Archivo diario: 28 de marzo de 2015

Entre lagartos y cyborgs

Mientras Caín tenga en sus manos una enorme quijada de burro con la que atizar a su hermano Abel, este mundo seguirá siendo este particular “submundo”.

La lucha entre Caín y el pasivo Abel, el confiado Abel, viene distorsionándonos desde hace miles, quizás millones de años… porque las crónicas “oficiales” que nos han llegado, no se sabe ni la antigüedad que tienen, nos vienen de cronistas que han manipulado la “historia” desde entonces… es decir, desde no se sabe cuándo.

Cierto que tenemos una parte de nuestro cerebro Reptiliana. Pero también es cierto que en la Creación, todos tenemos una misma Raíz, con lo cual nuestro genoma no es tan diferente del resto de las Especies.

El cerebro reptiliano nos impide eso que se llama “humanismo” o camaradería de hermanamiento. Somos, por tanto, seres totalmente aislados y encasillados. A eso es lo que nos empuja esa parte reptiliana. Pero, por algo, quizás, tenemos otros factores Físicos y Biológicos que son los que nos empujan, a través de la Madre Naturaleza o de la Madre Creación, el ser conscientes de que no somos tan “individuales” o reptilianos. La parte reptiliana, no es esa que se ha empeñado en afirmar David Icke que somos auténticos lagartos. Ojo, aceptar nuestra naturaleza es un síntoma de humildad, pero tampoco tenemos que ser tan estúpidos de creer-nos que realmente podemos “transformarnos” ipso facto en auténticos lagartos…. En fin… esto siempre me dejó un poco así…

¿Vencerá, de todas formas, el parámetro lagarterano que nos conducirá hasta el Camino Final de aceptarnos como Cyborgs? ¿O, por el contrario, tenderemos a Autoafirmarnos como lo que somos en Realidad: Seres Espirituales con un Cuerpo Físico-Biológico (que no cargado de chips y cables) y que por lo tanto pertenecemos al TODO DE LA CREACIÓN y que a partir de esta Consciencia podremos alcanzar un total Humanismo y descompartimentación de los distintos departamentos en los que nos hemos cerrado y parapetado como lagartos bajo la piedra?

El cerebro reptiliano siempre nos lleva a escondernos bajo las piedras, a ser totalmente individuales y a no com-partir el sol que nos calienta entre los demás.

Bueno… los Reptiles fueron Creados para ser eso: Reptiles. Los Reptiles tenían una función realmente básica en los PRINCIPIOS del Modelamiento de nuestro hermoso planeta Tierra. Eran seres DOTADOS y CAPACITADOS para vivir y sobrevivir en un medio, donde no podían, en esos momentos, haber otras especies u otras criaturas. Es decir, era el Magma de la Creación.

Los Reptiles ayudaron, nos ayudaron a que ahora, hoy, hayamos conocido este Planeta tal como está (tristemente, porque hace unos años atrás estaban mucho mejor). Este Planeta que está doliente porque esta sub-especie, irracional (basada en esquemas y en poderes), que somos nosotros lo tenemos sumido en una catástrofe, espero que no irreversible. Incapaces de Despertar-nos a una Realidad o a MultiRealidades que no queremos aceptar que existan, por el momento.

Los Reptiles eran grandes, eso lo saben hasta los niñitos de 3 años. Tenían pues la capacidad de hundirse en grandes zonas de barros y de magmas donde había en cocido restos de grandes vegetales, gigantescos por aquel entonces, que iban conformando –mientras enfriaba la Corteza Terrestre—la placa Nutricia que iba a dar lugar al resto de la Vida: Vegetales de toda especie que iban a alimentar a millones de Especies: grandes y pequeñas. Era pues necesario que por aquel Entonces, existiesen los Grandes Reptiles, y que entre ellos existiesen también sus propios enemigos… Desde entonces así andamos. Pero también fue seguro que ellos, a pesar de ser individuales, también se juntasen, como así existía, la particular tendencia de la agrupación, a la manada o al rebaño, sobre todo para garantizar la supervivencia de la especie.

Pero nosotros somos así: tenemos ese componente reptiliano donde somos “individualistas” pero a la vez necesitamos de los “demás” para nuestra propia pervivencia en todas sus infinitas acepciones.

También de esa parte Reptiliana hemos heredado algo básico: Los Reptiles no podían amamantar a ninguna criatura, era más básica la supervivencia, con lo cual la Madre los diseñó para que sus crías fuesen no-paridas, sino dejadas a su total “suerte” y “destino”. Ese fue la idea primaria de que existan los Ovíparos: era necesario que las especies superviviesen en todos los extremos. Las crías no podían atenderse. La ferocidad y la gravedad del medio que los sustentaba así lo reclamaba, por aquellos tiempos, en aquellas primeras especies.

Tenemos por tanto muy acentuada esa parte Reptiliana: cuando el peligro nos acecha, podemos abandonarlo todo, incluso hasta a nuestras crías, esto se da (desgraciadamente) en muchos humanos. Incluso se da, la triste circunstancia de que en ciertos grupos de humanos se dediquen a eso: a Sacrificar a esos más débiles, como en su momento les enseñó la Madre. Pero la Madre no lo hizo por capricho, sino que fue porque todo ello se estaba Modelando y Perfeccionando. En aquel entonces los Reptiles eran totalmente Necesarios en aquel Escenario de la Creación. Arrastrar en nuestra especie humana ese aspecto es algo totalmente retrógrado, donde lo que se avista es que la no-conciencia, la falta de Consciencia, es algo que hemos venido arrastrando, pero lo que es más triste: que algunos muchos se han empeñado en CONTINUAR hasta nuestros tiempos: los SACRIFICIOS, a lo largo de nuestra gris historia se han venido produciendo sistemáticamente, demasiado sistemáticamente.

Es también esta parte Reptiliana, que prescindiendo, total y olímpicamente de nuestra parte Humana y Espiritual, se dedica a escudriñar, a investigar, a manosear, a llevar a través de víctimas inocentes: todo tipo de experimentos de laboratorio, clínicos y demás cavernáculos que les permita averiguar ¿cómo prescindir de nuestra Naturaleza Biológica? Y, sobre todo, prescindir ya, definitivamente, de nuestra parte Humana.

Desde entonces, hace miles y miles de años, muchos Enviados, Profetas y Elegidos se dedicaron a intentar encauzar y unir esa parte sub-sub-subinconsciente reptiliana con nuestra parte Humanista o no visible, o sea, a que se abran los pasillos físicos entre ambos lados de nuestro cerebro. De momento, sólo de momento, triunfa nuestro cerebro izquierdo sobre nuestro cerebro derecho: una auténtica paradoja para nuestro mundo, donde los izquierdistas son eso, y los de derecha son lo más reptiliano que nos podamos echar encima.

Se nos deja “crecer” o evolucionar, pero… ¿quién nos deja? Podemos suponer que es nuestro Creador Mismo. La Creación parte de la No-Materia, Materia No-Visible, de la Antimateria y de otras partículas que hasta ahora no han sido “descubiertas” porque infinita es la Creación y limitado nuestro Plano de Existencia.

¿Es esto el “libre albedrío”?

Puede que eso sea así. De hecho la Creación se toma todo el Tiempo de la Existencia para modelar y perfeccionar a sus Criaturas. Se toma millones, eones de años de nuestro circunstancial tiempo.

Pero, hay algo que pica como la sarna misma en el cerebro, si no de muchos, sí de bastantes: es la lucha entre ambos frentes: la reptiliana-codificada frente a la humanista-creativa.

Humanos Codificados frente a humanos Crísticos (no entro aquí a las creencias o “religiones”, porque esto para muchos es cuestión de “creencias”). Automatistas y Cristales. Autómatas guiados por algo básico: supervivencia, que pretenden trascender más allá de sus células transformándolas en cables y chips, frente a los Cristales o crísticos: los que van más allá de nosotros mismos dejándonos trascender más allá de nuestra “concepción” biológica, Reconociendo que somos “algo más” que unos cuerpos y distintos modelos de cuerpos o especies.

