Nezahualcóyotl

Poemas de Nezahualcóyotl (el rey poeta)

Data de antes de la terrorífica conquista de Europa sobre América.
Esto no fue un descubrimiento, sino un asalto a la fuerza y la imposición de una fuerza obligatoria: la conquista.
América lo que es América contiene tantas riquezas que jamás llegaríamos a contarlas ni a explicarlas por más que mil años viviésemos.
Tenemos preciosos datos de poemas precolombinos y anteriores, donde, sin lugar a dudas, se nos habla de “hermanos” que vinieron de otros lugares a enseñarnos. Está clarísimo el enlace con nuestros “hermanos de las estrellas”. Los instructores, los maestros que, para bien o para mal, nos dejaron sus semillas, transformaron algunas cosas terrestres, modificaron otras, re-crearon genéticamente algunas especies.
Para nuestra arcaica cultura, les llamamos ángeles, dioses,… ¿de qué otra manera les podían haber denominado aquellos primitivos humanos que no entendían de naves extraterrestres, pero sí de pájaros voladores?
Hay multitudes de poemas que denotan tristeza de aquellos seres al verse relegados a nuestro Planeta, a nuestra dimensión, con todo su sufrimiento.
Me gustaría ir trayendo algo de lo expuesto, pero todos podemos buscar y… encontrar. Los datos son muy numerosos.
***

Nezahualcóyotl (14021472) fue un monarca de la ciudad-estado de Tetzcuco, y uno de los autores más reconocidos de la poesía náhuatl.

Algunos ejemplos de la poesía náhuatl:

Me siento fuera de sentido,
lloro, me aflijo y pienso,
digo y recuerdo:
¡Oh, si nunca yo muriera,
si nunca desapareciera!…
¡Vaya yo donde no hay muerte,
donde se alcanza victoria!
Oh, si nunca yo muriera,
si nunca desapareciera.
(“Sed de inmortalidad”, de Nezahualcóyotl)

Amo el canto de zenzontle
pájaro de cuatrocientas voces,
amo el color del jade
y el enervante perfume de las flores,
pero más amo a mi hermano: el hombre.

(“Mi hermano, el hombre”, de Nezahualcóyotl)

Fuente: http://www.poemas-del-alma.com/blog/especiales/poesia-nahuatl

***

Como estos poemas existen otros muchísimos, todos enlazados a la tristeza de verse sometidos a una vida “terrestre”, a una añoranza de una casa, un hogar que no está aquí en la Tierra, sino en las Estrellas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s