Ni misiones ni evangelizaciones ni civilizaciones. Bemontire (Bestia Salvaje), llamado “Tarzán” por los blancos

La historia de Bemontire “Bestia Salvaje” no sé si calificarla de triste o si lo es para mí. Bemontire es la historia que se viene arrastrando desde el pasado siglo: la masacre y erradicación de los humanos de sus lugares.

Aquí los denominamos tribus  salvajes, ya puede ser de la Amazonia como de cualquier otro lugar de nuestro Planeta.

El humano actual tiende a masacrar, erradicar, “limpiar” eliminando los pulmones de nuestra madre Tierra y para ello elimina y “limpia” lo que haga falta para sus usos.

No nos engañemos, por favor, seamos conScientes de que quienes estamos erradicando a estos seres de sus hábitats, somos nosotros: el conjunto de todas las sociedades modernas que compran a esas multinacionales secundándolas y manteniéndolas. Somos nosotros, quienes, según todavía algunos artículos y entrevistas se espanta de que haya “gente sin civilizar” en nuestro Planeta…. horroroso, sí, horroroso.

****

 Bemontire, el jefe “blanco” de la extinta tribu brasileña mekronotires.

¿Qué sucedió al final con Bemontire, no lo sé, no hay noticias por ahí (faltaría más que todo estuviese en internet!!!!) sobre él ni sobre su “rescatador”: Francisco Meirelles un explorador del pasado siglo, o sea antes de ayer mismo.

Lo que sí sé es que cuando leí su historia me conmovió, aunque tal vez (según algunos) no debiera haberlo hecho, pero sí, me conmovió profundamente, al igual que me conmueven las noticias o historias de los seres a quienes se les arranca de raíz de sus lugares y modos de vivencia que ellos han escogido.

Tal vez Bemontire no esté muerto, pero me temo que sí, por diversos razonamientos, aunque ahora Bemontire podría tener sólo 84 años.

Bemontire “Bestia Salvaje” (en dialecto local) fue dado a conocer a la civilización, en Brasil, allá por los años 60, y creo que tal vez haya muerto ya que no soportaba la “civilización” y no creo tampoco que consiguiera regresar a su hábitat donde había pasado toda su vida.

Bemontire, sin embargo, no fue un ser dócil, Bemontire mató bastantes pieles pálidas como él los llamaba, cada vez que una expedición se acercaba a su tribu, Bemontire les atacaba junto a sus guerreros. Eran unos guerreros hábiles diestros en el arte de matar enemigos.

Sí, es que la civilización es su enemiga y el tiempo ha acabado por aseverarlo: las tribus están en peligro, no se alzan voces, nadie dice nada: la SELVA ENTERA está en peligro en nuestro Planeta.

Bien, aunque esto me emocione, me indigne y me cause dolor como congénere de nuestros hermanos, sé que este actual ser humano no se saldrá ni con esa ni con otras, y aunque intente extinguir la vida entera, será nuestra Madre quien se encargue de re-colocar cada especímen en su sitio. Los períodos nos hablan de ello, aunque no nos hayan dejado demasiado rastro, sí tenemos pistas, unas pistas muy claras de hace unos no muy lejanos 10 mil años.

Bemontire seguramente no pudo volver a su Amazonia, a su Selva, y de ello se encargarían los “civilizados” de turno quienes veían aborrecible que un ser viviera en taparrabos y se dedicase al deporte del arco y la flecha. De todas formas quién sabe… sólo él lo sabe, como digo ahora podría tener unos 84 años.

El jefe blanco de los mekronotires tiene una historia muy singular, pero no más que la de cualquier otro ser “salvaje”. Lo que atestigua es que cuando un ser se enraíza con la Naturaleza, éste ya no desea sino vivir en su vientre, jamás en algo tan fatuo y teatral como es la “civilización”. Bemontire había nacido en 1928, según su propio relato a Meirelles, ya que fue rescatado de la masacre que los mismos mekronotires realizaron en un asentamiento de un poblado de blancos de procedencia holandesa, que se habían asentado en la selva cerca de su poblado para dedicarse a la recolección de caucho. Los guerreros mekronotires atacaron si piedad este asentamiento en 1930, al negarse éstos a marchar ya que les impedían la caza, pesca y la recolección, en definitiva les negaban su modo de supervivencia. Todos los blancos fueron muertos, excepto un niño de 2 años que fue rescatado por uno de esos guerreros y lo adoptó, criándolo junto e igual al resto de los niños de la tribu de losmekronotires.

Bemontire creció y se inició en los ritos y costumbres de la tribu, le fueron practicados orificios en las orejas para colocarle palillos y le fue colocado un disco de madera bajo el labio inferior a fin de darle mayor aspecto de fiereza al cumplirse su etapa como guerrero.

Fue un guerrero tan diestro que el jefe de la tribu le ofreció a su hija en matrimonio. Opodikoi quien así se llamaba y con quien tuvo varios hijos. Al morir el jefe de la tribu, Bemontire fue su nuevo jefe.