Cierto, ahora, frente al Vacío mismo, frente al Precipio, la Humanidad se enfrenta, como jamás sucedió, a escoger entre ambos dos frentes: reptilianos-cyborgs o hermandades humanistas.

¿Quién triunfará?

Bueno… Reconozco que hace unos años atrás, temía más a la primera opción… pero, ahora, sé con convicción que la primera tendencia se va a ir diluyendo.

Queda bastante, pero quizás todo se acelere, porque estamos al borde mismo del Precipicio.

Creo, afirmo que nuestra parte Espiritual es el componente que va a acelerar todo este proceso y que va a VENCER sobre cualquier vibración negativa, retrógrada y enquistada. ¿Por qué? Porque no Dependemos-de-nosotros-mismos, es decir: no estamos condenados a ir encauzados por lo que dicten los dictadores reptilianos de la Humanidad. Cierto que vamos a ir aprovechando el enorme avance de la “tecnología”, pero va a ir implementándose en beneficio, y poco a poco, a pesar de todas los cerebros negro-oscuros-y-retorcidos que pululan por ahí, sobre todo en laboratorios sumamente untados por los grandes capitales, empeñados en llevar, como si fuesen burdos dioses, el destino de la humanidad entre sus manos.

NO vamos a excluir la Tecnología ni los avances, pero tampoco nos vamos a dejar invadir por los cyborgs, por mucho que pretendan crear ejércitos de éstos de medio-máquinas/medio-humanos. Necesitamos la Tecnología, si no todo esto no habría llegado a estos límites, donde TENEMOS QUE ESCOGER y relabrar nuestro Camino.

La tecnología es débil y está sometida a lo que dicte la Naturaleza. Es sumamente débil. Son sumamente débiles los avances, a pesar de que se empeñan en crear auténticos paraísos artificiales a todos los niveles. Y como sigan por ese camino lo único que van a conseguir va a ser el cansancio, el empobrecimiento y la vacuidad de la Vida misma. La Naturaleza siempre nos va a “enseñar” y como no aprendamos de sus enseñanzas no sabremos unir esas dos partes cerebrales: la maquinista y la percepcionista o intuitiva unida a lo No-Perceptible.

Que hagan los experimentos que quieran, es probable que consigan muchos “éxitos”. El único Éxito lo dirá el mismo Tiempo. El tiempo absolutamente rotundo en su Transformación y en su Transmutación es quien nos demuestra que todo es distinto a cada segundo o microsegundo que nos pasa por encima. Que somos “modelados” por algo más que está por encima de nosotros mismos. Que estamos inmersos y sometidos a Algo Más que nos viene de todas partes porque está en Todas. Que estamos ahora en la fase de un bombardeo de Energías Cósmicas que es quien nos “dicta” el Gran Cambio, eso no lo podemos evitar por muchos chemtrails u ocultamiento atmosférico de todo tipo o de cualquier manipulación climatológica a su gusto. Mientras sigamos por este recorrido: este pobre humano vivirá así: pobremente entre cincuenta u ochenta años (por mucho que digan, cuatro idiotas, que estamos en la gran fase de la vida de nuestra historia y que ahora vivimos mucho más. Platón murió muy viejo, si es que “viejo” es un concepto. Claro: “viejo” es un concepto sólo de aquí, de este mundo).

¿Reptilianos hacia los Cyborgs?

Pues mire Usté, como dijo aquel: Todo va bien, todo va bien. Yo creo, que, y aunque sólo soy una pequeña partícula en este inmenso Espacio, que eso de llegar a Cyborgs y a ciudades fantasmas, va a ser como que no. Es más, si esto se llegase a intentar implantar, siempre habrá Algo que alzará su Mano contra nosotros.

¿Cyborgs? Si ahora ya estamos medio majaretas, ahora imaginemos a esos “bichos” de humanos totalmente automatizados. Mejor que no. Para eso ya pueden ir instalando por ahí grandes hangares donde construir auténticos ROBOTS HUMANIZADOS. Pero como que no… que esto no va a funcionar así.

Léase a aquellos que hace veinte, treinta años atrás, creían que ya íbamos a vivir en auténticas ciudades en Marte y en el Espacio cósmico. ¡Qué Güay! Pensaban algunos muchos… … … Lo cierto es que todavía están experimentando, porque lo cierto es que no lo tienen, nada, nada, nada claro.

COMO QUE NO. Gracias.

Creo que me iré totalmente Feliz de este plano, Sabiendo que esto que muchos profetizan va a ser eso: COMO QUE NO.

Como aquel dijo una vez: “LA VIDA ES UN CARAMELO. QUÍTALE EL PAPEL Y SABORÉALA”, porque el Fabricante del Caramelo es Grande y Único, no nos engaña. Sólo hace falta que le quitemos el papel, el Velo y saboreemos ese gran CARAMELO: para eso nos CREÓ.

La historia de un suicidio criminal. Regreso al pasado kármico

Introducción

El pasado martes día 24 de marzo de 2015, un avión de la compañía Lufthansa que partía desde el aeropuerto de El Prat en Barcelona, se estrellaba contra un pico de los Alpes franceses.

En él iban 150 seres humanos, que en sólo unos minutos pasaron a formar parte de una terrible historia, increíble historia, algo que se nos escapaba a muchos, sobre todo a aquellos que, desgraciadamente, perdían a sus seres más queridos.

El dolor del accidente estremecía porque iban muchos niños dentro del avión.

Eso fue lo que me chocó, enormemente. Y me chocó porque, yo, como muchos de vosotros, intuimos y sabemos que los niños por lo generan andan “protegidos” por su halo o por su Ángel Especial.

Al día siguiente, miércoles, me sobrecogió una idea. No veía normal todo aquello, con tanta criatura a bordo, incluso los dos bebés.

La idea que me pasó por la mente como un rayo para quedarse dentro fue la de que aquello era un Sacrificio en toda regla. Pensé que podía haber sido también un acto terrorista, pero tampoco me cuadraba. No dejaba de darle vueltas a lo del Sacrificio.

Hechos que me hacen sustentar mi propia “teoría” al respecto

Eran 16 los niños adolescentes que procedían y regresaban a Alemania.

Pensé que este Sacrificio estaba realizado con algún fin en concreto. Empecé a darle vueltas a los números, como hacen los conspiranoicos. Pero es que no era eso: había algo muy relevante: 16 niños y dos bebés inocentes. Comencé a sumar el número del modelo de avión, la fecha, y no me cuadraba nada. La fecha sumaba 17. Los niños: 16 adolescentes.

El número 16 en el Tarot pertenece a La Torre. La Torre, es quizás una de las únicas láminas o cartas que, cuando sale invertida, sentencia para siempre. Cuando sale una Torre invertida significa Destrucción sin vuelta atrás.

Después, estaba el hecho de escoger los “Alpes”. Los Alpes están estrechamente relacionado con los niños, a través de un cuento mundialmente famoso: Heidi.

Las montañas, están relacionadas con Dios. Los Alpes, con los niños.

Había allí algo muy escabroso que se me escapaba y que para mí tenía más fundamento que el simple hecho del “accidente”.

Al día siguiente, jueves, comenzaron ya a surgir las luces informativas de que fue el piloto, el alemán Andreas Lubitz, de 28 años, que preparó el Sacrificio colectivo y lo llevó a término.

Creo y pienso que este acto “ritual” puede tener dos senderos. Uno, al que trataré de llegar desde un ángulo totalmente distinto porque es a lo que estoy “llegando” últimamente por intuiciones y preclaridades que me llevan a “Saber” y casi a afirmar a ciencia cierta que nosotros, como jueces únicos de nosotros mismos, somos quienes llevamos a término nuestra propia sentencia. No Puedes Matar e irte al otro plano (matar o ejecutar o asesinar), esperando que no ocurra nada o que venga un juez supremo que te dicte sentencia: No. Somos nosotros nuestros únicos jueces. Nuestros jueces divinos.

