cazadores donde ni hay intromisión de animales ni cultivos en kilómetros. Gracias de nuevo!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s