Odiaba profundamente a los blancos, y no sin motivo debido a la intromisión y arrasamiento de la selva, selva que todos los indígenas aman profundamente y respetan hasta el punto de mimetizarse en sus entrañas.

Francisco Meirelles en una primera expedición fue atacado por Bemontire, muriendo varios hombres de esa expedición. Eso le hizo volver atrás, pero más adelante volvió a realizar la expedición ya que no creía que un “blanco” les hubiese atacado, entonces llegó hasta el río Chinché y encontró allí a la tribu de los mekronotires.

Los mekrootires, de quienes ya no se encuentran noticias por ahí así por las buenas eran una de las tribus de estirpe más primitiva y legendaria de la selva brasileña, que, procedente del río Xingu, dominaban desde generaciones el territorio entre el río Iriri y el río Chinché.

Meirelles logró hacerse amigo de Bemontire tras un encuentro donde ambos se observaron con recelo, pero contactaron y Bemontire prometió a Meirelles que no realizaría más matanzas de blancos.

En esos tiempos entre 1960-1970 el gobierno brasileño ya había comenzado con el exterminio de los indígenas, en un acto de brutalidad con y sin precedentes, conociendo tal y como conocemos a los “gobernantes” de los gobiernos que actualmente procuran darnos el último zapatillazo al resto de la población mundial. En nombre de… bueno, eso es fácil de hallar, sólo hay que rascar en las diversas raíces del tronco de la historia (sabida y no sabida o intuida como leyenda) para saber por dónde van “sus” tiros.

Comenzada la década de los 70 Bemontire fue encontrado tirado sobre una hoguera sobre la que había caído como consecuencia de sufrir fuertes ataques de malaria*. De esa caída resultaron quemaduras que luego se le infectaron. Fue hallado por una expedición de miembros de la Unesco (¡Válgame que aún servían para algo!), le curaron las heridas y luego lo trasladaron a un hospital de Brasilea. Bemontire, por supuesto, que se negó a ir con ellos pero uno de los auxiliadores lo reconoció y avisó a Meirelles; éste le convenció y fue llevado al hospital, metido a la fuerza en un avión.

Una vez restablecido, el jefe blanco aprendió (le obligaron) a vestirse y a moverse en una civilización que no soportaba. Bestia Salvaje, decididamente se mostraba indifernte ante las deferencias y regalos de la “civilización”, él sólo quería volver a la selva, a SU SELVA.

¿Qué pasó con Bemontire…?

****

Nosotros, los sensibles lo que podemos hacer, lo único que podemos hacer es sumarnos a este conocimiento, a impedir en el grado que sea que todo esto acabe de culminar por parte de quienes se creen cumplir mandatos totalmente erróneos para la evolución de nuestra Humanidad y elevar nuestros sentimientos-vibraciones lo más alto para impedir que estos depredadores actuales y de no hace tanto, acaben por llevar a término esa misión devastadora, que, al fin y al cabo, no es más que su propia extinción: la extinción de una raza depredadora que no tiene sentido con las Leyes del Cosmos y la nueva Humanidad que nos viene pisando los pies.

————–

* Malaria: la otra cara de todas las tribus tanto americanas como africanas, útiles secuaces sin sueldo de los gobiernos para el exterminio de los nativos.

6 Respuestas a “Ni misiones ni evangelizaciones ni civilizaciones. Bemontire (Bestia Salvaje), llamado “Tarzán” por los blancos

  1. Les comparto está película para entender cual sería la verdadera evolución del ser humano, más allá de la trampa del mal llamado “progreso”: http://www.youtube.com/watch?v=kg_KPzKx4Pg&feature=related

  2. Gracias por tu aportación Danangeluz. Creo que si en vez de estar mareando la perdiz con los problemas de este mundo nos pusiésemos a construir las nuevas formas de co-existencia esto daría pasos de gigante, en cambio en vez de avanzar ahora estamos paralizados.
    En el transcurso de las épocas milenarias de nuestro planeta siempre fue así. No hace falta recordar la caída de Egipto y luego su desaparición como sociedad realmente estructurada. Pero hubieron otras: Mu, la Atlántida…

    De nosotros depende. El evolucionar hacia estadios superiores no implica tampoco retroceder a abandonar las pocas tecnologías conseguidas, que, desde mi humilde punto de vista, son muy pocas, realmente pocas y para uso exclusivo de unos cuantos… y todos o la gran mayoría a correr tras la zanahoria que les hace constantemente que el velo caiga en sus ojos externos para nubilar los interiores.

    Un abrazo

  3. Hola! en esta documental sobre la Amazonia, en el minuto 53,creo que aparece Bemontire!! https://www.youtube.com/watch?v=fu67lmkyTxU

  4. Ich habe Fotos von Bemontire, als er (1970?) von Brasilia wieder in sein Dorf zurückkehrte. Reporter aus Germany haben ihn begleitet. Bitte geben Sie eine e-mail-Adresse an, wenn Sie Interesse haben.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s