Como todos los que estamos aquí, también es cierto, que lo que único que podemos hacer con mayor claridad es elucubrar, porque aunque sintamos las “presencias”, los “toques”, los “aromas” del o de los otros Planos, jamás (de momento) lo afirmaremos de forma general y contundente porque no tenemos “aparatos” para ello. Creo, firmemente, que reencarnamos, tanto Animales como Seres Humanos, y que al venir a este plano, si nos ha sucedido algo terrible físicamente, traemos esas “señales” físicas en mayor o menor grado, desde otras vidas… hasta que nuestros Cuerpos han sido, o consiguen haber sido sanados.

Necesitamos del Abrazo fraterno de todos Nosotros. Necesitamos del Amor Eterno para poder Evolucionar a planos superiores. Necesitamos fluir dentro de este plano en esa Sabiduría: la Sabiduría y el Poder del Amor.

Hechos

El piloto alemán Andreas , sabía perfectamente que iba a realizar el vuelo ése día, la ruta y sus pasajeros. No lo hizo en un acto inesperado o impensado. NO. Estaba todo planeado. Quizás lo planeó también que por lo que fuese, hizo salir al piloto principal de la cabina. Igual conocía sus costumbres… pero, creo, que más bien fue algo planeado para hacerle salir justo en el momento en que se iba a encontrar frente a las montañas de los Alpes.

Su respiración era tranquila: sabía lo que estaba haciendo. Sabía que iba a Sacrificar a 16 niños adolescentes y a dos bebés. No excluyo al resto de pasaje, pero creo que la Causa principal fueron los NIÑOS.

Después han ido descubriendo que la pasión de Andreas por el vuelo fue su único motivo central de “vida”. Descubrieron que sufrió un parón, una gran depresión mental antes de poder convertirse en piloto oficial.

Esta grave depresión, este parón, seguramente fue provocada por un grave conflicto interno. Un conflicto que, seguramente, le hizo plantearse si seguir o no con su impulso principal en esta vida. Seguramente, sintió hasta terror de convertirse en piloto. Quizás, este piloto sentía que era el Artífice de algo más, que no tan siquiera de sí mismo.

¿Fue ese el motivo del gran Sacrificio?

Ahora, imaginaos, sólo imaginaos y reflexionad sobre lo que voy a tratar de exponer, y que cada vez adquiere más contundencia en mi interior.

Causa-efecto kármico de alguna o varias vidas anteriores

Cuando se provoca un gran Desequilibrio de Energías a través de muertes violentas, esto no queda en el vacío absoluto, tarde o temprano se manifiesta. Y, más temprano que tarde, exige que todo vuelva a su cauce.

No se trata ni de venganza ni de justicia divina (mucho menos de la humana).

Las Energías van buscando su cauce hasta que son devueltas a su Origen primitivo. Y el Origen no es el de cumplir la ley del Talión, o la de castigar a quien ha castigado o ha cometido algún tipo de Mal o causado Distorsión en las Energías.

Esto también lo podemos observar con nosotros mismos: cuando no Cumplimos con nuestro Objetivo primordial en esta Vida, sea o no kármico, todo se reproduce hasta que logra que se cumpla; y si no es así, esto vuelve a reproducirse en tantas vidas sean necesarias para que Hagamos posible Aquello que hemos venido a Realizar, bien por y para nosotros mismos, bien por y para los demás.

Volviendo al por qué el piloto Andreas decidió sesgar violentamente todas esas Vidas, entro en el túnel que me lleva al fondo de una luz. Seguramente, cuando Andreas estuvo en tratamiento psiquiátrico o psicoanalítico, realizó algún tipo de regresión. Digo que eso es probable, sólo lo digo. Cuando uno entra en grave conflicto con uno mismo frente a algo que es la pasión y el “objetivo” de su vida terrenal, puede utilizar diversas vías para averiguar la causa. Es probable, también, sólo digo que es probable, que el piloto Andreas haya pasado por sesiones de hipnosis.

Si todo nos cuadrase de forma más o menos “estructurada” y si esto está relacionado con el karma anterior de esa persona, quizás nos quepa imaginar que es PROBABLE que Andreas en otra vida anterior hubiese sido piloto durante la segunda guerra mundial.

Digo, que es PROBABLE, que Andreas hubiese sido piloto durante la Segunda Guerra Mundial en la confrontación nazi con el resto del planeta. Es PROBABLE que Andreas , siendo piloto, no le hubiese gustado el “hecho” de MATAR a ningún semejante. Es PROBABLE que, siendo piloto, tuviese un grupo de amigos “pilotos” o de conocidos que fuesen del sector nazi.

Es PROBABLE que, dada la Ley Kármica de Cumplimiento de Amor al que vamos abocados TOD@S, Andreas se haya encontrado con que en esta “vida” él tenía o hubiese tenido que ser el artífice material del gran Sacrificio de esos otros “amigos” o conocidos criminales con quien estuvo involucrado en vidas anteriores.

Para que un Karma se cumpla en la Ley del Amor, cuando hacemos daño a alguien arrancándole la vida violentamente, será necesario que Alguien en alguna vida “futura”, Alguien de ese Tiempo Futuro, Sufra y Llore con Dolor Auténtico del Amor, el sesgamiento repentino de quien en “otro Tiempo” causó ese terrible Mal.

Hasta que Alguien no Sufre por Nosotros o por Ti, no eres devuelto a la Ley Kármica del Amor Eterno. Quizás sólo entonces podamos restituir lo que hemos hecho de daño a Otros.

Quizás Andreas fue la llave para que cierto número de Almas que tenían pendiente ese cumplimiento fuese llevado a cabo. ¿Acaso hay algo más terrible que la muerte violenta de un niño o de un adolescente? Ningún dolor puede ser más auténtico que este que describo: La pérdida de un hijo, de un hermano, de un niño pequeño o adolescente. Creo que esto las Madres lo pueden entender perfectamente, y también los padres. No hay dolor mayor que es la pérdida de un HIJ@ al que amas, y lo que es peor: NO LO ENTIENDES. ¿Quizás no podamos llegar a entender que quizás ese DOLOR sea el que le haya, por fin, devuelto al AMOR ETERNO?

Si esto es así, y aunque no lo fuese: Andreas merece, también, nuestros llantos y nuestro Amor. Andreas merece que recemos por él para que sea restituido a la LUZ y que jamás vuelva a suceder. Que retorne purificado a su Origen y que de él vuelva para ofrecer aquello que debió dar a su vez también: AMOR.

** *** **

No deseo terminar todo este artículo sin remitirme a otro punto de visión: a la visión más conspiranoica, que seguramente ya muchos habrán estado utilizando. No debo descartarla porque este mundo, hoy por hoy, no rula, precisamente, por su pre-claridad ni por su humanismo, sino por todo lo contrario. De todas formas es una segunda hipótesis que descarto.

Si esto fuese posible, de todas formas, esto volvería  a remitirnos, como en un laberinto, al punto de visión anterior.

Imaginemos que Andreas asistió a sesiones de regresión. Imaginemos que Andreas asistió a sesiones de hipnosis…. Sabemos que a través de la hipnosis Profunda, pueden inculcarnos una serie de actos. Pero también sabemos que, no los vamos a realizar, si lo que se nos pretende inculcar como orden subconsciente es algo que va a ir contra nosotros.

Imaginemos que… no sólo Andreas sabía de ese vuelo que ya estaba reservado hacía unos días o semanas. Imaginemos que alguien de este sector-mundo, sumamente ligado a los sacrificios de todo tipo para pretender continuar en el podio de los poderes humanos, ingenia algo, algo que necesita como “poseedor” si no absoluto, sí, poseedor de un “sistema” que hasta ahora no hemos logrado vencer. Un sistema basado en el vencedor y el vencido, basado en el rey y en el esclavo, un sistema que está basado en los poderes y en los prisioneros de él. Gobernantes y gobernados.

