Yo tampoco mato los “bichos”…

No, no soy la única… últimamente rescato a los caracoles de las calzadas para evitar que sean aplastados… es mi obligación como ser Humano: respetar todas las vidas, por pequeñas que éstas sean. Me da lo mismo que me vean cogiéndolos y echándolos en la hierba; pido perdón cuando, sin querer, chafo a alguno de esos pequeños. Evito hacer daño a cualquier “bichito”, evito pisar hormigas, les pongo comida en sus entradas cuando están activas, también pongo comida a los gorriones, a las tórtolas, es decir pongo comida en el suelo para que otros “animales” recojan su porción de lo que  yo tengo y puedo darles.

Pero no soy la única, tampoco soy única porque sea “mujer”, conozco a hombres, ya de una cierta edad o de edad media, que cuidan a sus animales y a otros animales que no son suyos, les da de comer, van a donde sea que haya que ir para comprar la comida de esos ladinos que viven a costa y al lado de los humanos… en fin… no soy yo sola. Sé que las personas normales pueden pensar que estás volao, que eres un chiflad@, pero esto me es indiferente. El respeto por mis pequeños co-vivientes me merece de todo, evito pisar las setas que este último mes han sido muy abundantes, me encanta verlas, ahí, hermosas, con su sombrero, sean comestibles o no, son unos seres extraños que no siempre son visibles.

Conozco quien también deja comida a los ratones y las ratas de campo, también he conocido de mi última amistad que respeta, como yo, a esos seres detestables: los “bichos”, he visto pedir perdón a mi amiga por el posible aracnicidio: esa patilarga es su amiga, se come las enojosas moscas que le irritan ¿ves?; pero también respeta las mariquitas, los zapateros y los rescata mientras otra amiga “manoplas” les intenta dar manotazos para hacerlos papilla: ¡No los mates! (éste que sale del coche lo rescaté ayer), ¡ah, vale!, entonces voy  yo y lo saco de la calzada  y lo llevo a la  hierba, su sitio…

No no soy única, somos muchos miles que amamos a nuestros co-navegantes, sean del tamaño que sean o cómo sea su biología. Últimamente, tengo que reconocer que me causa hasta un inmenso placer el rescatar con la mano a las avispas que caen al agua y medio se ahogan; antes no las hubiese tocado, lo hacía con un palito o algún objeto, pero un día lo hice con la mano y me hace gracia ver cómo se suben y luego las dejo (las aparco) en la rama de algún árbol, cosa que ellas saben de inmediato reconocer y salen tranquilas de mi mano para ir a la rama y secarse ahí…

En fin, con todo mi cariño en este planeta revuelto de cosas que no debieran ser pero que están aquí, de momento.

Un abrazo

Una respuesta a “Yo tampoco mato los “bichos”…

  1. Gracias Lurff, un poco más y te chafo a ti, te has cruzado en el post cuando lo estaba corrigiendo…
    Muchas sonrisas, ya que he pensado ¡caray! me ha parecido ver algo como un comentario, qué rápido, y es que somos muchos, más de los pensamos, que amamos a nuestros hermanos los “bichos” 🙂 🙂 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s