Archivo diario: 15 de noviembre de 2012

Ho’oponopono

 

 

¿Qué es Ho’ponopono?

Ho’oponopono es un método antiguo de sanación y autoayuda Hawaiano, que nos enseña a limpiar bloqueos mentales, emociones de ansiedad, tristezas… aquello que nos causa un desequilibrio en nuestras vidas.

Esta técnica la ha dado a conocer el Dr. Hew Len, después de saberse que había sanado un pabellón de pacientes mentales y personas que habían cometido asesinatos en un hospital de Hawai.

El recibió a su vez la técnica de la kahuna (sanadora) Morrnah, después de que ella sanase a su hija de una dolencia que arrastraba desde hacía años.

Ho’oponopono significa “hacer lo correcto” o “corregir el error”. Parte del principio, compartido, por cierto, por tantas otras sabidurías antiguas, de que somos 100% responsables de lo que ocurre en nuestras vidas. Esta afirmación, que para bastantes personas puede ser poco aceptable todavía, tiene sus argumentos dentro del paradigma cuántico y espiritual.

Las personas estamos formadas por la supraconsciencia, la consciencia y el subconsciente. El subconsciente es como el disco duro de la persona, contiene todas las memorias de nuestra existencia y genera nuestra realidad en función de esas memorias.

Si deseamos la felicidad, pero la vida nos trae desdichas, existe una memoria subconsciente que genera esa realidad en nuestras vidas. Nuestro subconsciente ocupa el 90% de lo que somos frente al 10% del consciente. La mayoría de personas vivimos pensando que somos seres conscientes, lo que llega a nuestra conciencia es el resultado de las memorias que residen en el subconsciente.

¿Habéis visto las fotografías de los cristales de agua de Masaru Emoto?. El agua que ha recibido pensamientos de odio muestra una imagen caótica, cuando recibe pensamientos de amor y gratitud genera unos cristales de gran belleza. Este hecho, que Masaru Emoto ha sabido plasmar y demostrar tan bien en sus fotografías, rige también la técnica del Ho’oponopono.

La técnica consiste en tomar conciencia del pensamiento o sentimiento que nos genera malestar y enviarle estos pensamientos a esta energía/pensamiento o emoción:

Perdóname

Lo siento

Te amo

Gracias

Igual que el agua, el pensamiento/emoción de dolor recibe la energía de estas cuatro frases, al decirlas es como si le estuviésemos diciendo algo así: te reconozco pues siento el malestar, perdóname, lo siento (porque de alguna manera formas parte de mi), te amo (la frecuencia del amor transmuta cualquier otra frecuencia) y gracias (porque esa energía ya ha sido limpiada.

Esto puede hacerse cuando la persona es capaz de integrar la idea de ser responsable al 100% de lo que ocurre en su vida, no tiene nada que ver con la culpa, ni hace falta entender porqué está ahí, simplemente como lo estás sintiendo forma parte de ti y lo limpias.

Es un regalo poder asumir que cada persona tiene la capacidad de transformar su propia vida y que ya no es culpa de la vida, o de un familiar, o que hemos de esperar a que algo o alguien solucione una situación. Tenemos el poder y la herramienta para cuidar, limpiar, nuestro mundo interno, cuanto más limpiamos más espacio hay para la luz, la inspiración, para nuestra propia prosperidad, para conectar con el ser que somos, para volver a casa.

Extraido de: http://blogs.eldiariomontanes.es/carminawenman/2011/07/21/ho-oponopono-metodo-sanacion/

* * *** **

Cada día aprendemos más, y, sin embargo, nos damos cuenta de que muchos ya usamos los mismos códigos, con distintos nombres: mantras que eviten la entrada de vibraciones negativas; mantras que pidan ayuda a nuestro Cosmos; mantras que den las Gracias por lo maravilloso de nuestra Existencia; mantras que envíen nuestro Amor al Universo entero… En definitiva, unos los llaman mantras, yo lo he llamado “frases propias” porque es mejor que sean propias. De lo que se trata es de que nuestra atención interior no se desvíe hacia cosas externas negativas, sino que sea nuestro interior el motor que guíe nuestro rumbo o nuestra vida aquí, da igual que sean frases, palabras u oraciones o mantras. Otros lo llaman Ooponopono, lo cierto es que la magia de la conexión entre las Densidades distintas se ponen en marcha como  un engranaje que son las que dan lugar a las coincidencias, a las sincronías, a los milagros pequeños o grandes… pero es cierto, funciona, porque no sólo no dejamos entrar las malas vibraciones y alejamos las que intentan invadirnos, sino que vamos a ir consiguiendo re-vitalizar y re-convertir las vibraciones negativas en positivas. En este transcurrir transmutamos algo que nos es dado a TOD@S y que a la vez hacemos que llegue a los demás.