Sabemos que los grandes poderes de antaño en muchas civilizaciones se han sustentado con los Sacrificios, con el derramamiento de sangre, sobre todo el derramamiento de sangre de jóvenes adolescentes varones y jóvenes adolescentes vírgenes. Pretendían con estos espantosos sacrificios perpetuar su poder en los tronos. En Sudamérica esto iba a miles…. Pero siempre son ellos: los INOCENTES o considerados más puros, para su entrega a crueles dioses que perpetuaran los viejos cimientos de esa índole.

Sabemos que incluso, hoy en día, existen sociedades secretas que no sólo realizan sacrificios de animales, sino de bebés y de adolescentes.

Admitamos que esto haya sido posible. Admitamos que Andreas haya podido entrar en una sesión de hipnosis con órdenes subconscientes profundas conociendo de antemano que ese vuelo iba a ser realizado con esas características. Entonces estamos hablando de un Sacrificio masivo (sin que entren por medio las guerras y matanzas a través de ellas) en el sector de Occidente, para perpetuar los poderes occidentales, y que esto realizado así quedaría totalmente “oculto” a la vista de los demás.

Tanto en la primera hipótesis como en la segunda hipótesis Andreas mostró (por lo visto) una gran serenidad: una RESPIRACIÓN tranquila, sapiente de todo lo que iba a suceder y cómo y de qué manera: en ese Sacrificio no iba a quedar absolutamente nada intacto que llevase a cualquier declaración, salvo las elucubraciones de lo que se pudiese encontrar en las cajas negras. Y, hasta casi consigue, que ni siquiera ellas fuesen testigo de lo “ocurrido” en ese lugar.

** *** **

Sobre la segunda hipótesis, conspiranoica, o de este “mundo” de poderes:

He apuntado la segunda hipótesis porque pensar más allá de lo que nos acontece y “pensar” en un abanico de posibilidades en un mundo donde se realizan cosas terribles, cosas horribles, cosas ocultas, cosas que llevan bajo un total ocultismo una serie de “órdenes” de los poderes que arrastran a las grandes masas, es necesario que tengamos en cuenta todas las posibilidades, pero, particularmente y dados mis limitados “descubrimientos” y percepciones intuyo con mucha fuerza la Ley Kármica del Amor y del Equilibrio de las Balanzas. La segunda parte, aunque fuese cierta o se aproximase o hubiese detrás de todo ello otros artífices ocultos, es una parte que obedece y Obedecerá siempre a la primera de la Gran Ley Cósmica, pro muchos payasos que hayan por ahí intentando controlar y encarrilar los pasos inciertos de una Humanidad, la nuestra, una humanidad que se enfrenta (nos enfrentamos) a Grandes Enseñanzas de la Creación misma.

** *** **

Creo que TODAS las Almas que fueron arrancadas violentamente ese día de este Plano merecen nuestra más humilde Oración, y debemos darles a TODOS nuestro más sincero Abrazo de Amor. Sólo así lograremos restituir algo que se nos escapa… porque, además, también se les escapó a Ellos mismos. Sólo el CREADOR, SUPO LO QUE ALLÍ OCURRIÓ.

Lo que sí es cierto es que esas Almas, están ya Sanadas devueltas al Origen para toda la Eternidad. Yo, por lo menos, así lo Deseo con todo mi Corazón.

** *** **

Hoy sábado confirman que los Alpes era zona harto frecuentada por el suicida.

El cuento del caramelo

Érase una vez un opulento capitalista, que, pasando por una ciudad llena de harapientos hambrientos, metió la mano en uno de sus bolsillos (porque los otros estaban llenos de carteras y tarjetas de crédito), entonces, sacando una porquería mísera de caramelo que le quedaba, tras haberse chupado los dedos con los más buenos, dijo: –¡Bah, este no me gusta, que se lo traguen los cerdos.

Cierto: Trataba a todos aquellos Miserables hambrientos como a cerdos.

Entonces, cogiendo el caramelo, con su envoltura y todo, lo arrojó hacia atrás, por encima de su hombro, para ver si encima el gesto le traía “buena suerte”.

Entonces, oyó un gran griterío y un enorme jaleo a sus espaldas.

Se giró y contempló asombrado que encima de donde había-había-había caído el caramelo, se encontraba una horda de, por lo menos, ochenta harapientos.

Estos Miserables hambrientos harapientos se mataban unos a otros por atrapar esa porquería de caramelo.

Extasiado, se dedicó, el rapapuerco* del opulento capitalista, a contemplar divertido cómo esos cerdos harapientos se pegaban unos a otros, se arrancaban los harapos malolientes, se pellizcaban, se mordían unos a otros, se sacaban los ojos, se daban de patadas y creyó hasta incluso ver que hubo algún muerto.

Cuando pasaron bastantes minutos, harto ya de la trifulca, y aburriéndose, giró la espalda y se fue.

Entonces, allí, tumbado cómodamente en el súper cómodo sofá de la superlujosa habitación del superestridente hotel donde se hallaba hospedado, no cesó de darle vueltas la cabeza. En ella, como en un cinemascope, aparecían una y otra vez la horda de cerdos violentos que se mataban por un simple caramelo.

–¡Cáspita! –dijo– se me ocurre algo muy interesante. Sí, creo que va a ser muy divertido.

Entonces, al día siguiente, compró un bolsote de caramelos y papachurres y chorrapapas, y se dirigió hacia el parque donde había encontrado la horda de cerdos harapientos.

Viendo que se hallaban cerca algunos cuantos, metió la mano en la bolsa y comenzó a tirar las chorradas al suelo.

Naturalmente, entonces, los Miserables hambrientos, se tiraron, igual que el día anterior sobre esas pobres y tristes migajas.

Divertido, el rapapuerco opulento capitalista, comenzó a caminar aprisa aprisa, luego más deprisa, y luego ya medio corriendo, tirando tras él el resto de chupiporquerías que llevaba en la bolsa.

Esta vez los Miserables hambrientos se pegaron menos, estaban tan absortos siguiendo al rapapuerco capitalista que se olvidaron de matarse unos a otros.

–¡Vaya, qué gran descubrimiento! –se dijo a sí mismo.

Entonces, cada día inventaba algo divertido para llevar tras de sí a toda aquella horda, a ver cuál circunstancia le divertía más.

Un día, llevó corriendo a la horda hasta la orilla del puerto. Allí arrojó más de media bolsa de chupachorras al agua. Contempló extasiado como casi toda la horda se arrojaba al agua para atrapar alguna de aquellas miserables miserias que ese rapapuerco tiró.

Fue entonces, cuando uno de aquellos Miserables hambrientos se detuvo al borde del agua e intentó detener al resto.

–¡Alto, compañeros y compañeras. Compañeras y compañeros, alto!

Primero no le hacían caso, pero luego se fueron deteniendo y fueron formando tumulto alrededor del Atrevido.

–Escuchad, Compañer@s. Estamos haciendo algo muy miserable y que va contra nuestra Condición. Estamos dejándonos engañar por unas miserables chupaporquerías. Nosotros, Compañer@s, tenemos Hambre. Lo que estamos haciendo, Compañer@s, es entretener a este miserable mientras nosotros nos matamos, nos agredimos, nos destrozamos por algo que no va a aliviar nuestra hambre ni miseria.

En esas que el rapapuerco capitalista se había girado…. (quizás temía algo)… y “pies para qué os quiero”: rápida y disimuladamente intentó dirigirse a su hotel. Ese superlujazo de hotel no estaba lejos, claro, sino hubiera cogido alguna bicicleta-taxi o algún taxi-motor (pero de estos no había muchos en esa miserable ciudad con cuatro rascacielos que albergaba a los miserables rapapuercos capitalistas).

Bueno, no dio tiempo a que se esfumase del todo. El Atrevido convocó a algunos, a él mismo entre ellos, y se dirigieron (a escondidas) tras él para saber dónde se albergaba.

Una vez lo supieron, volvieron al grupo que les esperaba todavía allí en el puerto.

–Compañer@s, mirad, os vuelvo a decir que no debemos secundar ni ser el objeto de diversión de esos rapapuercos. Por mucha hambre y miseria que estemos obligados a pasar. He pensado una cosa: bla, bla, bla, bla… y bla.

