¿Ante las puertas de una nueva humanidad? o ¿simplemente ante un nuevo ciclo cósmico?

Ambas concepciones van unidas.

El tema complejo y tan deshilachado como miembros-pensantes-planetarios y como miembros-inductores-planetarios existan en la actualidad.

No voy a tocar la complejidad del arco espirito-humano ya que todo va ligado, pero hay un  momento en que todo ha de detenerse para efectuar profundas reflexiones que den paso a una esperada continuidad.

Ahora sólo voy a tocar un aspecto: las fases cíclico-eternas a que está sometida toda la Materia. Sí, Materia con mayúsculas al ser la expresión de la Energía o del caldo de la Creación.

¿Nos preparamos pues para una humanidad mejor o existe el empuje para que nosotros como humanidad no perezcamos físicamente en el cambio? Todo es posible… absolutamente todo.

Sólo tengo clara una cosa de esta actual estructuración de la humanidad: tal cual va, es la misma humanidad la que declara para sí misma su propia extinción. De ahí surgen todas las ramificaciones espiritas, biológicas, éticas, “ecológicas”…

Los rótulos: “salvar al planeta” son totalmente falsos e irrisorios. La humanidad no va a salvar a ningún planeta ni a sus sistemas ecológicos. El diseño Inteligente de la Creación promueve a que esto entra en una nueva fase cíclica. Hasta podría darse, efectivamente, que esta especie humana acabase con la vida del planeta…. pero el planeta, nuestro Planeta, seguiría “existiendo” y siguiendo sus ciclos y más allá de lo por venir, cientos o miles de años, volvería  a cumplirse un nuevo estadio de vida… donde, de nuevo, podría darse una nueva humanidad cuya memoria, al igual que la nuestra, surgió o se prolongó con una memoria de sus raíces totalmente oscurecida y ensoberbecida.

Se busca planeta para colonizar… sí, esto es un mero parche sobre todo lo sugerido, pero la humanidad no lo conseguirá en su estatus actual. Para conseguir este paso la humanidad ha de cambiar, y de ello se derivan las intenciones actuales de gran parte de una humanidad: una engañada, otra ilusionada, otra esperanzada. Yo sólo apuesto por la confianza en que podemos llegar a ese nuevo estadio porque para llegar a ser uno con el Baile Cosmológico tenemos que tener totalmente claro nuestra raíz y nuestra proyección en el tempo-espacio, y para esto tendremos que actuar como una unidad, como un conjunto humano.

Fin de esta parte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s