Últimamente las sincronías son más que manifiestas en mi vida: he ido conociendo a amigos que son ahora míos pero que resulta que yo los he ido descubriendo individualmente sin contacto entre ellos, simplemente en la calle, en mis recorridos: coincidir con tres seres distintos, en tiempos distintos, y caer en esa rara “casualidad” de que entre ellos ya eran amigos y yo de ellos pero sin que ninguna de las partes lo supiese… sí, sincronía, sincronicidad ¿o simplemente movimiento de energías sincrónicas?

Tuve hace meses un animalito al que le puse el nombre de Ooponopono, porque su vida y superación fue un auténtico milagro. Pero Ooponopono decidió un día marcharse, de golpe en unas  horas, decidió que no quería vivir así y que le iba a ir mejor con otro cuerpo mejor preparado. Creo que eligió. Aún y así todavía lo recuerdo con mucho Amor, y sé que Ooponopono volverá pronto hasta mí si así lo quiere, y sé que lo reconoceré. Ya me ha pasado con otros animales.
Os dedico pues este post sobre el Ooponopono con todo mi cariño, porque llegar a estar en Armonía y Amor con el Cosmos es algo tan Real como que tú y tú, o yo, hemos hacido a esta dimensión y estamos ahora disfrutando de nuestro tiempo, llueva lo que llueva, y aunque la amalgama de la ganga esté ahora revolviéndose en el fondo del Caldero Alquímico. Un abrazo

¿Por qué el humano actual sigue creyendo en la hipocresía y haciendo reales costumbres que son totalmente absurdas?

 Seguramente este post da para escribir un libro entero. Tratar de las cosas que todos sabemos, pero que muchos dan por sentadas de que son las auténticas, las verdaderas, las de “toda la vida” (dando a entender una o dos  míseras generaciones anteriores).

Me refiero a los paradigmas que han manejado a las masas como entendimiento de que lo “social” ha de ser vivido como costumbre, y la costumbre como social; así, el cambiar las costumbres han modificado (o eso creen ciento y la madre) a la sociedad. No hay mayor mentira y autoengaño que este y otros muchos.

Es por ello que la gran mayoría cree que:

— Son necesarios los gobiernos y los gobernantes.
 
Con el dedo apuntando en el mejor deporte político: poner y quitar a "dedo".
 
— Son necesarios, pues, los Estados con una identificación, sino racial, sí patriótica o muy definida de cara al “exterior” (al mal definido “extranjero”).
 
newandrom1.jpg
 Perdón, creo que no me refería a éstos... disculpas!!!
 
— Son necesarias las religiones con sus instituciones y sus lacras evidentes, y en todas sus manifestaciones.
 
Haaala, hijos míos, a aguantar que yo ya estoy bien sujeto, 

para eso sirven los escalafones ante diosss!!! 

Y tú, payaso, aparta o te meto una patada en la bota, memo!!!
— Es necesario conseguir pareja, tener familia, tener  hijos, conservar las raíces de un árbol “genealógico” familiar.
 
 
 
— Es necesario que esas uniones sean “legítimas” de cara a la sociedad, a la religión y al estado.
  
 
 
 
— Son necesarios los cuerpos “protectores” de la ciudadanía: policía, ejército.
 
 
 
— Es necesario un cuerpo-físico identificatorio o llamado “personalidad” que te caracterice, te divida y te dé singularidad frente a la sociedad, en ello va incluido el loock o apariencia y las posesiones materiales.
 
 
 
 
 
— Es necesario que los bebés sean bautizados por las religiones y que sigan, fielmente, esas criaturas, las “costumbres” familiares.
 
Cómetelo todo, hijo de tu madre. 
(Foto de http://puntogh.blogspot.com.es/2010/07/cometelo-todo.html)
 
— Es necesario que exista unos documentos identificativos a fin de que te acaben de proporcionar tu “personalidad”.
 
 
Síii, ése soy yo.... ¿o yo soy ése? Bueno no sé, esto es un lío político, 
a ver si me ponen el chip y lo averiguan de forma más racional... 

para eso me cobran.... porque yo no sé si soy ése, o ése soy yo... 

qué lío!!!
 
— Es necesario tener un “trabajo” y ser un partícipe más en la sociedad.
 
 

Apostilla: aunque esto de arriba puede parecer divertido,… no lo es, pero desearía que os riéseis de las memeces que ahora estamos disfrutando en este mundo.