–¡¡Aaaahh, Eeeehh, Oooohh!! –dijeron el resto boquiabiertos y admirados por la brillante ocurrencia del Atrevido.

A la mañana siguiente, un grupo de once de aquellos Harapientos (entre ellos Atrevido), se dirigieron al hotel. Entonces, el que iba más aseado y mejor visto, entró en la recepción del hotel.

–Mire, señor conserje, estamos buscando a un señor muy elegante que cada día sale de este hotel cargado con bolsas de caramelos y chuches. Nos dijo que viniésemos hoy porque le íbamos a ayudar en su obra de caridad. Quieran los cielos que usted, buen conserje, nos indique si como nos dijo, a usted le avisó de que vendríamos para acompañarle para realizar su buena obra de caridad. No, no, no buen hombre no me lo agradezca, dios le bendiga, porque sé que usted también contribuye, con él, a fomentar esta inmensa labor, y créame, que nosotros, como representantes que somos de los más destituidos, le proclamamos que será bendecido por dios mismo y que tiene abiertas las puertas del cielo.

–¡Ah, bueno, si es así,…! Pero, por favor, no molesten, vayan a la puerta de atrás, yo le diré que están ahí y deseo que les vaya bien en su obra. Sí, creo que sí, que se trata de un cliente superior y que dará más fama a nuestro hotel. Vayan, por favor, a la parte de atrás que da a las cocinas.

–Gracias buen conserje, dios se lo pague con muchas propinas.

Salió Atrevido, y comunicó al resto lo allí sucedido.

–Escuchad, Compañer@s, vamos a ir atrás sólo dos de vosotros. Mientras, nosotros estaremos aquí, porque, seguramente que el “caballero” decida salir por la puerta de enfrente.

Así lo hicieron. En esas que el opulento rapapuerco salió como con temor, mirando a derecha e izquierda, por si las moscas. En esas que de detrás de los árboles salieron los nueve Miserables y lo rodearon.

Acongojado por la situación no tuvo más remedio que acceder a sus peticiones. Entonces el grupo se dirigió a la parte de atrás del superlujosísimo hotel donde le esperaban aquellos otros dos compañeros.

El rapapuerco picó a la puerta de las cocinas.

–Buenas, estooooo… ¿está el jefe de cocina?

–Sí, un segundo, ahora le llamo.

–Buenas, estoooo… mire, soy cliente de su afamado hotel. Ahora estoy hospedado, usted mismo llamará a recepción porque quiero que carguen en mi “cuenta” unas cuantas cosas que le voy a pedir “extras” y para ya mismo. Porque, estooo… estooooyyyy haciendo una buena obra de caridad en su ciudad que va a repercutir en la publicidad de su hotel. De hecho, creo que pueden llamar a los medios de comunicación para tramitar la publicidad.

–»Verá, deseo que en mi cuenta se carguen a partir de ahora ya mismo: menús para trescientos comensales. Estos menús deben ir preparados para que puedan ser repartidos. Yyyy… estooo… esto lo deben de hacer todos los días en que me encuentre alojado.

A partir de aquel momento, uno de aquellos Harapientos “convenció” al rapapuerco de que necesitaba un guardaespaldas y que debía de darle aquel empleo y vestirlo tal como debía ser su rango. La contraoposición ya la podemos suponer: o eso o se le tiraban todos encima y le hacían lo que ellos habían hecho con aquel primer “caramelo”… Bueno, no tanto, porque a esas alturas, los Harapientos habían dejado entrar en sus luces la inteligencia de la que todos somos portadores, y ya sabían ser Negociadores. Naturalmente que el encargado de que todo se llevase a buen término fue, cómo no: Atrevido.

El hotel dijo que no quería publicidad, menos de ésa, claro, ya que se exponían a ser el centro de rehabilitación de los pordioseros de la ciudad, y eso no interesaba, claro.

** *** **

Fin del cuento: Los Miserables pordioseros se organizaron. Hablaron con el hotel, luego con la cadena responsable del hotel. Consiguieron que fluyera una idea que les diera trabajo: desde el superlujosísimo hotel se montó un restaurante, un gigantesco restaurante de comida rápida. Los encargados de llevar este proyecto a cabo: ¿los imagináis? ¡Sí, sí, sí! ¿Por qué?: Pues porque supieron “negociar” con los rapapuercos. Éstos fueron perdiendo parte de esa hostilidad y de birlamonos. Éstos soplapollascapitalistas supieron ir integrando a todos aquellos “inútiles”, para que aquellos Inútiles mismos fuesen Útiles entre Todos.

Último apunte sobre la moraleja del cuento: No debemos matarnos unos a otros (cosa más corriente y común de la que imaginamos, como toda la gente “corriente” que hay por ahí pululando, o gente que no quiere “pensar” o atreverse a cambiar el rumbo de sus vidas). Como decía: no debemos maltratarnos unos a otros. Debemos Organizarnos para saber sacar proyectos adelante. Debemos Organizarnos para ir consiguiendo, paso a paso, aquello que Debemos ir consiguiendo. Naturalmente, debe bastarnos y sobrarnos el estar bien y saber compartir tanto lo material como lo inmaterial. Proyectos e ideas deben desembocar en Intenciones: las Intenciones en Actos. Y los actos, como aquel que entierra una semilla: florecerán, de eso no nos quepa la menor duda.

Sniff del cuento: Esto es sólo un cuento, y quizás la moraleja auténtica es que no nos dejemos engañar jamás por un puto caramelo. Y, desde luego, erradiquemos de nuestras Mentes la tendencia destructiva de matarnos unos a otros, por eso: por un PUTO CARAMELO. Quien quiera entender, que entienda ¿vale?

_________

(*) Rapapuerco: equivalente a sangrapuerco, salteapuerco, birlapuerco, etc., etc., etc. Rapa viene de rapar: quitar, recortar, pelar, despojar, sangrar, hurtar, birlar. Su antónimo, claro, como así debe ser es: retornar, devolver, restituir, etc.

Los Mayas

 

Los Mayas se fueron a la playa,
hartos ya de tanto calendario.

Y, hartos, decidieron que iban
a fomentar de ahí en adelante:
¡Todos los días son festivos!

Al llegar los conquistadores
con sus estandartes:

¡Oh, decepción,
estaban todos en la playa
del Dorado, tumbados sobre la panza,
rascándose con delectación
y riéndose de los pobres imbéciles
que venían cargados de banderas,
banderas y estandartes,
con cosas raras sobre la cabeza,
cabeza, que, por otra parte,
era sumamente extraña:
Llevaban pelos hasta en la lengua!

Quizás fue por eso que nada más verlos
decidieron que lo que se merecían
era ni más ni menos que eso:
Un calendario de piedra.

Lo que hicieran con él daba igual, igual, igual.
Ellos ya tenían declaradas sus vacaciones.
¿Para qué iban a alentar a esos alentadores
conspiradores de la historia
para que se despanzurrasen a gusto
sobre los maizales de mayas y aztecas?

Lo peor: que despanzurriasen
a los pobladores de los pueblitos mayas
y de otras latitudes y maizales…
Ellos ya tuvieron bastante:
aprendieron que los sacrificios
iban a traer más y más sangre,
por eso allí estaban ellos:
los conquistasangres.

Sí, hicieron bien en regalarles los mayas
aquel inmenso calendario
a esos raros de conquistadores.

Contentos, marcharon todos
con el pedrusco en romería
hacia los barcos para dar la buenanueva
de que nuevos mundos iban a venir ya cerca.

Contentos, porque según les dieron a entender
los mayas y aztecas: a ellos ya les fue bien.
Por eso ahora entraban todos en vacaciones.

Marcharon los barcos de nuevo hacia la ruta de vuelta.
No importa, no importa… en el cam-ino, ejem…
en el mar-ino de vuelta perdieron su tino.
Casi todas las naves naufragaron,
salvo una, claro: la que llevaba el pedrusco.

