Las malditas vibraciones

Sí, todo es armónico. Cuando empiezas a despertar, se empiezan a dar la mano todas las sincronicidades.

Hay mensajes claros en todas estas sincronicidades. En mi caso desde ayer llevo dándole vueltas a los “malos sonidos” de los que nos hacen víctimas. Las vibraciones de los sonidos son armas tan mortíferas y destructivas como pueden serlo a la inversa.

Acualmente algunas localidades de España, supongo que también de más lugares de nuestro Planeta, permiten que el nivel ruido-vibración-desquiciamiento, en eso que llaman “fiestas locales” desborde hasta la locura de hacerte saltar y estallar los sesos en pedazos.

Hay que tener una fuente firme donde, además de tener claros los fines que persiguen, tengas claro que no debes dejarte influir por toda esa barbarie destructiva, a la cual muchos le llaman música diabólica, de hecho es “música” o ruido satánico que lo único que pretende es destruir al ser humano.

Cuando un ayuntamiento no sólo permite, consiente y hace que la gran mayoría de sus convecinos, no importa quiénes:. ancianos, enfermos, paralíticos, niños, personas con un equilibrio delicado, se vean sometidos a estas torturas, que duran toda la noche hasta las 7 de la mañana, acabas preguntándote y diciéndote (porque ya lo sabes), que el juego que persiguen es el de la destrucción de cualquier armónico y nivel de humanismo que pueda quedar en nosotros. A unos les enferma, a otros les causa una molestia indescriptible. Otros siguen el juego diabólico.

Ni siquiera esto es consentido en las grandes ciudades o núcleos de mayor número de habitantes; hay unas localidades por ahí perdidas, de algunos miles o cientos que patrocinan este tipo de eventos, eventos que no sólo son de un día sino de cuatro noches consecutivas. ¿A ver quién resiste mejor?: La Maratón de la destrucción.

¡Ojo, a eso le llaman “fiestas” locales! Pues ¡viva!

Frente a este hecho que tuve que “soportar”, a veces creí que iban a saltar mis neuronas cerebrales por vibración, ya que es eso: la vibración es tan alta que no hay quien la soporte. Así, logré traspasar  no sólo el burdo tchunda, tchunda, tchunda, obsesivo y los gritos del pretendido “grupo”, que, evidentemente, eran gritos que parecían de secta diabólica (lo eran, no cabe duda), pude así traspasar mi propio umbral y re-convertir toda esa mala vibración en otro tipo de emisiones, donde logré no sólo que no me afectaran esas malditas (nunca mejor dicho) vibraciones, sino que logré reconvertir y emitir en otro estado de vibración, concretamente muy ligado a nuestra madre Tierra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s