Seguimos siendo alumnos de primaria

En las escuelas para niñ@s hay horarios, deberes, disciplinas, reglas y posición concreta en puestos y escalas.

Si ahora extrapolamos esto al siguiente plano, donde la gente ya se cree “madura”  y “libre”, resulta que en este nivel tu puesto y escala en el aula es tu vivienda, tu “cueva” personal; las disciplinas son las reglas operantes en tu comunidad de vecinos, en tu barrio, en tu pueblo, en tu ciudad; las reglas de ciudadanía locales son las leyes-decretos que operan de manera objetiva “Prohibido sacar basura antes de…, bajo multa de…”, “Prohibido aparcar bajo multa de…”, “Prohibido sacar al perro suelto, bajo multa de…”, “Prohibido pisar la hierba”… etc.

Los deberes son los cumplimientos estrictos y exactos de todos los requisitos por ellos impuestos (pago de impuestos –valga la redundancia– y tasas).

Los castigos por no cumplir con los deberes son las multas como consecuencia de no cumplir las reglas impuestas y no pagarles obedientemente; ir a la cárcel por no cumplir con los requisitos exigidos e impuestos, o por hacer uso de un comportamiento no contemplado como de carácter cívico-social (según el dictamen de sus reglas).

Los profes son los ayuntamientos y sus secuaces-controladores de todo lo anteriormente expuesto: las ordas dispuestas a castigarte o darte el reglazo de turno en las manos para que te enteres de que no eres libre y de que estás constantemente vigilado y controlado para que no te salgas del tiesto.

Los dires de esa escuela de “adultos” presuntamente liberados son los gobiernos de turno, que son los que imponen todas las reglas generales a los de abajo del escalafón hasta llegar a los aprendices de primaria, con el consiguiente objetivo de conservar ellos su estatus y escalafón por encima de los anteriores.

¡Ah, me olvidaba del recreo!: Ahí es cuando te dejan que tengas conversaciones de lo más trivial con otros colegas o que formes grupetes a fin de que te puedas explayar y salir de la dureza de las reglas y obligaciones y controles. Este es el sueño perseguido de todos los alumnos: aquí se creen que son ellos y que son libres y que pueden montarse la vida como les dé la gana y bajo el buen sentido engañoso de dejarles creer que son ellos quienes controlan su vida y no los profes y los dires.

Sí, realmente no hemos, mejor dicho, no nos han dejado todavía salir de “PRIMARIA”, y en esa estamos: sólo ha cambiado el aspecto exterior, el engaño funciona, mejor dicho, ha funcionado hasta ahora…

Pero es que resulta que muchos ya están preparados para montarse entre ellos sus propias universidades del Conocimiento para dejar atrás esas aulas retrógradas y de castigo, donde, además, el Conocimiento, por sí mismo, y la Libertad, brillan por su total ausencia.

Dejar atrás esas burdas clasificaciones, donde ningún ser humano ha superado todavía la primaria en la que nos tienen apresados es una labor de todos los que poseen un mínimo de sentido de conocimiento universal y cósmico; es la tarea que debemos superar (cuantos más, mejor) para que por fin caiga ese paradigma donde se mantiene/nos mantienen (parece que para una pretendida eternidad) a la humanidad entera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s