Así, fue como el Calendario Maya
llegó intacto a las Españas y a las Europas.

Desde entonces, cientos de cabezas
se andan rascando, no la panza,
sino las neuronas,
intentando descifrar los dibujitos,
hechos con muy mala leche,
por cierto,
para que les diesen el acertijo
de irse todos los del gran Occidente
a tomar por saco. Perdón.
De irse todos de vacaciones
como ya lo hicieron sus escriptores.

Y, es que en este mundo,
no hay nada nuevo.
No sé si escrito, pero nuevo: no.
Por lo tanto, no hay nada mejor
que descubrir el descubrimiento
de cómo vivir sin rascar una:
como vieron hacer a los mayas:
tumbados panza arriba,
decretando que el famoso calendario
y su secreto era eso: vacaciones eternas,
sin dar una, por supuesto ni 21 o 12.

Fin.

Sobre los “misterios” de la Enfermedad

Sobre los misterios de la larga agonía ante el gran Momento. ¿Por qué llamar Muerte a los estados de transición? Para mí la muerte sería aquella que se produce de modo repentino, aquella que no estaba prescrita,… aquella que es determinada por actos ajenos,… aquella que es ejecutada por quienes no Tienen Permisión para ejecutarla, y, sin embargo, la ejecutan creyéndose el baluarte justiciero de dios mismo (dios en minúscula, porque estos que se creen brazos ejecutores de profetas y dioses, no es al Creador a quien persiguen sino que lo odian y lo repudian hasta lo más profundo de sus células). Quizás esto, para mí, signifique la muerte: algo que irrumpe donde no debiera de haberlo hecho. Se sesga algo que no debía de haber sido sesgado en ningún aspecto. Léase en todo esto a todo y a todos aquellos que ejecutan muertes y matanzas en nombre de lo que sea. Léase en todo esto, también, aquellas muertes que cumplimentan unas leyes de “supervivencia”, porque es muerte todo aquello que rodea la predación innecesaria de todo lo vivo. Incido de nuevo en el Maestro: “¿Cómo si no podrían comerse aquello que está vivo, si antes no está muerto?” Esto, creo recordar, pertenece a uno de sus Evangelios Apócrifos. La Enfermedad, cualquier tipo de enfermedad, en verdad que representa un gran misterio, y no DEBIERAN dejar de lado este aspecto los sanaenfermos, los intermediarios de la salud, los ejecutadores-libradores de cualquier mal a través de cualquier medio físico: quirúrgico, farmacológico, químico y cualquier “terapia” que procede a erradicar, según parece, cualquier tipo de mal, salvo aquel que tienen prescrito que no pueden erradicarlo, por desconocido. Existe en la Enfermedad un Tamiz infinito de factores que inciden para que un ser humano (ahora sólo me remitiré a nuestra especie) caiga enfermo. Ya sabéis: factores endógenos, factores externos, factores psicológicos, factores energéticos, factores culturales (pues claro que sí), factores hereditarios, factores ¿por qué no? fantasmagóricos o de vampirismo energético, factores contaminantes, factores basados en los lugares geológicos, factores de intercambio con cualquier otro ser humano o ser vivo, factores climatológicos, factores kármicos, factores de desequilibrio de todo tipo, factores de malformaciones heredadas o adquiridas, factores disfuncionales, factores de estrés, factores de desconocimiento interno, factores alimentarios, factores químicos, factores de contagios, factores de ego (la enfermedad como reclamo inconsciente o subconsciente); factores desequilibrantes de todo tipo de elementos que se consumen a través de boca, de piel o de agresiones por parte de quienes pretenden “arreglarte” la careta o el escudo físico, etc., etc.,… y etcétera. En realidad es tan delicado el aspecto de la salud que nos espantaríamos, como seguramente muchos andan espantados de sus propias enfermedades y desequilibrios; como seguramente muchos se espantan cuando, de un día para otro, caen enfermos sin remisión, sin vuelta atrás; como seguramente muchos se espantan cuando se dan cuenta de lo terriblemente frágiles y vulnerables que somos. Y… mientras, a darle caña, porque ESTO AGÜANTA (con diéresis incluida, que da más efecto). Es decir, algunos se creen tan invulnerables que hacen todo lo más cojoneramente posible para “probar” cosas que les van a destrozar, más a la corta que a la larga, y sin vuelta atrás. No voy a tocar este último aspecto, porque es algo carente de sentido, porque es algo inducido voluntariamente, con lo cual aquí no valoro lo de la Enfermedad como misterio. Me gustaría que reflexionaseis sobre el sentido de la Enfermedad, en sus miles de aspectos, que, sin duda, vamos adquiriendo a lo largo de nuestra corta vida. Cuando hace algún tiempo ya se empezó a aceptar lo de “psicosomático”, muchos cayeron en el terrible error de que cualquier enfermedad puede ser corregida porque es de origen psicosomático. Nada más lejos de la realidad. Al mencionar “psicosomático”, también incluyo el aspecto que rodea la vida social de cualquier ser humano, con sus terribles carencias y desperfectos, que como cualquier objeto sometido a la intemperie, sufrimos, eso sin lugar a dudas. Pero no todo es de origen psicosomático, no todo es por contagio, no todo es por error básico o múltiple. No. La Enfermedad cuando se adquiere no sólo posee un aspecto o un camino. La Enfermedad, muchas veces, y eso lo sabemos, es un Stop obligado al que nos somete nuestro cuerpo para que paremos en algo que estamos haciendo mal. El cuerpo necesita que paremos. El cuerpo necesita Sanarse. Pero como réplica a esto lo que hacemos es algo totalmente contrario: engañamos al cuerpo como a una máquina, porque no soportamos estar enfermos. No queremos someternos a los parones de la enfermedad, y menos en una sociedad como esta donde cualquier cosa proveniente de la Madre Naturaleza es ni más ni menos que menospreciada y hasta vista con asco, con temor, con angustia,… en fin… algo que debe quedar lejos de nosotros, algo que debe quedar tan lejos como la misma muerte, que la mayor parte de las veces es considerada un “accidente”, o como algo mecánico: “a todos nos llega la hora”, sin querer entrar en más trapo. La Enfermedad, su lenguaje debe ser estudiado desde cada individuo que la padece. Al padecerla debemos examinar como esos investigadores dónde estamos “pecando”, dónde está nuestro error de todo tipo. Los errores pueden ser múltiples o casi, por qué no, infinitos. Es necesario ir paso a paso como un investigador, hasta averiguar qué es lo que nos está pasando y cuál es el aviso y la señal que pretende comunicarnos nuestro Cuerpo. Pero a veces, la Enfermedad, tan siquiera tiene uno de esos lenguajes externos que nos envuelven y nos modifican con demasiada masividad, hasta incluso pretender terminar con nosotros. A veces el lenguaje de la Enfermedad es algo, puede ser algo kármico, algo que debemos vivir hasta que no hemos resuelto el lenguaje primario de la detención física. A veces el lenguaje de la llamada Enfermedad, puede ser, sin más, el parón al que nos somete no sólo nuestro cuerpo físico, sino nuestro Cuerpo Espiritual. Quizás este sea el lenguaje más inaccesible. Quizás este sea el lenguaje donde nunca nos detengamos porque no creemos, a priori, que nuestro Espíritu nos puede estar parando a través de nuestro cuerpo físico, enfermándolo. Es tan profundo todo esto que me gustaría que reflexionaseis al respecto. Porque, también, y a decir verdad, tenemos otro Motor muy potente, muy potente. Un motor que, hasta incluso, nos impide “caer enfermos”, aunque sepamos que podemos hacerlo. Este motor está ligado a las energías Cósmicas, a la Consciencia de nuestro Yo Soy con el Todo. Este motor siempre estará en marcha hasta que hayamos cumplido todo lo que hemos venido a cumplir como Caminantes en este plano. Desde luego nuestros pies no van a ser elevados cada vez que vayamos a caer por un precipicio, aunque alguna vez así lo hayamos sentido, sabiendo que ha habido alguna intervención “externa” que nos ha salvado. Esto tampoco es siempre así, por muchos supermanes que vayan por ahí con sus bólidos a más de 200 km, por muchos supermanes que pretendan salir volando en ala delta, por muchos supermanes que se cuelguen de una cuerda para practicar eso que se llama “puenting”. En fin, supermanes hay de todas las especies, y, a buena fe que sí, que realmente vamos a ser “salvados” hasta que nuestra hora no llegue, en muchas ocasiones, pero es más humilde admitir que no estamos a salvo de nada y que debemos cuidar nuestro cuerpo que es nuestro Templo, que él sí que es Perfecto, por muchas bazofias que le metamos o por muchas insensateces que hagamos de él y con él mismo. Demos pues el abrazo a cualquier Enfermedad que nos tenga bien abrazar porque de ella aprenderemos. DEBEMOS APRENDER DEL LENGUAJE DE NUESTRAS ENFERMEDADES Y LIMITACIONES. También debemos aprender a saber morir, llegado el gran Momento. Sí, desde luego, lo que más asusta es el mismo sufrimiento, la larga agonía, el largo sufrimiento. Muchos desearíamos partir ya a través de eso que llaman eutanasia. Tengo que admitir que, para mí, la eutanasia sólo tiene un valor: evitar el sufrimiento extremo que un ser vivo pueda llegar a sufrir, por ejemplo, en un accidente terriblemente traumático. Pero tan siquiera ahí, tal vez, porque tal vez baste con administrar drogas lo suficientemente potentes para evitar el re-conocimiento del destrozo y evitar sentir ese terrible dolor. Y, quizás, tan siquiera ahí, ya que la Madre Naturaleza se encarga, en muy poco tiempo, de desconectarnos de ese terrible sufrimiento a través de la pérdida de la consciencia. Dicho esto, quizás estoy poniendo en entredicho eso de la “eutanasia” por “compasión”. Pues sí. Pongo totalmente en entredicho eso de la “eutanasia”. Es más, creo que cualquier ser vivo tiene que tomar su “tiempo” para darse cuenta que va a abandonar este plano. Es más, creo, firmemente, y por cosas que he vivido personalmente, que el padecimiento que, a veces, nos parece prolongado, no viene ni más ni menos que como una Secuencia Kármica. Cuando un ser vivo ha “vivido” muchas vidas, vidas las cuales han sido arrebatadas violentamente a través de la muerte, llega, tendrá que llegar Su Momento, en una Vida, donde tome consciencia de su trasvase etérico: es decir, tiene que tomar la conciencia de que está abandonando su Cuerpo para integrarse en el etérico y así, quizás, poder escoger qué otro tipo de Vida podrá o querrá Vivir una vez desintegrado su cuerpo físico. El poder de Esta Consciencia, debe ser respetado y Amado totalmente. Claro: nosotros “sufrimos” más que quien está sufriendo, paralelamente nos parece indecible e invivible este nivel de “sufrimiento”, pero es que el Ser que está en Tránsito necesita, por fin, poder Despedirse de su nivel o plano donde ha estado viviendo, y lo que para mí ya es tangible y admitible: poder despedirse con conciencia, conscientemente, de su cuerpo, sin que nadie interfiera en el viaje, sin que nadie le obligue a viajar “violentamente”. Sin que nadie más convierta su vida en muerte. Porque los Viajes los hacemos todos los seres Vivos y todos tenemos que Experimentar como el único Yo Soy, toda nuestra vida biológica, a todos los niveles, para ello nos fue Regalada. No nos fue dada para sernos arrebatada en nombre de absolutamente nada. Es el lenguaje perfectamente Secreto de las Cosas: entre ellas la Enfermedad (superable o no) y el Abandono Físico, que aquí, desgraciadamente todavía, llamamos muerte.

