Creer o no creer. Hacer o no hacer nada

Estamos en los tiempos en que, quizás, a muchos les cueste creer, creer tan siquiera que se está manipulando y ejerciendo un control terrible sobre la Humanidad entera. Hasta ahora hemos visto esto cumplido con algo tal terrible como son las guerras y los enfrentamientos armados a todos los niveles, grandes o pequeños; pero esto  nos ha sustraido de nuestra auténtica realidad, relegando el papel de la guerra a conflictos que nada tienen que ver con nosotros o que ya han pasado, por lo tanto, fluctuando sobre una supuesta “paz” y “sistemas democráticos” o con relevancias de un poder por otro, entonces ya nos sentimos más o menos seguros, por no estar activa la auténtica amenaza que siempre ha aterrorizado a los humanos: la guerra.

Están, pues, muchos en la creencia de que todo está bien, que estamos en “crisis” y aunque no se sepa en qué va a acabar ni cómo, tienen la conciencia puesta en que esto se resolverá o lo resolverán los gobiernos, o lo resolverán los políticos: sí, esto no es problema nuestro, ya que nosotros no podemos abarcarlo todo! Cuán equivocados son esos pensamientos y tendencias, de hecho lo que hacen es dar el voto de confianza a los terribles sistemas que aplastan y que relegan al ser humano: total, cuando estás enfermo, vas al médico; cuando tienes hijos, los llevas, obligatoriamente ahora,  a un centro escolar; cuando te haces viejo, te encierran en un centro para “mayores”; cuando no tienes trabajo tienes el “paro” o las “ayudas sociales”; o cuando no puedes mantener a un hijo o a varios, los entregas a los servicios sociales…. y así hasta el cansancio.

Muchos se han vuelto a sumar a este carromato del “no voy más”, “nadie hace nada”, “esto no es mi problema”, y encima tienen la terrible conciencia en que han abandonado parte de su cotidianeidad, y hasta de su familia.

Esto último forma parte de todo este entramado de mentira sobre mentira. Para estar, para ser consciente, para saber, no hace falta, en absoluto ni tirar la toalla, ni dejar a quienes más quieres y con quienes compartes, al contrario, ya que es con ellos con quienes deben de compartir el Despertar de la Conciencia hacia la nueva Humanidad. Todo es un compuesto y si pensamos que hemos dejado de lado lo que más nos ha atabalado hasta la fecha en que todo el pensamiento y estructuras paradigmáticas se vinieron abajo, entonces no hemos avanzado, hemos intentado experimentar algo de la corriente social en cambio, pero no hemos cambiado, no hemos avanzado.

Este post es un toque de atención a aquellos que piensan que se han equivocado, que han perdido el tiempo y que están más confundidos que  nunca.

Los cambios, los grandes cambios se harán y se han de hacer paso a paso, no de la noche a la mañana, como muchos pronostican: es decir, el 22 de diciembre de 2012 va a haber una nueva humanidad o una gran destrucción. En absoluto, eso sí que es fantasioso y desequilibrante.

Aprender paso a paso, averiguar, ir desentrañando entre verdades y mentiras (tus verdades y tus mentiras) que muchas veces no son sino ocultaciones de un plano existencial insatisfecho y totalmente acoplado a la sociedad en la que te han “educado”. Aprender y a la vez transmitir, no sólo verbalmente sino con la conciencia puesta en el corazón y el deseo de transmitir la Luz que nos hará a tod@s aumentar nuestro nivel de consciencia. Baste que se eleve tu consciencia para que, automáticamente, se te vayan abriendo nuevas puertas, caminos y veas luces infinitas que no dan lugar a dudas: no hay engaño al final, al final eres tú compartiendo tu tiempo con quienes te rodean y para hacer que vibren fuera de una rutina impuesta de teatro, monótona, grotesca, agresiva y sin fundamento humano, tienes que permanecer y emitir o enviar o transmitir aquello que, secuencialmente, has ido aprendiendo. (Ninguna luz debe ocultarse bajo un celemín.)

Demos pues la bienvenida a nuestro Maestro Interior. Nadie como tu guía interna te va a enseñar y conducir hasta allí donde debas llegar y no te engañes a ti mism@, esto  no es un juego. DEBEMOS ESTAR TODOS ALERTAS Y DESPIERTOS, TODOS DEBEMOS ESTAR CONSCIENTES DE TODOS, y no volver a encerrarnos en nuestro cascarón de caracol hasta que los malos tiempos hayan pasado… porque… puede que pasen, pero mi intuición me dice que esto va para largo y que si no cambia ni da señales para bien, el destino final será la destrucción. No olvidemos que estos cataclismos no son cuento ni invento de biblias, han sucedido y sucederán: el Cosmos  no se puede permitir a criaturas que estén eternamente en una ignorancia absoluta de cuanto les rodea, ya que esa no es la finalidad para la cual han nacido a este plano.

Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s