Archivo diario: 21 de julio de 2012

Los llamados “juegos olímpicos” son de origen funerario

No es tan chula la historia de las olimpíadas

El origen de la palabra “persona”: Phersu.

La descripción más antigua que se conserva de estas competiciones fúnebres se recoge en la Ilíada de Homero, canto XXIII, en el que el poeta, en torno al año 700 a.C., describe los juegos organizados por Aquiles en honor de su amigo Patroclo. Aquiles ideó un ritual: el sacrificio de prisioneros troyanos en presencia de las divinidades Vanth y  Caronte.
File:Vanth.jpg

File:Charon by Dore.jpg

El origen, pues, de estos “juegos” es totalmente funerario.

En Tarquinia (Italia) existe la llamada “Tumba de los Augures”, en ella las representaciones de “artes olímpicos” eran el  manifiesto del arte etrusco frente a los rituales de la muerte.

En esta escena dos púgiles desnudos combaten en lucha libre cogidos por las muñecas, entre tres grandes calderos superpuestos.

La muerte de un miembro de la aristocracia era la ocasión propicia para ofrecer al difunto una serie de actividades que rompían la monotonía de la vida cotidiana.

En honor del difunto se celebraban banquetes y se preparaban competiciones deportivas: carrera, salto, lanzamientos, luchas,  hípica, salto con pértiga, estos juegos aparecen recogidos pues en los sepulcros. Por aquel entonces, para la civilización etrusca la muerte era motivo de una evidente alegría y celebración.

En el año 509 los etruscos fueron expulsados de Roma. Según la tradición, el último rey romano de origen etrusco, Tarquino el Soberbio, fue exiliado tras una revuelta de la nobleza. Con este acontecimiento terminaba la Monarquía en Roma para dar paso a la República y comenzaba el declive de la civilización etrusca.(*)

Pues bien, en esta tumba de los Augures, existe el retrato de un infeliz lleno de sangre y con la cabeza cubierta por una capucha, así, totalmente cegado, lleva una gran maza y trata de luchar contra un perro o una fiera que le ha clavado los colmillos en una pierna.

Phersu parece que se refirió originariamente a esta figura enmascarada. Posteriormente se aceptó que el significado de persona se refería a un personaje enmascarado en la celebración de recitales.

De hecho este personaje es siempre enmascarado y con un extraño sombrero que parece típico en los actores etruscos.   También es interesante que el Phersu etrusco parece estar relacionado con el famoso personaje mitológico griego Perseo.

No parece pues de un carácter muy festivo toda esta celebración, máxime cuando estaba basado en la crueldad y el sufrimiento de unos para el disfrute de otros cuantos.

Los rituales sangrientos parecen haber sido una de las costumbres más celebradas en nuestra historia más reciente (háblese de unos 2.000 años, más o menos, atrás).

La misma crucifixión de Cristo pertenecía a este tipo de rituales y de diversiones del “pueblo”, que, graciosamente, concedían los “gobiernos” de entonces para mantener contenta a la servidumbre popular.

Más recientemente debemos acordarnos de los ahorcamientos y linchamientos “populares” que los primeros colonizadores organizaban, festivamente, en América del Norte (el gran país de la “libertad”).

————

(*) Muere una concepción de un “mundo” para dar paso a otro “mundo”, en este caso el apogeo (según la historia) del imperio romano.

Seguimos siendo alumnos de primaria

En las escuelas para niñ@s hay horarios, deberes, disciplinas, reglas y posición concreta en puestos y escalas.

Si ahora extrapolamos esto al siguiente plano, donde la gente ya se cree “madura”  y “libre”, resulta que en este nivel tu puesto y escala en el aula es tu vivienda, tu “cueva” personal; las disciplinas son las reglas operantes en tu comunidad de vecinos, en tu barrio, en tu pueblo, en tu ciudad; las reglas de ciudadanía locales son las leyes-decretos que operan de manera objetiva “Prohibido sacar basura antes de…, bajo multa de…”, “Prohibido aparcar bajo multa de…”, “Prohibido sacar al perro suelto, bajo multa de…”, “Prohibido pisar la hierba”… etc.

Los deberes son los cumplimientos estrictos y exactos de todos los requisitos por ellos impuestos (pago de impuestos –valga la redundancia– y tasas).

Los castigos por no cumplir con los deberes son las multas como consecuencia de no cumplir las reglas impuestas y no pagarles obedientemente; ir a la cárcel por no cumplir con los requisitos exigidos e impuestos, o por hacer uso de un comportamiento no contemplado como de carácter cívico-social (según el dictamen de sus reglas).

Los profes son los ayuntamientos y sus secuaces-controladores de todo lo anteriormente expuesto: las ordas dispuestas a castigarte o darte el reglazo de turno en las manos para que te enteres de que no eres libre y de que estás constantemente vigilado y controlado para que no te salgas del tiesto.

Los dires de esa escuela de “adultos” presuntamente liberados son los gobiernos de turno, que son los que imponen todas las reglas generales a los de abajo del escalafón hasta llegar a los aprendices de primaria, con el consiguiente objetivo de conservar ellos su estatus y escalafón por encima de los anteriores.

¡Ah, me olvidaba del recreo!: Ahí es cuando te dejan que tengas conversaciones de lo más trivial con otros colegas o que formes grupetes a fin de que te puedas explayar y salir de la dureza de las reglas y obligaciones y controles. Este es el sueño perseguido de todos los alumnos: aquí se creen que son ellos y que son libres y que pueden montarse la vida como les dé la gana y bajo el buen sentido engañoso de dejarles creer que son ellos quienes controlan su vida y no los profes y los dires.

Sí, realmente no hemos, mejor dicho, no nos han dejado todavía salir de “PRIMARIA”, y en esa estamos: sólo ha cambiado el aspecto exterior, el engaño funciona, mejor dicho, ha funcionado hasta ahora…

Pero es que resulta que muchos ya están preparados para montarse entre ellos sus propias universidades del Conocimiento para dejar atrás esas aulas retrógradas y de castigo, donde, además, el Conocimiento, por sí mismo, y la Libertad, brillan por su total ausencia.

Dejar atrás esas burdas clasificaciones, donde ningún ser humano ha superado todavía la primaria en la que nos tienen apresados es una labor de todos los que poseen un mínimo de sentido de conocimiento universal y cósmico; es la tarea que debemos superar (cuantos más, mejor) para que por fin caiga ese paradigma donde se mantiene/nos mantienen (parece que para una pretendida eternidad) a la humanidad entera.