** *** **

Quizás un último apunte sobre nuestras enfermedades: Debemos aprender de aquellos que están y que han estado en contacto con “ellas”, es decir, con los profesionales que se han atrevido a ir más allá de sí mismos y de “ellas”: las enfermedades. Cada “enfermedad” es un cosmos único, porque un cosmos único es su portador. A veces el lenguaje más simple de la Enfermedad sea ése: debemos dejarla ir, debemos olvidarla. Dejemos de recordar que nos invade, porque si tenemos siempre presente esta presencia, entonces nos convertimos en víctimas de un enemigo que es la enfermedad misma. Quizás la Enfermedad represente un único y humilde lenguaje: NO DEBEMOS SER ENEMIGOS. De hecho, siempre estamos invadidos y rodeados de cosas tan extrañas que son ellas las que nos TEJEN, por tanto somos un puré de cosas extrañas: enfermedades entre ellas. Es decir, unos somos capaces de ser portadores de genes, bacterias, virus y demás cosas extrañas que a otros, con toda seguridad, lo demolerían en cuestión de un par de horas. Quien es capaz de convivir con toda esta amalgama, es capaz, aparentemente, de estar sano. Y es que eso de estar “sano”, es algo totalmente subjetivo. De hecho no estamos sanos nunca, pero podemos tener un buen Estado que nos invita a una Armonía en la Vida. De hecho, jamás somos LOS MISM@S: atómica y subatómicamente vamos modificándonos a cada segundo de nuestro “tiempo”. Son esas cosas Extrañas que forman nuestro Cuerpo Físico, las que como en un auténtico cosmos, configuran nuestro “estado”, nuestro armazón físico. Quizás también esas cosas Extrañas, auténtico cosmos biológico, son las que son o pueden ser capaces de que estemos inmersos en extraños mundos de cambios de estados de ánimo. Quizás quien sucumbe porque no lo entiende, da paso a una serie de enfermedades, que, ¿por qué no?: pueden ser el reflejo de nuestra intolerancia y de nuestro miedo inconsciente a vivir de forma biológica, a vivir de una forma energética diferente: la transformación de la energía pura de la que venimos a un estado donde dependemos no sólo de nuestros cosmos particulares, sino de todos los cosmos que nos rodean, visibles y no visibles. Quizás esta Vida biológica exija de nosotros la Humildad de saber que estamos formando parte de toda esta Eterna transformación. Dentro de ella, quizás ser sabios y no dejarnos aplastar por el dolor físico de las alteraciones y dejar penetrarnos por la sabiduría de saber “observarnos” y saber cómo, por dónde y hacia dónde nos dirigen ciertas cosas, entre ellas las enfermedades, es un paso a saber ser “dioses” de nosotros mismos. Dioses de nosotros mismos al saber hablar sabiamente a nuestro cuerpo. Dioses de nosotros mismos al saber escuchar con sabiduría el lenguaje de nuestro cuerpo. Cuando inter-conectamos, resulta que nos inter-comunicamos con todos los factores, ríos y lenguajes de los que somos o podemos ser capaces de descifrar. Es entonces, cuando, quizás, eso que llamamos Enfermedades, dejen de llamarnos la atención para seguir su camino y diluirse sin más.