*   ***   *

¿Cómo derribar este muro? Por una parte esa gran mayoría que cree que vive en sociedades “modelo”, han olvidado hasta la saciedad lo que realmente le ha dado la vida física: por supuesto que han intervenido los portadores femenino y masculino, pero han olvidado lo primordial: reproducirse no es cuestión ni social ni de costumbres ni de permanencia arboreogenealógica. Reproducirse es un impulso impuesto por nuestra Madre Naturaleza a fin de que la especie prevalezca, para ello ha dotado de fuertes recursos o instintos sexuales (en algunos casi irreprimibles) a todos los seres capacitados para tal tipo de reproducción.  Aquí, la mentira y el autoengaño de los humanos es de biblioteca infinita… escritos y escritos sobre tales temas, estudios y más estudios, psicoanálisis, definiciones, alteraciones, clasificaciones. En fin, todo vale mientras sea “legal” y esté “autorizado”. Ahora más que nunca interesa ir involucrando los llamados “matrimonios” homosexuales (esto como todo es dual y tiene doble significado), pero a los estados les interesa de cara a controlar y evitar nacimientos masivos en un mundo superpoblado.

Creer también a pies juntillas hasta lo irracional, y hasta llegar a las peleas físicas o enfrentamientos verbales cuando alguien de una nacionalidad ofende a otro de cualquier otra nacionalidad, creyendo así, que bajo esos modelos primate-olvidados, unos defienden un territorio. Esto no es ni mejor ni de mayor trascendencia que lo que hace cualquier animal que defiende su “territorio” o zona, pero con la lacra de que en los humanos justifica las guerras, los homicidios, permite así los ejércitos y consiente a políticos y a patrias justificatorio-territoriales.

Luego para justificar esa territorialidad es necesario que existan unos dominantes que en estos tiempos se llaman políticos, antes eran los reyes, los gobernantes, los caciques, los condes, los duques…. en fin el rollo titulario es bastante extenso. Esto justifica así mismo la imposiciónde fronteras y limitaciones territoriales. En el caso de África hasta fue de risa: cogieron bolígrafo y reglas y tiraron líneas rectas para seccionar un continente y dar título de propiedad a los colonialistas.

Creen, además, muchos, que debe haber un “dios” de justicia, sino ¿cómo se permiten tantas injusticias, crímenes, guerras, hambres, lacras incontables, tiranías, masacres, etcétera? Sólo mediante la justificación de un “dios”-barbado-y-aposentado se sienten un poco “tranquilos” frente a tanta cosa incomprensible, cosa que ha sido pacientemente labrada por el humano sapiens, pacientemente labrada hasta la irracionalidad de a sangre y fuego entra la letra de quien no quiera entenderlo. Es por ello que hemos entrado en esos laberintos suaves donde sólo “dios” existe, eso sí, cada uno con el suyo y los del centro a cobrar del resto de estúpidos creyentes que se sienten así justificados y liberados hasta de su propia vida. judíos contra árabes, moros contra cristianos, cristianos contra todas las demás creencias y creyentes mundiales; y las amalgamas de ramificaciones, acordémonos de esas islas del norte de Europa: católicos contra protestantes… en fin… (¡Dios, ven a ver esto y pártete el pecho de risa!), porque sí, es tan ridículo que creer que “dios” es eso y que está en esas religiones es para rasgarse las vestiduras. Vestiduras a las que cientos y miles se han acogido para vivir del cuento más sagrado y chupar el bolsillo de los estúpidos que han creído que ahí les van a conceder la vida eterna y a perdonar sus pecados.

De ahí a pasarnos a creer que una vida era eso: nacer, crecer, tener trabajo, tener novio/a, casarse, tener hijos, tener nietos y luego… irse al forro protector del cielo que les han prometido esas religiones, sobre todo algunas.

No hablo aquí de las manipulaciones que han ejercido esas religiones sobre las antiguas creencias, las verdades que se intentaron transmitir, ya que no transmutaron sino que mutaron en catecismos de chiste y ejercicios espiríticos de mil calambres, hasta seguir guías, maestros, gurús, obispos, curas, papas y… hasta los antipapas… ¡Ay qué lista más lista e interminable!

Por lo tanto, si hemos de creer en tan maravillosa forma de vida, qué mejor que tengamos unas instituciones que legalicen y que nos eviten pensar lo que somos y lo que sentimos. Si todo está reglado y legalizado, entonces sirve, lo demás, no. No nos calentemos más la cabeza, total… si al fin y al cabo hemos de cumplir simplemente eso que es tan sencillo como nacer, crecer, reproducirnos y morir… qué mejor que hacerlo bajo un bonito marco y teatrillo infantil que nada tiene que ver con la Realidad Cósmica que nos ha dado la vida!!!

Si en algo os hago pensar o reír,… un abrazo a tod@s. Aquarius