** *** **

Como corolario a todo esto y también como observación desde mi experiencia vital y personal, tengo que testificar que, por ejemplo, en los animales, las enfermedades pueden darse como consecuencia de un alto grado de estrés o de un estrés que podemos calificar de subjetivo por no haber violencia, estrés que puede no sólo ser físico sino sutil y psicológico, un estrés no perceptible desde nuestro punto de vista. Ellos, que no llevan tantas matemáticas como nosotros, o sea que no están tan “evolucionados” ¿?, resulta que pueden mostrar enfermedades de un día para otro. Resulta que cualquier alteración en su ambiente que puede no ser negativo (aparentemente y según nosotros) sino, simplemente, de cambio, pueden mostrar fieros tumores, perder el apetito, perder la alegría, coger diarreas severas, vómitos, alteraciones en el carácter mostrando tristeza y apartamiento, leishmaniosis graves, tumoraciones purulentas, etc., etc. Esto que se trata en veterinaria y al cual no le damos mayor bandera de atención, resulta que es un Reclamo Sin Voz y muy Urgente: el animal NECESITA AMOR A RAUDALES. Cuando a un animal que se encuentra en algún estado de alteración o dolencia, lo cogemos, lo abrazamos, estamos pendientes de él con una mayor constancia y sensibilidad, incluso lo hacemos acostar a nuestro lado o a nuestros pies y lo abrazamos: resulta que el Animal Sana, se recupera, sea lo que sea que lo haya estado alterando. Si recibe atención veterinaria, lo mismo que si es sometido a una intervención: La Recuperación se acelera cuando recibe nuestro Amor; no se trata de tener ahí al animal en un rincón y que se recupere, porque sí, seguramente se recuperará, pero la llamada S.O.S. ha sido la enfermedad o la alteración o el shock. Atender a esa llamada correctamente significa que atendemos a su Alma, que no los dejamos solos, que los cobijamos con todo nuestro cariño. Esto, para mí, es suficiente para Entender que, al igual que ellos, nuestros hermanos Animales, nosotros también estamos escaso de eso mismo: el Amor. El Amor incondicional que debemos recibir todos, que deberíamos recibir absolutamente Todos, y esto no sólo es extensible a quienes están más cerca de nosotros, sino que va más allá de esos lazos. Alguien dijo una vez que las partículas subatómicas presentan una particular circunstancia donde se podría constatar el poder de cualquier Magia: y es que cuando una partícula es afectada lo es ya para siempre, y que una partícula afecta a otra… Todo eso queda en su “memoria” y afecta al resto de partículas, estén donde estén, cerca o a grandes distancias.

Herman@s Musulmanes

Herman@s Musulmanes: con tanta “noticia” que anda suelta y en busca de “justicia”, no se me ocurre nada más que aceptar que todo esto no es más que algo muy feo que anda desbocado y que se oculta tras cortinas religionarias. Cortinas tupidas, oscuras, tanto de un lado como de otro. Cuando dicen una noticia, olvidan, porque olvidan muy pronto todos los medios, que de donde nos vienen, han sido focos de agresión y de guerras feroces. Olvidan que las invasiones y las destrucciones las han llevado a cabo ellos (los poderes) sistemática y cruelmente.

No se me ocurre, entonces, más que aseverar que sí: que tanto vosotros como yo misma, tenemos todos al mismo Dios, llámale como quieras llamarle. No se puede en nombre de Dios ni en nombre de ninguna religión enarbolar ninguna bandera de destrucción y de muerte. Y esto va no sólo para unos, sino para todos.

Las carencias, las dificultades, las diferencias no se arreglan con guerras ni con bombas ni con invasiones. Creo que hay algo terriblemente EQUÍVOCO en todo esto. ¿O no? Si es que no, entonces es que la bandera sólo es una: el INTERÉS, sea el que sea. Y en medio de él o como alfombra no importa que lo que se pisoteen sean cuerpos humanos y se desgarren países enteros… no importa… no importa. Luego, claro, hay que buscar precauciones, hay que protegerse… hay que asegurar las seguridades de los países “avanzados”.

Me parece a mí que eso que, hasta incluso, enarbolan como la invasión de Oriente hacia Occidente se produjo ya hace miles de años. Recordemos si no de dónde provienen la mayor parte de las creencias: Buda, Cristo, Muhammad ¿Acaso todos ellos no procedían de Oriente?

Buscando lo poco que tengo a mi mano sobre el Corán, no veo mayor diferencia, y no la veo porque toda religión trata de que el Ser Humano encuentre su Esencia. Su Raíz es para todas lo mismo, porque TOD@S (hombres y mujeres) procedemos de la misma Creación que es la Esposa del Creador. La materializadora de la visibilidad. El Verbo es sólo Vibración o Energía: se transforma, se Transmuta en Seres. Somos Seres muy complejos, tanto como Perfectos. Entonces, ¿cómo puede haber dioses distintos? La Inteligencia Cósmica se desplega en infinitos matices, incontables para nosotros. Inalcanzable, de momento, para nosotros, no importa qué “creencia” o religión tengamos como base álmica.

Haríamos bien que en todas las escuelas de este “mundo”, por una vez y para siempre, se enseñase a todos los niñ@s y estudiantes que las diferencias que nos inculcan no son tales. Haríamos bien en enseñar los puntos comunes que son muchos, más de los que suponemos. Porque enseñar las “diferencias” es erradicar, es alterar, es meter vallas en medio, es crear fronteras y separaciones. Separaciones que luego se transforman en cosas aborrecibles, de verdad aborrecibles. Separaciones que les van bien a los que mandan, no importa en qué parte del Planeta, para sentar las llamadas “leyes” de las personas. Leyes personales basadas en áreas y en fronteras. Leyes personales que intentan imponer criterios. Leyes que intentan siempre imponer algo fundamental hasta ahora para los detentores del poder: el que manda y el esclavo, no importa si mujer, hombre, niño o anciano o de cualquier etnia que no guste a ellos.

Sólo he podido conseguir algunas líneas del Corán de algunos libros. Seguramente que no están transcritas literalmente, tal como viene en el Corán, como así sucede con los Evangelios o la Biblia, pero que se entiende su trasfondo, y por ello me parece digno transcribirlas, porque observar y admitir que TOD@S estamos bajo un mismo Cielo, que Tod@s estamos en un mismo punto ahí en el Cosmos, es más importante que cualquier diferencia… porque de hecho, NO LAS HAY. Ni siquiera de piel. Quien clasifica o desclasifica a los demás por su etnia, su cultura, su religión o su estatus social o económico, me parece que desclasifica y aborrece a la Creación misma. Aborrece al Dios que le dio la Vida.

«La tierra era negra y seca.
Luego hicimos que la lluvia se extendiera sobre ella
y al punto se volvió verde y lozana,
y brotaron ferazmente plantas de toda suerte de semillas».
Corán 22:5

«Un grano arrojará siete gavillas
y cada gavilla cien granos».
Corán 2:261

«No verás diferencias en las criaturas de Dios».
Corán 67:3

«En verdad Dios es el Auxiliador de los creyentes.
Él los trasladará de la oscuridad a la luz».
Corán 2:257

«Llegará un día en que las luces de la unidad iluminarán todo el mundo.
La tierra resplandecerá con la luz de su Señor».
Corán 39:69

«Asíos del Cordón de Dios, todos vosotros, y no os desunáis».
Corán 3:103

«Dios es la luz del cielo y de la tierra.
Su luz es comparable a la hornacina en la que se coloca una lámpara.
La lámpara se encierra en un recipiente de cristal,
que semeja ser una estrella resplandeciente.
Está iluminada con el aceite del Árbol Bendito,
un olivo que no es del Oriente ni de Occidente;
y es tal que casi despide luz aun sin haberla rozado el fuego.
Esta es la luz sobre la luz.
Dios encaminará hacia Su luz a quienquiera que Le plazca».
Corán 24:35

«Y Nos deseamos favorecer a quienes son humillados en la tierra,
y convertirlos en guías espirituales entre los hombres,
y hacer de ellos Nuestros herederos».
Corán 28:5

«Y cuando los mares hiervan…
Y cuando las Escrituras sean desplegadas».
Corán 81:6 y 10

«¡Y guíanos por el recto sendero!».
Corán 1:6

«No digáis a todo aquel que os salude al encontraros:
“Tú no eres un creyente”».
Corán 4:96

«¿Matarías a un hombre porque dijera “Mi Señor es Dios”,
cuando Él ya ha venido a ti con signos provenientes de tu Señor?
Si fuese mentiroso, su mentira caerá sobre él,
pero si fuese veraz, parte de su amenaza caerá sobre ti.
En verdad, Dios no guía a quien es un transgresor, un mentiroso».
Corán 40:29

«Ay de todo difamador y calumniador,
y de aquel que amasa y cuenta riquezas».
Corán 104:1-2

«Saca a tu pueblo de la oscuridad a la luz
y anúnciales los días de Dios».
Corán 14:5

«Veis las montañas y pensáis que son sólidas,
pero pasarán, como pasan las nubes».
Corán 78:20